30% DTO ANUAL 24,50€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Marc Llorente

CRÍTICA DE TEATRO

Marc Llorente

Mañana sale el sol

Un momento de "Annie El Musical"

Un momento de "Annie El Musical"

Annie, el musical

TEATRO PRINCIPAL DE ALICANTE

** ½

Producción: Theatre Properties

Dirección artística: Tomás Padilla

Una tira humorística dio origen a este clásico musical que transcurre en Nueva York, en la dura época de la Gran Depresión tras el crac del 29. Estrenado en el Broadway de 1977, es uno de esos musicales que atraen a toda la familia. La primera producción española de «Annie» se vio en 1981. Hay dos versiones de cine, una de ellas con ritmo de hiphop.

Ya ven que la crisis y la pobreza golpean por diversas índoles. Que una niña esté en un oscuro orfanato municipal (evocación del maltrato infantil), descafeinadamente y con notable ingenuidad en esta obra, recuerda a «Oliver Twist», otro musical y más películas a partir del influyente relato de Dickens.

Las pegadizas canciones y los sencillos bailes alientan unas escenas con alegría y sentimentalismo, pero sin toda la magia de estos espectáculos. La protagonista es Cristina Padilla, de once años, y le acompañan sus compañeras y la cruel, alcohólica e infeliz jefa del hospicio interpretada por Marta Valverde.

Annie huye y conoce a los pobres y a un perro. De nuevo en el orfelinato, un hombre rico acoge a la niña durante Navidad para ofrecer una imagen bondadosa, personaje que asume Miguel A. Gamero. Después se le ablanda el corazón y quiere adoptarla a través de su secretaria, Silvia Villaú, y dos bribones, ayudados por la directora, se hacen pasar por los fallecidos padres con fines económicos.

La ambientación es discreta y tiene escasos medios. Y la variedad de luces enriquece las imágenes. Las voces de las niñas tienen simpatía, dulzura, y ahí destaca la jovencita que encarna a Annie. Los adultos tienen poder vocal. Los coros de voces adquieren relieve. Un funcional y cumplidor equipo de intérpretes que, con más o menos convicción, conduce el espectáculo con su libreto bien estructurado.

Villaú es la encargada de la dirección actoral. Tomás Padilla, director escénico, es uno de los nombres del musical en España. El amor transforma, y el optimismo (candoroso) no viene mal en tiempo de pandemia. La emblemática canción «Mañana» encaja muy bien siempre.                

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats