Suscríbete desde 3,99€/mes

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

México investiga si la mujer de Fox desvió las ayudas al desarrollo que dio Zaplana

La Unidad de Inteligencia Financiera rastrea los 3,8 millones que el Consell comprometió tras una visita del expresidente mexicano a València

José Luis Olivas, Zaplana, Vicente Fox y Francisco Camps en la visita a València en 2002. FERNANDO BUSTAMANTE

El último escándalo de corrupción que ha sacudido México amenaza con tener una réplica en la Comunidad Valenciana tras asomarse por una grieta el expresidente Eduardo Zaplana, principal investigado en el caso Erial.

La Unidad de Inteligencia Financiera (UIF), un órgano que depende del Gobierno de México e investiga operaciones de blanqueo de dinero, investiga la presunta financiación irregular de los Legionarios de Cristo, una orden religiosa fundada en 1941 por Marcial Maciel, con fondos públicos procedentes de diversas administraciones.

Entre los convenios que esta unidad revisa se encuentran los 3,8 millones de euros de la Generalitat que Eduardo Zaplana concedió para proyectos de cooperación internacional en México tras una visita oficial del expresidente Vicente Fox a València en 2002.

Las autoridades mexicanas han abierto estas diligencias tras una denuncia que apunta a que la pareja de Fox, Marta Sahagún, quien fue durante ocho años tesorera de la orden, formaba parte de una presunta red de corrupción que habría desviado a los Legionarios de Cristo y al patrimonio de su fundador el dinero que obtenía para proyectos al desarrollo.

Así lo ha confirmado en declaraciones públicas, a las que ha tenido acceso este periódico, el responsable de la UIF, Santiago Nieto. «En el caso de los Legionarios de Cristo tenemos el proceso de investigación para saber si hubo una irregularidad», señaló Nieto tras puntualizar que la investigación se encuentra en una fase muy incipiente y no se dirige contra ninguna persona concreta.

«Se revisa si los instrumentos jurídicos utilizados por la orden no incurrieron en temas de lavado de dinero», apuntó Nieto. Este rastreo se ha iniciado tras un informe que ha sacado a la luz una red de abusos sexuales a menores cometidos por miembros de esta congregación. El padre Marcial Maciel, fallecido en 2008, ha sido acusado de abusar sexualmente de hasta 60 menores de edad.

La estrecha relación entre el expresidente Fox y Eduardo Zaplana se remonta a 1997, año en el que ambos coincidieron en el rancho que tenía el entonces gobernador del Estado de Guanajuato en Los Llanos (México). Los dos sellaron una alianza por la que Zaplana se comprometía a destinar fondos públicos de la Generalitat a invertir en proyectos de cooperación a cambio de reforzar la presencia de empresas valencianas en el país.

El entonces gobernador mostró su intención de importar el modelo comercial valenciano y destacó que Guanajuato iba a ser «la puerta de entrada» de los productos de la Comunidad a México, Estados Unidos y Canadá.

Vicente Fox llegó a la presidencia del país azteca en el año 2000 y un año después, en 2001, Zaplana le visitó para reforzar esa alianza. En 2002, el presidente mexicano voló hacia València para ratificar los acuerdos alcanzados. Era la tercera vez que visitaba la ciudad.

En concreto, la Generalitat se comprometió a realizar inversiones por valor de 3,5 millones de euros en las regiones de Oaxaca y Michoacán. En este último estado el dinero de la Comunidad iba destinado a un centro de artes y oficios, vinculado a esta congregación religiosa.

Esta investigación ha marcado la agenda política de los últimos días en México. Fox y Marta Sahagún han tildado las sospechas de «perversas y falsas» y se han puesto a disposición de los investigadores.

Un centro de 1,8 millones en el pueblo del fundador de los Legionarios de Cristo

Olivas ratificó los convenios que acabaron financiando a la orden tras la marcha de Zaplana al Ministerio

La relación de confianza y cercanía entre Eduardo Zaplana y Vicente Fox permitió estrechar los vínculos comerciales y sociales entre la Comunidad Valenciana y el país azteca en mayo de 2002. Y la marcha del expresidente de la Generalitat al Ministerio de Trabajo, en julio de ese mismo año, no fue un impedimento para que la Administración autonómica destinara el dinero para ejecutar los proyectos de cooperación comprometidos.

Una de esas iniciativas, por valor de 1,8 millones de euros, iba destinada al estado de Michoacán, donde la Universidad Politécnica de València se comprometió a construir un centro de formación y desarrollo en Cotija de la Paz, el municipio en el que nació Marcial Maciel, el fundador de los Legionarios de Cristo.

Según consta en el convenio, al que ha tenido acceso este periódico, el documento fue firmado por el expresidente José Luis Olivas y el entonces rector de la UPV, el exconseller Justo Nieto.

El acuerdo recoge que «la solidaridad con los países más desfavorecidos es uno de los principios básicos de la Generalitat Valenciana, el cual a través de programas de cooperación con países en vías de desarrollo, trata de favorecer el crecimiento económico» de estos países.

El convenio incluía la construcción de un centro de formación, gestionado por los Legionarios de Cristo, así como la identificación de «los oficios o actividades productivas más adecuadas por su viabilidad económica para los pobladores de Cotija» o el fomento de la «creación de células de producción independientes, ofreciendo créditos a las personas interesadas y cualificadas para tener un taller y equipos propios».

Las instalaciones se inauguraron en el año 2005 y la exconsellera de Solidaridad, Gemma Amor, viajó hasta México para asistir a los actos organizados en el municipio del fundador de esta orden religiosa.

Los Legionarios de Cristo, que gestionan varios centros educativos en España, es considerada como una de las más conservadoras de la Iglesia católica, enfocada desde el principio a predicar el Evangelio, la formación integral de los niños y jóvenes, la defensa de los valores familiares y la ayuda a los pobres. Maciel fue acusado de abusar de seminaristas durante décadas.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats