Suscríbete

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Muchas heridas abiertas y batalla por controlar los compromisarios en el PP

Panorama tras las primarias populares: dirigentes en precario a un año de las elecciones y presiones para influir en la delegación que designará en segunda vuelta al sustituto de Rajoy

Isabel Bonig votando el jueves en la sede del Partido Popular en la localidad de la Vall d'Uixó. a. i.

El panorama tras las primarias del PP y ya en la segunda vuelta del proceso para elegir al sucesor de Mariano Rajoy deja muchas heridas abiertas a poco menos de un año de las elecciones municipales y autonómicas. Males que, además, se pueden agravar en las próximas semanas con la batalla por controlar los compromisarios de la provincia -184, 167 electos con 13 natos y 4 de Nuevas Generaciones- y de la Comunidad Valenciana -349- que participan en el congreso del próximo 20 y 21 de julio en Madrid. Una amplísima delegación -es una de las más importantes junto a la de Andalucía y Madrid- que tiene en sus manos la resolución del gran debate que se ha abierto ahora en el PP: aceptar la decisión de los militantes que han dado la victoria, aún por escaso margen, a Soraya Sáenz de Santamaría o explorar una alianza de todos los grupos derrotados para aupar a Pablo Casado con el respaldo de los seguidores de María Dolores de Cospedal.

Y a esa doble misión se van a lanzar en la cúpula del PP en los próximos quince días. Intentar curar heridas abiertas aunque parecen muy complicadas de sanar en un plazo breve con un escenario en el que el «aparato» provincial, controlado por José Císcar y volcado con Santamaría, va a intentar convencer a los seguidores de Cospedal de que la estabilidad del PP está vinculada a la que fuera vicepresidenta con Mariano Rajoy y alejada, a día de hoy, de la opción de Pablo Casado, amparada en el discurso del «aznarismo» y pendiente de una posible imputación por la veracidad de su currículum académico. En estos momentos, el principal problema que se le abre a los populares alicantinos, sin duda, es el de la estabilidad de la Diputación después de la derrota de César Sánchez, alineado con Cospedal.

Ayer mismo, después del durísimo resultado todavía por digerir para el máximo responsable de la institución provincial, Císcar, muy reforzado después de la victoria clara de Santamaría en la provincia y pieza clave en el resultado de la Comunidad, compartió conversación con César Sánchez, según apuntaron fuentes del PP. La derrota del presidente de la Diputación en las primarias evidencia que se encuentra en minoría en la organización popular de la provincia y es seguro que abrirá un debate sobre su rol orgánico e institucional. El futuro del dirigente provincial era uno de los puntos más insistentes que se escuchaban en los corrillos del PP durante la jornada de resaca. El máximo responsable de la institución provincial tiene controlados una serie de compromisarios de cara al congreso que pueden sumarse a la oferta de Casado o, por el contrario, alinearse con la dirección provincial en el respaldo a Soraya Sáenz de Santamaría. Esa segunda decisión de César Sánchez, desde luego, va a tener un impacto igualmente en su salida a la crisis interna en la que se ha metido. Otros dirigentes locales, como el alcalde de Alicante, Luis Barcala, tendrán que recolocarse y elegir su posición con mucha visión. Todos esos movimientos, en cualquier caso, marcan al PP cuando queda apenas un año para las elecciones.

Fuentes de la dirección del PP de Alicante se mostraron convencidas de que a lo largo de los próximos quince días se producirán conversaciones para acercar posturas y que los compromisarios que apostaron por De Cospedal no van a pasar de forma automática al bando de Casado. Creen que un buen número aceptará el resultado de la votación de militantes que concedió la victoria a Soraya Sáenz de Santamaría. Los seguidores de Pablo Casado, sin embargo, entienden que el sistema permite afrontar esa segunda vuelta y sumar compromisarios para desbancar a la exvicepresidenta del Gobierno a pesar de que el que fuera vicesecretario de Comunicación con Rajoy fue el segundo en la votación. Un debate que obliga a revisar uno por uno el listado de delegados pero que, a su vez, pone al PP en una notable incoherencia, como subrayan dirigentes de la formación popular.

Desde las elecciones autonómicas y locales de 2015 y, más recientemente, con la moción de censura que aupó a Pedro Sánchez, los populares han atacado sin piedad a la izquierda por sumar fuerzas en pactos a varias bandas de partidos que no eran los más votados para apartar a los que conseguían el favor popular. «¿Cómo vamos a justificar que dentro del PP usamos la misma estrategia que criticamos en la instituciones?», reflexionó un dirigente partidario de que se respete la voluntad de los afiliados. Así que ese es un punto con el que los populares chocarán. Las listas de compromisarios, además, son de lo más variopinto e impredecible. En la ciudad de Alicante, sin ir más lejos, resultó la más votada la diputada Elisa Díaz, hija de Luis Díaz Alperi, junto a otros cargos y afiliados como como Carlos Castillo, José Miguel Saval, Antonio Ardid, Toño Peral, Juan Seva, María Barrios o Julio de España, entre otros.

El que está de acuerdo con la segunda vuelta y respalda abiertamente que Casado acabe desbancando a Santamaría a pesar del resultado de las urnas, es José Manuel García Margallo, número uno del PP por Alicante en el Congreso y uno de los grandes derrotados de estas primarias en las que apenas reunió algo más de 600 votos en toda España. La situación de Margallo, junto a la de César Sánchez, es de las más complicadas dentro del partido. En la recta final de esta legislatura, el PP de Alicante se quedará sin un referente claro en Madrid toda vez que Margallo está repudiado por la dirección y sin respaldo entre la militancia. Y un último frente más que se puede abrir en todo este proceso. Una posible llegada de Casado a Génova desplazaría gran parte de las miradas populares a Elche como centro de poder después de la aplastante victoria en ese municipio. Muchas carpetas abiertas en el PP. Demasiadas.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats