Zapatero defiende en València la amnistía por ser «buena para todos»

Aparecen pintadas con la palabra «traidores» en la sede de los socialistas en Alicante y la ejecutiva estudia si adopta acciones legales

El expresidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, defendió ayer en València la ley de amnistía dentro de la consulta a la militancia del PSOE para apoyar las negociaciones para la investidura de Pedro Sánchez. «He votado un sí como una casa», anunció Zapatero, quien pidió que siga «el Gobierno de coalición que ha llevado a España al mejor momento de su historia».

El dirigente socialista justificó que la ley de amnistía «será buena para todos» porque trae una «convivencia compartida» y la comparó con la ley del matrimonio homosexual que el PP llevó al Tribunal Constitucional «como siempre cuando hacemos políticas de alcance».

Los socialistas valencianos organizaron el principal acto de apoyo al «sí» en la consulta a la militancia. Las butacas de la sede de UGT en València se llenaron con los principales cargos del PSPV con responsabilidades parlamentarias, en ayuntamientos o dentro del propio partido.

El protagonista fue Zapatero, pero no fue el único interviniente. Le precedió Ximo Puig, quien aseguró que el reencuentro «había que hacerlo sí o sí» porque la alternativa «es la confrontación constante». Mientras, la ministra en funciones Diana Morant apeló a «volver a hacerse cargo de los retos de la ciudadanía» y los líderes provinciales de Valencia y Alicante, Carlos Fernández Bielsa y Alejandro Soler. El ilicitano, de hecho, subrayó que «el PSOE busca un camino de encuentro pensando siempre en el bien común y la reconciliación».

Pintadas

Mientras se celebraba el acto en València, y prácticamente en paralelo, la sede local del PSPV en Alicante, situada en la calle Pintor Gissbert, descubría la aparición de una serie de pintadas en la puerta en la que se podía leer, repetida, la palabra «traidores». Todo ello en un contexto de confrontación política acrecentado esta misma semana con el pacto entre el PSOE y Esquerra Republicana de Catalunya (ERC) para la investidura de Pedro Sánchez, en el que se recoge, entre otras cuestiones, la amnistía para los líderes independentistas involucrados en el procés.

Fuentes de la agrupación interpretan estas pintadas como un acto de presión contra los militantes en un contexto en el que tienen que votar si apoyan las negociaciones para investir a Sánchez, por lo que anuncian que las van a limpiarlas con celeridad. Asimismo, explican que están estudiando la posibilidad de adoptar acciones ilegales para evitar que este tipo de situaciones se puedan volver a repetir.