Suscríbete

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Josefina Bueno pone el foco en mantener Alicante como capital de la innovación

La nueva consellera recibe la cartera de manos de Carolina Pascual en un acto arropado por Ximo Puig. Destaca la oportunidad de exprimir al máximo los fondos europeos para afrontar nuevos desafíos y buscar el mejor plan de financiación universitario

14

Josefina Bueno recibe la cartera de Innovación Áxel Álvarez

Mantener Alicante como capital de la innovación y de la digitalización de la Comunidad Valenciana; aprovechar el tirón de los fondos europeos para acometer cambios que permitan afrontar los próximos desafíos desde una posición de mayor fortaleza; luchar contra las barreras tecnológicas para que nadie se quede atrás, siempre bajo el prisma de una perspectiva feminista; y abordar la financiación del sistema universitario, de forma que se proporcione estabilidad presupuestaria y se posibilite el rejuvenecimiento de plantillas. Esos son algunos de los retos que afronta la nueva consellera de Innovación, Universidades, Ciencia y Sociedad Digital, Josefina Bueno, quien fue protagonista este lunes de la ceremonia del traspaso de cartera de manos de su antecesora en el cargo, Carolina Pascual. El acto, celebrado en el edificio de cristal de Ciudad de la Luz, contó con la asistencia de una nutrida representación de la sociedad alicantina, del ecosistema universitario, político y económico, y estuvo arropada, expresamente, por el presidente de la Generalitat, Ximo Puig, que acudió para respaldar el inicio de andadura de la alicantina de cara a la nueva etapa que afronta el Consell. 

Si el pasado sábado el presidente de la Generalitat puso fin a la crisis de gobierno anunciando el cambio liderazgo en cinco consellerias, que viene a ser la remodelación más importante que ha experimentado el Botànic en sus siete años de andadura, fue este lunes cuando, por fin, se escenificó el arranque oficial del nuevo Gobierno valenciano. Así, se repitió el mismo ritual de traspasado de poderes en cada una de las cinco consellerias que han registrado cambios de cara a la recta final de la presente legislatura, situando a Miguel Mínguez en Sanidad, donde hasta ahora estaba Ana Barceló, que pasa a ser síndica del grupo socialista en las Cortes; a Raquel Tamarit en Educación, en sustitución de Vicent Marzà; a Arcadi España en Hacienda, tras la salida forzada de Vicent Soler; y a Rebeca Torró en Política Territorial, un área encabezada hasta ahora por España. No obstante, el traspaso de competencias oficiado en Alicante tuvo, probablemente, una mayor carga simbólica, al tratarse del primer acto de estas características que se produce en la provincia. Y es así porque fue en el arranque de este mandado cuando Puig formalizó su apuesta por descentralizar la primera conselleria de la historia del autogobierno, ubicando su sede principal en Alicante. 

Durante su discurso, la nueva titular de Innovación destacó su compromiso por seguir desarrollando la apuesta del jefe del Consell por situar a Alicante al frente de la transición digital y de la nueva economía que, según se mostró convencida, moverá el mundo. «Nadie puede dudar de la voluntad de Puig por defender los intereses de los alicantinos», empezando, según dijo, por la defensa del agua. En ese sentido, destacó que la conselleria que ahora dirige «tiene que seguir siendo un activo de futuro para Alicante» con proyección internacional.

Bueno se mostró emocionada durante el acto que visibilizó su nueva andadura en un departamento que, no obstante, conoce bien, puesto que el pasado mandato asumió la Dirección General de Universidad, Investigación y Ciencia de la Generalitat, antes de convertirse, ya en el actual mandato, en senadora por designación de las Cortes valencianas, un puesto que dejará ahora vacante para centrarse en su nueva responsabilidad. 

Cumplir sus objetivos pisando la calle; exprimir al máximo los fondos europeos; continuar el proceso de digitalización vigente impulsando sinergias con el tejido productivo y evitar que los cambios que se avecinan por la transformación del sistema productivo, económico y social reproduzcan las brechas existentes en materia territorial, de género o de edad. Esos fueron algunos de los compromisos que Bueno selló durante su primer discurso oficial como consellera, un cargo al que llega como una apuesta de Presidencia para tratar de marcar un mayor perfil político en este área del Consell. Cierto es que tan solo tiene 12 meses como máximo por delante hasta la convocatoria de elecciones, pero también lo es que la llegada de los fondos de Bruselas está llamada a potenciar la acción de esta conselleria y, por tanto, le podrá ayudar a ganar visibilidad. 

La hasta ahora responsable de Innovación instó a quien le sustituye a «rematar la faena» realizada por la conselleria en los últimos años, y dijo que se marcha con la satisfacción del trabajo realizado con esfuerzo. Por su parte, el jefe del Consell se mostró convencido de que este departamento tiene uno de los dos grandes retos del Consell, como es el de la transición digital, y sacó pecho de la transformación registrada en Ciudad de la Luz, donde está emplazada la sede de la conselleria, que viene a ser un complejo que carecía de contenido y en el que no se podía hacer nada, mientras que se ha transformado ahora en el espacio que acoge el clúster que gira en torno a Distrito Digital, que concentra 72 empresas con cerca de un millón de trabajadores. 

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats