Suscríbete

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

MEDIO AMBIENTE

El desastre se repite: aparecen cientos de peces muertos en el Mar Menor

Agentes Medioambientales retiran los ejemplares sin vida en la zona del Atalayón de Santiago de la Ribera - Los expertos encargados del monitoreo de la laguna alertan de episodios de hipoxia o falta de oxígeno en la cubeta norte

Peces muertos en el Mar Menor: aparecen ejemplares sin vida en Santiago de la Ribera. / L.O.

Los peores pronósticos se han cumplido. Desde finales de marzo los expertos llevan advirtiendo de que el Mar Menor se dirigía hacia una nueva 'sopa verde' debido a las repetidas e incesantes lluvias de los últimos meses, que provocaron la entrada de una gran cantidad de nutrientes como nitrógeno y fosfatos a la laguna. La alta abundancia de estas sustancias en el agua, sumada a los aportes de materiales contaminantes por los eventos climáticos, hacía temer otro episodio de anoxia y de mortandad de peces en la laguna que parece haber comenzado este miércoles.

A primeras horas de esta mañana han aparecido decenas de peces muertos en la zona del Atalayón de Santiago de la Ribera (San Javier), que ya han sido retirados por Agentes Medioambientales. A principios de mayo la situación de los parámetros analizados en el Mar Menor indicaban la falta de oxígeno en varias zonas, por lo que el comité de seguimiento de la laguna había preparado un ensayo para oxigenar el agua a través de microburbujas sobre un volumen de agua de 150.000 metros cúbicos y de seis hectáreas de superficie.

Fuentes consultadas señalan que el monitorio que lleva a cabo el Instituto Murciano de Investigación y Desarrollo Agrario y Medioambiental (Imida) a través del Observatorio del Mar Menor ha reflejado valores bajos de oxígeno en los últimos días en la cubeta norte del Mar Menor. Estos valores han llegado a ser entre 2 y 4 miligramos por litro de oxígeno en el agua, unos datos muy bajos para la época en la que estamos, señalan dichas fuentes, que ya hablan de episodios de hipoxía (falta de oxígeno en el agua) en esta zona de la laguna. Los ejemplares retirados, de pequeño y mediano tamaño, son en su mayoría gobios, una especie que reside en los fondos rocosos cercanos a zonas someras de la laguna. También se han recogido cangrejos de pequeños tamaño y gambas.

Técnicos de este organismo de investigación autónomo han monitorizado 48 puntos en la zona norte, donde se han detectado estos niveles bajos de oxígeno. El propio consejero Antonio Luengo explicaba esta mañana en la Asamblea Regional, durante una comparecencia para detallar el estado de la laguna y las actuaciones de la Comunidad en este ecosistema, que en los últimos días la cubeta norte ya reflejaba unos valores bajos de oxígeno, lo que ha denominado como "episodio de hipoxia".

Hasta el lugar también se han personado agentes de la Guardia Civil para levantar acta de la situación. La Benemérita ha consultado a los agentes medioambientales la cantidad de peces recogidos y por el estado de la playa de Castillico. Técnicos de la organización ANSE también han acudido al lugar para comprobar los trabajos de retirada de estos ejemplares. El biólogo Jorge Sánchez señalaba a esta redacción que una situación como esta se esperaba por el mal estado que presentaba la laguna en los últimos días.

La Consejería de Medio Ambiente señala por su parte que por el momento se han recogido aproximadamente 250 ejemplares de peces muertos, unos tres kilos de peso en totaly aclara que este episodio es "puntual". La Comunidad ya alertó de que una situación así podría darse ante la entrada de toneladas de nutrientes por la rambla del Albujón. Tras la aparición de estos ejemplares, la Consejería señala que "se ha puesto en marcha de forma inmediata el protocolo de actuación preparado para casos de este tipo y se han enviado brigadas medioambientales para comprobar el estado de la zona y retirar esos ejemplares". El IMIDA ha comenzado a analizar otros puntos de la laguna para determinar si existen otras áreas con niveles bajos de oxígeno.

El catedrático de Ecología de la UMU, Ángel Pérez Ruzafa, remarca que los valores registrados son muy bajos con respecto a esta época del año y que la situación de eutrofización de la laguna va con "dos meses de adelanto por la entrada de nutrientes por las fuertes lluvias". Las temperaturas de los últimos días "han podido propiciar esta situación", refleja el investigador, pero destaca que la situación podría ir a peor conforme entremos más en el verano.

El Instituto Español de Oceanografía advirtió el pasado mes de abril que un nuevo episodio de anoxia era posible en la laguna tras las lluvias torrenciales registradas semanas atrás. Estas precipitaciones provocaron aportes de materiales arrastrados por la escorrentía superficial hasta el ecosistema, lo que ha provocado "el desarrollo masivo de las comunidades microbiológicas y fitoplanctónicas".

Con el crecimiento a lo largo de las últimas semanas de algas filamentosas en gran parte de la laguna, que llegan a provocar un déficit de oxígeno, el Mar Menor entra "en riesgo potencial" de sufrir un nuevo episodio de anoxia y mortalidad masiva de organismos "muy elevado".

Efectos negativos en el turismo

 Los establecimientos turísticos de los municipios ribereños están registrando cancelaciones de reservas para el verano ante el deterioro de las playas que se ha producido en el litoral.

Temen que la crisis del Mar Menor ahuyente a los visitantes y deje sin clientes a los alojamientos turísticos y a los establecimientos de hostelería, cuya clientela se vería muy mermada si las playas no reciben los bañistas habituales de otros veranos.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats