Los Trastornos de la Conducta Alimentaria (TCA) pueden provocar serios problemas en nuestra salud bucodental, advierte el Colegio de Odontólogos y Estomatólogos de Alicante (COEA) y el Consejo Superior de Colegios de Dentistas de España. Conocer las posibles consecuencias negativas de estas patologías generales de la salud es esencial para prevenirlas.

La malnutrición, comer entre horas, la deshidratación y los vómitos repetidos son las principales causas de las alteraciones de la salud bucodental en los pacientes que sufren TCA como la anorexia nerviosa o la bulimia, patologías con numerosos efectos fisiológicos en el cuerpo que incluyen un claro efecto adverso en la salud oral.

¿Qué son los TCA y cuáles son los más comunes?

Los Trastornos de la Conducta Alimentaria (TCA) son patologías de origen mental que se caracterizan por una actitud de preocupación excesiva por la comida. Esto hace que las personas cambien sus hábitos relacionados con la alimentación y su comportamiento, llevándoles a varias alteraciones en el organismo, incluyendo posibles patologías bucodentales.

Anorexia nerviosa

Actualmente la anorexia nerviosa supone la primera causa de desnutrición en países desarrollados y la tercera enfermedad crónica más frecuente en la adolescencia. Se caracteriza porque las personas quieren tener un peso lo más bajo posible. Para ello, dejan de comer o solo ingieren alimentos bajos en calorías. Este comportamiento les lleva a una pérdida de peso importante y, en muchos casos, a la desnutrición.

Otra característica fundamental, en el caso de las mujeres, es la presencia de alteraciones en la regla o la ausencia de esta. En algunos casos, también realizan ejercicio físico excesivo o conductas compensatorias, como vómitos autoprovocados o toma de medicamentos laxantes o diuréticos.

Los TCA principalmente afectan a mujeres, según datos de la OMS

Bulimia nerviosa

Por otro lado se encuentra la bulimia nerviosa, que se caracteriza por la presencia de atracones de comida seguidos de conductas compensatorias (normalmente vómitos provocados).

¿A quiénes afectan?

Según los datos que maneja la Organización Mundial de la Salud, los TCA principalmente afectan a mujeres, aunque los casos en varones están aumentando. La anorexia nerviosa tiene una prevalencia del 1% entre los 15 y 24 años, y la bulimia en torno al 3-4%. Aunque la bulimia es más frecuente que la anorexia, muchas veces se tarda más en diagnosticar y decidir el tratamiento, ya que los síntomas son más difíciles de identificar.

Principales efectos de los trastornos alimenticios sobre la salud bucodental

La anorexia nerviosa se caracteriza porque las personas quieren tener un peso lo más bajo posible.

Los Trastornos de la Conducta Alimentaria (TCA) son desórdenes alimenticios que pueden afectar de muchas maneras a la salud de nuestra boca y dientes. Hay seis afecciones más prevalentes entre la población que sufre los TCA.

  1. Inflamación de las mucosas: Las mucosas orales se enrojecen y se inflaman debido a las deficiencias nutricionales, sobre todo de vitamina C, B1, B6 y B12. Este proceso puede conllevar la aparición de úlceras en la boca, de heridas en la comisura de los labios e, incluso, de fisuras labiales.
  2. Erosión y caries dental: Los dientes también pueden sufrir directamente las consecuencias de los TCA. A nivel dentario, las principales patologías son la erosión (debida al ácido del vómito) y la caries dental. Estos pacientes suelen tener peor higiene dental, saliva más ácida y llevan una dieta más rica en hidratos de carbono.
  3. Menos saliva, más problemas: La saliva es fundamental para nuestra salud bucodental. Pues bien, las personas con anorexia y bulimia pueden presentar una disminución de la producción de saliva como consecuencia de la malnutrición, deshidratación, ansiedad y el consumo de antidepresivos. Esta patología de salud, conocida como xerostomía, es responsable de un mayor riesgo de patologías bucodentales de todo tipo, desde caries a gingivitis o periodontitis.
  4. Daño en las encías: Los pacientes con TCA tienen un mayor riesgo de gingivitis y de periodontitis. También está aumentado el riesgo de bruxismo debido a la ansiedad. Los daños en las encías pueden ser, por tanto, graves.
  5. Problemas estéticos: Los dientes pueden comenzar a lucir muy brillantes, con pequeñas astillas que aparecen en el borde frontal. También pueden volverse amarillentos. Los TCA pueden dañar el esmalte dental.
  6. Sensibilidad, dolor y boca ardiente: Sensibilidad al frío, calor o al ácido, episodios de dolor dental (caries) y sensación de boca ardiente son algunos de los síntomas que suelen aparecer en personas con este tipo de patologías.

Los trastornos de la conducta alimentaria afectan hoy en día a 245.000 jóvenes de 15 a 24 años en España. Son enfermedades que precisan de medios para prevenirlas y tratarlas, eso sí, siempre bajo la supervisión del odontoestomatólogo. En estos casos, acudir al dentista de forma regular es esencial, por lo que es preciso recordar que la visita a la clínica dental debe ser siempre periódica, al menos una vez al año, incluso cada seis meses, según detalle el dentista en sus visitas.