Suscríbete

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Tú y yo somos tres

La crítica de Monegal: La Pantoja y Julián Muñoz, regalo de Reyes

Lydia Baltasara, paje del Rey Baltasar (T-5).

Mucho pitorreo este año en la tele: los programas más despendolados han ligado la visita de los Reyes Magos con las ganas que tiene de volver el Rey emérito. Decía Marta Flich en ‘Todo es mentira’ (Cuatro) que Juan Carlos I pretendía camuflarse en la Cabalgata de Madrid, y regresar a La Zarzuela disfrazado de Monarca de Oriente.

Para vodeviles disparatados y regios yo prefiero las majestades limoneras, naranjeras y tomateras que se han presentado en el plató de Tele 5 (‘Sálvame’). La mejor, Lydia Lozano, que iba embadurnada de betún interpretando a Baltasara, embajadora del rey Baltasar. Bien mirado Mediaset es el imperio televisivo más generoso: los empleados que trabajan en sus barbacoas reciben siempre buenos regalos de reyes. Tienen que rustirse cada día, eso sí. Cada jornada, chamuscarse vuelta y vuelta. Pero el imperio es potente y les suelta cheques suculentos. Ahora mismo la cadena de la Hispania Citerior, Ulterior y Centro del imperio del Rey Mago Berlusconi, está anunciando el regreso a sus pantallas de Isabel Pantoja. Es verdad que llevan año y medio incinerándola por los platós, pero ahora le llega su regalo de Reyes.

No obstante, no será un regreso plácido el de la Pantoja. Mientras ella esté haciendo posturas en un plató, en el de al lado la van a complementar con un culebrón documental protagonizado por Julián Muñoz, el que fue Gran Cachuli de Marbella. Ya ha trascendido algún pasaje de esta nueva y tremenda teleserie. Al parecer dice de la Pantoja, con un dolor muy intenso: "Me salió muy cara. Me dejó de querer en cuanto se me acabó el dinero". ¡Ah! Quizá Muñoz debería haber comenzado su relación con la tonadillera diciéndole aquello que le dice Groucho a una hermosa dama en la película ‘Los hermanos Marx en el Oeste’: "No piense mal de mí, señora. Mi interés por usted es sexual exclusivamente".

La Pantoja en un plató, y Julián Muñoz en el otro, separados por un biombo de quita y pon, es el regalo de reyes de Tele 5 a su audiencia para el 2022. Algunas almas cándidas están en un grito alegando que Mediaset no puede hacer negocios con Muñoz, ni exhibirlo, y menos aún pagarle un fajo de billetes por ser un delincuente condenado por corrupción. ¡Ah! Qué ingenuos. Desconocen lo que es la batalla por la audiencia. Sin principios. Sin ética. Sin vergüenza.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats