Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Matías Vallés

Jeff Bezos te lo pone difícil

Jeff Bezos

Jeff Bezos

El ser humano es el único animal capaz de fingir asombro, pero nada hay más aburrido que la contemplación de un viaje espacial, con la posible excepción del extraordinario documental Apollo 11. El amazónico Jeff Bezos ha conmemorado el aniversario de la misión tripulada iniciática a la Luna con el primer vuelo privado a cien kilómetros de la Tierra, algo menos de la distancia cubierta por un repartidor de su empresa en esos once minutos. Se trata del único lapso temporal en treinta años en que Amazon ha dejado de estar microcontrolado por su creador. Sin embargo, el magnate ha proporcionado una lección de coraje al arriesgar su vida en la empresa, porque sus predecesores y competidores hubieran recurrido a una cobaya.

La excentricidad consustancial a la creación de Virgin desplaza a Branson de la órbita de Bezos, el aventurero inglés estaba obligado por su tradición hippie a montar en un avión espacial. Sin embargo, el gafotas o nerd americano te lo pone difícil. Cuántas veces has predicado que imperios como Amazon obedecen a un golpe de suerte, por no hablar de que prosperan gracias al desprecio olímpico a las leyes tributarias. Podemos aceptar a magnates que vivan mejor que nosotros, pero cuesta admitir que trabajan más que nosotros. Simplificando, ¿te subirías a una rudimentaria naveta con ventanas panorámicas para defender tus ideas? Pues calla y compra.

La humillación que nos ha infligido Bezos no se corrige mofándose de la desproporción entre el grosor de cápsula y cohete, que le hubiera valido un suspenso en la escuela de diseño de Steve Jobs. Tampoco nos alivia delirar que el artefacto rotundamente fálico no viajó sino que penetró el espacio exterior, que ahora desconocemos dónde empieza por la polémica entre Mister Amazon y Mister Virgin. Al popularizarlo, han asesinado el susodicho espacio exterior, pero dudo que estas minucias sirvan para disimular que Bezos se ha ganado tu respeto, además de doscientos mil millones de euros.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats