Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La campaña del 4M incrementa la tensión entre la Comunidad Valenciana y Madrid

Díaz Ayuso aviva la confrontación con el Botànic al reducir València a una «capital de provincia» para rechazar la comparación de la gestión sanitaria frente a un territorio que presenta el índice de contagios más bajo de todo el país

La vicepresidenta Oltra y el presidente Puig.

La vicepresidenta Oltra y el presidente Puig.

Las continuas referencias de la presidenta de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, a la Comunidad Valenciana y, en concreto, sus ataques directos a las políticas del Botànic han elevado el clima de confrontación entre los dirigentes de ambos territorios. La estrategia de la lideresa madrileña de ganar visibilidad en plena ofensiva por captar votos, con la vista puesta en las elecciones del 4M, ha tensionado todavía más las relaciones entre la máxima exponente de los gobiernos populares y el ejecutivo de coalición de la izquierda valenciana. Tras las polémicas por las políticas de fiscalidad o el reparto de los fondos europeos, el cruce de declaraciones se ha centrado ahora en la gestión de la tercera ola de la pandemia. Los datos reflejan que Madrid presenta un índice de contagios diez veces mayor que la Comunidad, pero Ayuso asevera que al margen de las restricciones adoptadas en cada demarcación, no se pueden comparar su región con «capitales de provincia», en alusión a València.

Las declaraciones de la lideresa madrileña en una entrevista en televisión han provocado una reacción en cadena del Gobierno valenciano. En concreto, Ayuso fue cuestionada por la baja incidencia de transmisiones del virus en la Comunidad Valenciana, que presenta la tasa más baja del país, tras haber aplicado severas limitaciones, mientras que Madrid presenta peores datos con una normativa más laxa. En esas, Ayuso llegó a decir que no le gusta hablar de otras comunidades, pero al fin y al cabo consideró que «Madrid no se puede comparar con otras capitales de provincia, se tiene que comparar con grandes capitales mundiales», o como mínimo, con «capitales europeas», insistió.

Toni Canto en precampaña con Isabel Díaz Ayuso. | KIKO HUESCA

Para el presidente de la Generalitat, Ximo Puig, «cada uno debe asumir sus responsabilidades». El jefe del Consell recordó que la Comunidad Valenciana tiene cinco millones de habitantes y la de Madrid 6,7 millones, por lo que, a su juicio, sí hay cuestiones que pueden ser equiparables, como sería el resultado de las medidas que se aplican para contener la pandemia. Aún así, Puig consideró que «las comparaciones son odiosas» y dijo que «nunca va a sacar pecho de la pandemia», pero añadió que «todos hacemos lo que podemos de la manera más responsable y más seria».

Las respuestas en cascada a las declaraciones de la madrileña, interpretadas por diversos sectores del Botànic como un desprecio a la Comunidad y a su capital, se han sucedido a través de las redes sociales. Desde el presidente de las Cortes Valencianas, Enric Morera (Compromís), que compara la situación epidemiológica de Madrid con la de Brasil y las políticas de Bolsonaro, hasta la síndica de Unidas Podem, Pilar Lima, que considera que la visión de conjunto de España del PP, no sale de Madrid. A pesar de todo ello, determinadas fuentes del Consell coinciden en que la táctica de Ayuso de poner en la diana a un territorio que, hoy por hoy, es uno de los más importantes en población gobernados por la izquierda en la España periférica incluso les beneficia. Todo ello en un momento en el que los buenos datos sanitarios permiten justificar de cara a la ciudadanía las duras medidas adoptadas y mientras el Botànic hace ya tiempo que decidió lavar los trapos sucios en casa y mostrar imagen de unidad de cara a la galería.

Mientras tanto, el principal partido de la oposición, el PPCV, asiste a un proceso de renovación de liderazgos que pone en entredicho la continuidad de Isabel Bonig al frente del partido y se ve en un brete con determinadas declaraciones de la lideresa madrileña. Sin ir más lejos, cuando sale a criticar que la Comunidad Valenciana recibirá más fondos europeos por su amiguismo con el Ejecutivo de Sánchez; cuestión muy complicada de apoyar desde la oposición de la Comunidad y de criticar de cara a Génova.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats