Suscríbete

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Antonio Sempere

El teleadicto

Antonio Sempere

Una de pantallas

Una sala de cine Shutterstock

La primera ola del Estudio General de Medios de este año informaba que el 60% de los españoles no va nunca al cine, y el 38% alguna vez. En el porcentaje restante se sitúan los que acuden asiduamente, pero viendo lo ocurrido el fin de semana del 6 de mayo se puede entender perfectamente el comportamiento de la taquilla. Dicho de otro modo, cómo funciona la distribución y la exhibición. Ese día se batieron dos récords: el de mayor y menor recaudación del año de una película de estreno.

Por un lado, Doctor Strange en el multiverso de la locura, estrenada en 411 complejos y 1.228 pantallas, recaudó los días 6, 7 y 8 de mayo 5.650.000 euros de los 816.473 espectadores que pasaron por taquilla. En el otro extremo, la española Culpa, dirigida por Ibón Cormenzana a la mayor gloria de su pareja Manuela Vellés, estrenada con dos copias, fue vista por 16 espectadores (fuente, ICAA). La película, un verdadero tour de force de la actriz, reflexiona sobre los sentimientos de una mujer tras una violación. El filme contó con el reportaje promocional de rigor en el espacio cinematográfico Días de cine y las reseñas pertinentes. Es verdad que este estreno controlado fue debido a su lanzamiento posterior en la plataforma Filmin. Pero aun así las cifras arrojan dudas acerca de quiénes optaron por verla en pantalla grande.

Culpa, como tantas otras españolas, no llegaron a Alicante. Algunas tan relevantes como Ama (Goya a la mejor actriz, rodada en la ciudad), Tres o Llegaron de noche. Hora sería que las administraciones tomaran cartas en el asunto y velasen por mantener encendida la llama de la cinefilia. A mi juicio, creo que ya están llegando muy tarde a la debacle.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats