Suscríbete

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Crisis del coronavirus

El grupo de Otín identifica nuevos genes esenciales en el desarrollo del covid-19

Los hallazgos esclarecen los mecanismos de penetración del virus y alientan "el desarrollo de fármacos que complementen a las vacunas"

Los investigadores Gabriel Bretones y Alejandro Piñeiro, en su laboratorio. Universidad de Oviedo

La Universidad de Oviedo acaba de contribuir un mejor conocimiento de los secretos y mecanismos de propagación del virus SARS-CoV-2, causante de la pandemia de covid-19. Una investigación liderada por Carlos López-Otín ha permitido identificar genes humanos que habían pasado inadvertidos en estudios previos y que son determinantes para que el coronavirus de origen chino penetre en el organismo de las personas

Como es natural, un mejor conocimiento de un agente infeccioso conlleva más posibilidades de combatirlo. "Los genes identificados en nuestro trabajo constituyen potenciales dianas terapéuticas para el desarrollo de fármacos que complementen la utilización de las vacunas", destacó Alejandro Piñeiro, autor principal de la investigación, junto a Gabriel Bretones. Ambos pertenecen al departamento de Bioquímica y Biología Molecular de la institución académica asturiana.

El estudio fue publicado el martes en 'The EMBO Journal', revista oficial de la Organización Europea de Biología Molecular. Los investigadores han realizado un complejo cribado genético de todo el genoma humano mediante la tecnología de edición genómica CRISPR/Cas9 hasta lograr identificar los genes necesarios para la infección por el SARS-CoV-2.

Alejandro Piñeiro aclara que el virus pandémico "es extremadamente sencillo". Y puntualiza: "Consta de cuatro proteínas, una pequeña molécula de material genético y una envuelta nuclear". Dada su sencillez, para que el SARS-CoV-2 complete su ciclo de vida "se requieren interacciones entre el virus y las proteínas de nuestras células". Lo que han hecho los científicos asturianos es identificar esas interacciones y esas proteínas, un avance que "representa una oportunidad terapéutica", destacó Piñeiro.

Carlos López-Otín señaló que el laboratorio que dirige no se dedica propiamente a la virología. Sin embargo, "en estos últimos años hemos desarrollado métodos experimentales muy avanzados para el análisis genómico y funcional del cáncer y del envejecimiento, que ahora hemos podido aplicar al estudio del coronavirus SARS-CoV-2". El catedrático agregó: "Me siento muy orgulloso de todos los miembros de mi grupo que, por puro compromiso social, dejaron sus proyectos particulares entre paréntesis para dedicarse al estudio de un virus que nos ha mostrado con absoluta nitidez la gran verdad de la vulnerabilidad humana".

Por su parte, Gabriel Bretones enfatiza que "estos hallazgos permiten comprender mejor el mecanismo de internalización del virus y, por lo tanto, la identificación de nuevas dianas terapéuticas para el tratamiento del covid-19 y de otras enfermedades causadas por coronavirus que puedan aparecer en el futuro".

La investigación ha contado con la participación del Instituto Universitario de Oncología del Principado (IUOPA), los Institutos de Investigación Sanitaria de Asturias (ISPA) y de las Islas Baleares (IdISBa), el Centro Nacional de Investigaciones Cardiovasculares (CNIC) y el Centro de Investigación en Sanidad Animal (CISA-INIA-CSIC).

Para llevar a cabo su indagación, los científicos construyeron, mediante ingeniería genética, una versión artificial del virus SARS-CoV-2 carente de capacidad de replicación y, por tanto, incapaz de expandirse en el entorno. A continuación, eliminaron en células pulmonares humanas –de forma específica e individualizada–, cada uno de los más de 20.000 genes humanos codificantes de proteínas e interrogaron gen a gen la susceptibilidad celular a la infección con el pseudovirus artificial. Este trabajo condujo a la identificación, entre otros, de los genes humanos PLAC8 Y SPNS1, codificantes de proteínas implicadas en procesos biológicos como la endocitosis y la autofagia, que pueden contribuir a las infecciones víricas.

Para corroborar estos descubrimientos, los investigadores contactaron con la entonces directora del CISA-INIA, Marisa Arias, para llevar a cabo experimentos con virus SARS-CoV-2 naturales y plenamente infecciosos. En este centro de referencia internacional, con la ayuda del grupo dirigido por Miguel Ángel Jiménez Clavero, confirmaron sus hallazgos previos.

En este estudio también han participado David Rodríguez, Víctor Quesada, Francisco Llorente, Raúl Fernández-Delgado, Jesús Vázquez, Enrique Calvo, Isaac Tamargo-Gómez, Guillermo Mariño, David Roiz-Valle, Daniel Maeso, Miguel Araujo-Voces, Yaiza Español, Carles Barceló, José M.P. Freije y Alejandro López-Soto.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats