Suscríbete

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Trayectoria

Juliette Lewis, de la cima a la nada y vuelta a empezar

En los 90, la actriz estaba en la cresta de la ola y en Hollywood la adoraban, cayó en las adicciones y en el pozo del olvido - Ahora ha vuelto al Olimpo con la serie ‘Yellowjackets’

Juliette Lewis.

Su historia es de esas que encantan a la prensa del corazón. Una actriz que lo tenía todo y que de golpe ya no era nadie. Que pasó de estar en las galas más prestigiosas a pasear por la calle casi de forma anónima. Ha colaborado con Woody Allen, Jessica Lange, Martin Scorsese, Meryl Streep, Jennifer Anniston, Brad Pitt y Quentin Tarantinoentre muchos otros grandes nombres del audiovisual, y, aun así, solo sus más acérrimos fans podrían situarla en el mapa en las últimas décadas. Es Juliette Lewis, una de las muñecas rotas de Hollywood que, tras una larga espera, parece que, por fin, podrá despegarse la etiqueta. 

Empezó en el mundo de la actuación desde pequeña, por lo que la fama le llegó muy pronto. A finales de los 80, cuando, con 14 años, surfeaba en la ola del éxito, se emancipó legalmente de sus padres para tener más libertad profesional. Un año después, había dejado el instituto, y con 17, le surgió la que, en retrospectiva, sería la oportunidad de su vida: interpretar a la menor de edad seducida por Robert De Niro en 'El cabo del miedo' (1991).

Juliette Lewis en 'El cabo del miedo'.

Alcohol y drogas

Como recuerda la periodista Eva Güimil, tuvo que improvisar en la escena. “Estoy segura de que no sabían cómo iba a reaccionar, si permanecería en la escena o perdería la cabeza”, confesó más tarde. Su espontaneidad fue brillante y le granjeó nominaciones a los Oscar y los Globos de Oro“Hollywood se volvió loco con su precocidad y, como era de esperar, continuó explotándola”, añade Güimil. Un año después, en 'Maridos y mujeres', besaba a Woody Allen, 40 años mayor que ella. Eso sí, hoy en día, la actriz es “una de las pocas de Hollywood que no ha renegado de Allen”, matiza la periodista. 

Eran los 90, era joven, y no tenía problemas en ser la más punk y la más provocativa de Hollywood, ya fuese frente a la cámara, en las portadas de revistas o, incluso, cuando ningún objetivo la apuntaba. Tanto, que sus pinitos con el alcohol, las drogas y los excesos –incluso siendo menor– le provocaron varios encontronazos con la ley. Tenía todos los ojos sobre ella, todo el mundo quería un pedacito de su fama. Y, por eso, como concluye Güimil, “se quemó demasiado joven”. 

Banda de rock

Al final de la década de los 90 ya tenía fama de problemática y de mala influencia. Era el arquetipo de 'celebrity' cuya esperpéntica vida privada era constantemente destripada en público. Aunque su mala actitud siempre era perdonada mientras fuese brillante, por supuesto. Cuando su papel en 'The Other Sister' (1999) le consiguió un Razzie a peor actriz de reparto, acabó su prestigio, y para entonces ya no había nadie que la excusase. A partir de ahí, sus roles se limitaron a películas comparadas con 'sketches' de 'Saturday Night Live' por la prensa del momento. Había tocado fondo.

Juliette Lewis, en su etapa frente al grupo de rock Juliette and the Licks.

En 2003 dio un volantazo. De la cúspide cinematográfica pasó a un teléfono que no sonaba, así que cambió radicalmente: saltó al mundo de la música. Creó la banda de rock Juliette and the Licks, que, contra todo pronóstico, tuvo recorrido durante casi una década y consiguió posicionar algunos álbumes en las listas de favoritos de varios críticos musicales.

Fin de década, otro volantazo. En 2009, la banda se disolvió, y Lewis volvió a actuar, aunque esta vez en la pequeña pantalla. Así, su carrera arrancó de nuevo: participó en varias series, entre las que destaca 'The Act' (2019), con Patricia Arquette como protagonista, que le consiguió un Emmy y un Globo de Oro, y, en 2021, el thriller 'Yellowjackets', otro bombazo inesperado que, según la unánime opinión de la crítica, ha vuelto a situar a esta muñeca rota en el mapa. Parece que Lewis ha logrado frenar el deterioro de su carrera y, 30 años después, volver a recibir aplausos tan enérgicos como los que la agasajaron tras 'El cabo del miedo'. 

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats