Tribunales

Un funcionario y testigo en la Gürtel revela que fue cesado por negarse a privatizar la logística sanitaria

Ningún trabajador público se responsabiliza de los 140.004 euros pagados a la Gürtel por dos vídeos en actos de Camps organizados por la Conselleria de Sanidad y el Sepiva, dependiente de la Conselleria de Industria, en 2008

Acto de presentación del proyecto de ampliacion del Hospital Clinico tras un convenio con la Politécnica en 2008.

Acto de presentación del proyecto de ampliacion del Hospital Clinico tras un convenio con la Politécnica en 2008. / Luis Vidal

Laura Ballester

El jefe de área de la dirección general de Régimen Económico de la Conselleria de Sanidad, Felipe L. M. desveló ayer durante su declaración como testigo en la vigésimo cuarta sesión del juicio de la trama valenciana de la Gürtel que fue cesado por mostrar su disconformidad con la privatización de la logística sanitaria. Felipe L. M., ya jubilado y con achaques de salud, compareció citado por la Fiscalía Anticorrupción para explicar por qué los "70.404,32 euros" que se pagaron por un vídeo y el acto para promocionar en 2008 el acuerdo con la Politécnica que permitía ampliar el Hospital Clínico (que no comenzó hasta 2021, ya con el Gobierno del Botànicse fraccionó en cinco facturas que debían pagar cinco direcciones generales de la Conselleria de Sanidad. 

"Me cesó Luis Rosado [conseller de Sanidad 2011-2012, juzgado en esta causa] que hasta entonces me llamaba todos los días a su despacho. Y me obligó a asistir a una reunión a escuchar a dos personas muy importantes porque querían poner a la venta la logística de la sanidad".  

El funcionario relató que "coordinaba todo el presupuesto de la sanidad valenciana" durante años complicados, los de las famosas en aquellos tiempos "facturas en los cajones". Felipe L. M. relató que "desde 2002, 2003, 2004 se disparó la deuda sanitaria porque había más inmigración. Y se querían hacer demasiadas cosas con poco presupuesto. Administrábamos lo poco que teníamos". Y destacó que "en la época de Manuel Cervera [como conseller de Sanidad (2007-2011)] se pagó deuda con proveedores que se debían de años anteriores: más de 900 y pico millones de euros".

Sobre los 70.404,32 euros que se decidió gastar en promocionar el acuerdo sobre el Hospital Clínico, acto al que acudió el presidente de la Generalitat, Francisco Camps, el jefe de servicio de régimen económico señaló que «la decisión de gastar y detraer 70.404,32 euros de las arcas públicas tuvo un carácter político. Yo ni estuve ni en esa ni en ninguna otra decisión política de gastar o no gastar. A mi eso jamás me lo han preguntado».

 La directriz política es la única que parece explicar por qué se abonaron en 2008 a la trama Gürtel un total de 140.004,32 euros (fraccionados en contratos menores) por dos vídeos que se visionaron en actos de Sanidad e Industria a los que asistió Francisco Camps: la presentación del acuerdo para ampliar el Hospital Clínico y la presentación del Plan de desarrollo de los Parques empresariales del Sepiva (Seguridad y Promoción Industrial Valenciana SA). Ninguno de los siete testigos de la Conselleria de Sanidad o de Industria que declararon ayer aclararon quién decidió contratar con la Gürtel y para qué ambos vídeos.