Suscríbete

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Doménec Ruiz Devesa

Europa a través del espejo

Domènec Ruiz Devesa

David Sassoli: el presidente ciudadano

Domènec Ruiz Devesa. Eurodiputado del PSOE. Vicepresidente de la Unión de los Federalistas Europeos (UEF)

El presidente del Parlamento Europeo, David Sassoli

El lunes 17 de enero de 2022 el Parlamento Europeo se despidió solemnemente en Estrasburgo de su presidente, el socialista David Sassoli, quien nos dejó inesperadamente el pasado 11 de enero, a la edad de 65 años, por un fallo de su sistema inmunitario, lo que nos ha conmocionado a todos los diputados. Le recordaron con emoción la nueva presidenta de la Eurocámara, Roberta Metsola, Enrico Letta, ex primer ministro italiano, el presidente de la República Francesa, Emmanuel Macron, y el presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, además de los presidentes de los grupos políticos, con los que trabajaba diariamente. Von der Leyen no pudo acudir y extrañamente no delegó en otro miembro de la Comisión Europea. Iratxe García Pérez, del Grupo socialista, recordó al final de su sentida intervención la generosidad de David y, le pidió un último favor, que le prestara un poco de la fe cristiana que él tenía, “para pensar que allí donde esté, podrá ver el afecto y el respeto que ha dejado entre todos nosotros”.

Se nos ha ido un gran presidente, periodista de profesión y excelente orador, y federalista europeo de convicción. Para mí, era no solo el máximo representante de mi institución, sino también un compañero de la familia política socialista, del movimiento por la federación europea, y un amigo. Sassoli ha sido un político de amplia sonrisa y un compañero de afectuoso abrazo, que reflejaba su capacidad de abrirse al otro y de acoger a los desfavorecidos. Comprometido con aquellos que más lo necesitan, tendía puentes para crear consenso sin olvidar su objetivo de reforzar al Parlamento Europeo, la democracia trasnacional, y el propio proceso de integración.

David Sassoli provenía del catolicismo social, de donde nace su compromiso con los sufren y poco o nada tienen, y su incansable lucha contra las desigualdades. En el espinoso debate migratorio, David Sassoli brilló siempre por su calidad humana y política, recordándonos siempre el deber de salvar vidas y el papel crucial de la Unión al respecto, pidiendo también un mecanismo europeo de búsqueda y salvamento en el mar en su discurso del 14 de junio de 2021 durante la apertura de la conferencia de alto nivel sobre migración y asilo.

Infatigable en su lucha por la construcción de una Europa mejor, fue capaz de mantener el Parlamento Europeo abierto y activo durante el periodo más difícil del confinamiento, aun cuando tuvimos que aceptar, con resignación y como mal menor, una digitalización de nuestros trabajos que aun hoy hemos de conllevar. Pero además organizó un comedor social y habilitó infraestructuras del Parlamento Europeo para mujeres víctimas de violencia de género. Frente aquellos que quieren socavar Europa, se erigía su vocación de justicia, verdad y sus valores europeístas. Su compromiso con Europa era tal, que se mostraba incluso en las cosas que no hacía, como, por ejemplo, rechazar la petición de su partido de liderar la candidatura a la alcaldía de Roma.

David Sassoli decía que Europa no es un accidente de la Historia, que hay que tejerla día a día. Y así lo hizo desde el inicio de su Presidencia, marcada por la voluntad explícita de reformar las instituciones europeas para no caer en el fantasma del nacionalismo que tanto sufrimiento y sangre derramada causó a los europeos. Para ello, llamó a recuperar el espíritu del Manifiesto de Ventotene de 1941 y el impulso pionero de los padres y madres fundadores, y así lo resaltó en su discurso inaugural del 3 de julio de 2019.

Esta voluntad quedó plasmada en tres hitos de su Presidencia de gran repercusión para Europa. El primero es su lucha por el Estado de derecho y los valores europeos en todos los Estados miembros y que fue capaz de traducir de principios abstractos a la realidad tangible mediante el impulso para la creación del "mecanismo de condicionalidad" para proteger el estado de derecho, lo que permite bloquear el desembolso de fondos europeos a países que lo violen.

El segundo logro de David Sassoli fue hacer partícipe a la institución de la respuesta europea a la pandemia, la creación del Plan de Recuperación, dotado de deuda mancomunada, es decir, de un marco plenamente europeo e inscrito dentro del presupuesto de la UE, lo que asegura un papel para el Parlamento Europeo en el proceso de toma de decisiones, garantizando así la representación de la ciudadanía europea. Dicho esto, su obra aquí es inconclusa, pues hemos de asegurar que la Eurocámara participa también en la definición de los impuestos paneuropeos que serán necesarios que amortizar la deuda emitida, competencia hoy en manos de los gobiernos nacionales.

En tercer lugar, David Sassoli, consiguió lanzar dos procesos de reforma profunda de las instituciones europeas. Por un lado, inició y articuló la revisión del modo de funcionamiento del propio Parlamento Europeo a través del proceso de ‘focus groups’, con ideas como la sesión de control a la Comisión, planteada en el pasado. Por el otro, luchó por hacer realidad la “Conferencia sobre el futuro de Europa”, frente aquellos que pretendían diluir o posponer esta crucial fase constituyente de la historia europea, prologado por un ejercicio de reflexión institucional y ciudadana sobre la Europa que queremos para el mañana, y que él deseaba más democrática y empoderada.

En su discurso inaugural para la Conferencia del Futuro de Europa el 9 de mayo de 2021, David Sassoli expresó su visión para ésta Europa futura, una Europa digna, segura y próspera, que pone en el centro de su hacer al ciudadano, pues como subrayó, “a medida que avancemos en la integración, en esta solidaridad entre estados, más importante será que los ciudadanos europeos estén y se sientan comprometidos con este proyecto”. Su obra y su legado quedan, pero no hay mejor manera de honrar la memoria de Sassoli que continuando por la senda que contribuyó a ensanchar y por la que transitó, la que discurre hacia una Europa más social, democrática, y, en definitiva, federal.

Ese David Sassoli, capaz de llevar la Europa más institucional a la ciudadanía, es el quiero recordar hoy, porque supo encarnar la Europa que realmente cuenta, aquella que trabaja infatigablemente para toda ella. Y así lo recordaremos siempre, como el Presidente de los 447 millones de europeos.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats