Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Antonio Sempere

En pocas palabras

Antonio Sempere

Villena, la gran marginada

Vista del casco urbano de Villena.

Villena es la única capital de comarca de la provincia de Alicante que carece de Hospital. Una carencia gravísima que no tiene visos de corregirse. Cuando en la década de los setenta del pasado siglo todavía no existía el Estado autonómico, Villena, ciudad histórica con el término municipal más grande junto a Orihuela, era una ciudad con solera, a la que se le venía encima la crisis del calzado, pero que en el conjunto de la provincia tenía su peso específico.

En la parrilla de salida del mapa autonómico todo estaba por hacer. Y en cuarenta y pocos años, todo se ha ido haciendo. Aunque en Villena, en las cuatro últimas décadas, a tenor de los acontecimientos, da la impresión de que todo se ha ido deshaciendo.

Mientras la población asumió con estoicismo la carencia de un Hospital que sí tendrían las ciudades de su entorno históricamente menos pobladas (Yecla, Almansa y Ontinyent), llegó la cárcel que ningún término municipal deseaba.

Recuerdo lo ridículo que me sentí cuando llamé a un alto cargo de la cosa y me aclaró que no me tenía que preocupar: que el centro penitenciario llevaría el nombre de un célebre señor, y que por este nombre se conocería; nadie la nombraría como cárcel de Villena.

A todo esto, desaparecieron los cines. En la provincia existen salas en Alcoy, Orihuela, Torrevieja, Petrer, Benidorm, Elche o Alfàs. ¿Hubo algún problema con los centros comerciales en el término municipal? Lo cierto es que hace 8 años se construyó una estación de AVE a 7 kilómetros de la estación de verdad. Sin accesos. Un apeadero sin futuro.

Lo que sí funciona muy bien es el mercado de la droga. En qué ha quedado mi Villena. 

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats