30% DTO ANUAL 24,50€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Juan A. Sala Pascual

Juan A. Sala Pascual

Diplomado en Medicina Deportiva

Carta a los herculanos

Los jugadores del Hércules se preparan para tratar de rematar un saque de esquina.

El espíritu guerrero del Hércules de Alicante era la fortaleza del equipo. Hércules es el hijo de Zeus el padre de los dioses y de Alcmena la hija la preferida del Rey de Micenas, es la personificación del héroe por excelencia, sus virtudes representan el enorme valor y coraje que se necesita para conseguir sorprendentes prodigios, con una gran atracción, con fuerza viril y orgulloso pero gentil y amistoso, con gran genio e inteligencia, su fuerza y tesón fueron siempre sus más temidas armas. El Equipo del Hércules, como una compañía romana de gladiadores, le había sido ofrecido y comprado por un rico personaje que imbuido en numerosos conflictos y negocios lo dejó en manos de parientes y avispados representantes, los designios del Equipo a falta de un maestro y un ejemplo de hacer el bien, había caído en la sombra negra y oscura de un malfario que les impedían utilizar las virtudes, que, como guerreros, tenían cada uno atesorado en su conocimiento. Venían lanistas, ojeadores, traían entrenadores, pero no se sentía ese espíritu de semidiós que todos llevaban en el escudo cuando contratados por el Hércules se veían ofreciendo a la afición la gloria que nos merecemos tras muchas ligas de castigo.

La cúspide de la Fuente de los Luceros, el monumento donde los herculanos celebramos los éxitos, es una representación del árbol del Jardín de las Hésperides, estas musas eran las hijas de la noche y al igual que los luceros sólo pueden verse durante la oscuridad de la noche o al amanecer, vivían en un jardín maravilloso donde estaban los árboles de las manzanas de oro, a cuyo cuidado y custodia las había dejado la Diosa Madre. Los leones que aparecen en cada una de las caras representan a Hércules, Bañuls no se olvida del mito, del héroe solar y se inspira en el undécimo de los 12 Trabajos, en el que tiene que obedecer la orden de buscar las Manzanas de Oro del Jardín de las Hespérides venciendo al dragón alado. La manzana simboliza el conocimiento, pero la manzana de oro, es el conocimiento divino, el saber que guarda el cielo, la aspiración al triunfo final. Chicos lo tenéis difícil, vosotros ya lo sabéis, pertenecéis a un club que en su nombre lleva inscrito un semidiós y hacer honor a tal empresa es una ardua tarea y un gran esfuerzo, las cosas no han empezado bien y toca enmendar.

Lo primero: “Educación”, hay que ser unos Señores Caballeros dentro del campo en cuanto a juego limpio y respeto escrupuloso a las normas, sin faltas violentas, protestas airosas ni desprecios a los árbitros.

Lo segundo: "A ganar" metiendo goles y para ello lo primero es “no perder” hay que defender, ser un todo y cada unidad tiene que controlar a la unidad del equipo contrario, a su par que así se llama, para anularlos en su acción, que es opuesta a la nuestra y para ello, más que la pelota o el espacio, hay que fijarse en quitarle el tiempo de acción de su jugada, ¿difícil verdad? ¿y para qué? pues, para que, no pueda realizar su jugada, ni se le dé tiempo para que pueda pensar en otra, y recuperar robándole el balón para reiniciar nuestras jugadas y buscar el punto segundo, respetando el punto primero. Esta es una habilidad que se aprende, si se practica la técnica, y que saben y demuestran los buenos zagueros y los espabilados delanteros que marcan goles, luego hay que visualizar el gol, uno detrás del otro, hasta los más que se puedan o en último extremo, los que nos dejen y siempre a nuestro favor.

Y lo tercero: eso lo tendréis que hacer vosotros en el campo y fuera de él, considerándose hombres dignos de su labor, de lo que se espera de vosotros, disciplinados seguidores de las normas deportivas en cuanto a higiene física y mental, esto es fundamental, única manera de prevenir altercados, expulsiones, lesiones y mantener la fuerza que hará conseguir los objetivos propuestos, sintiéndose jugadores del "semidiós Hércules", capaz de las más grandes proezas, como jugar bien al fútbol y ganar, y hacerlo en un Estadio como el que tenemos, con una afición con la que, no lo dudéis, aunque ahora no la veáis siempre contareis con su apoyo y estimulo continuo, que para eso de ir adelante, no hay como los de Alicante. Y ¿por qué no vais a ser vosotros los que lo consigáis? En vuestros pies lo dejamos y que la mente se os ilumine con vistosas jugadas que acaban en gol. ¡Macho el Hércules!

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats