Situación de emergencia

Un ganadero de Zamora: "El lobo nos va a obligar a dormir con las ovejas"

El ganadero teme que otras ovejas tengan abortos en la antesala de la campaña de Navidad, en la que se disparan las ventas de lechazo

Felipe Luis Codesal exige más control de la especie tras perder nueve animales de su explotación en los cuatro ataques sufridos este mes

Un ejemplar de lobo.

Un ejemplar de lobo. / Life Lobo Andalucía

M. J. Cachazo

"Qué podemos hacer ante los ataques del lobo... ¿Nos quedamos a dormir con las ovejas?". Esta reflexión del ganadero Felipe Luis Codesal describe su malestar y creciente preocupación por los sucesivos ataques de lobos, hasta cuatro en los últimos 15 días, en su explotación enclavada en Almendra del Pan.

Las lobadas que ha sufrido su explotación ganadera en pocos días han truncado, en parte, sus expectativas para la campaña de Navidad, la más esperada e importante del año, porque se dispara la compra y el consumo de lechazos para las comidas familiares.

El ganadero zamorano reconoce estar "cansado" porque, al margen de la pérdida de nueve ovejas puras de raza autóctona castellana churraotras que estaban a punto de parir podrían tener abortos y algunas no sobrevivirán al estrés provocado por la presencia de lobos en la zona, al margen de no producir leche.

En este punto, recordó que la cabaña la conformaban 1.227 ovejas, de las que 860 estaban preñadas y a punto de parir para, de cara a Navidad, poder comercializar los lechazos. Calcula el ganadero que las pérdidas económicas por animales muertos, abortos y el estrés del ganado provocado por los lobos pueden rondar los 20.000 euros, cuando las ayudas que ofrece la Junta se limitan a 200 euros por oveja, muy alejadas del precio de "una madre con el cordero en su vientre".

Y es que, al tratarse de ovejas de pura de raza autóctona castellana churra y amparadas por la Indicación Geográfica Protegida, su precio ronda los 600 euros.

A las pérdidas estimadas por los ataques del lobo, el ganadero suma otros 15.000 euros que equivalen al coste de la comida que debe proporcionar a los animales, cuando dispone de zonas de pasto para su alimento que están cercadas y vigiladas por mastines.

Sin embargo, ante las últimas lobadas, Felipe Luis ha tenido que adoptar una decisión drástica que no es otra que encerrar a las ovejas en una nave, porque "no me atrevo a dejarlas fuera", con lo que ello conlleva en cuanto a los gastos extraordinarios que deberá soportar su explotación. Así, precisó que solamente el coste diario de la comida, es decir, pienso y forraje para el ganado, alcanza unos 600 euros.

En este sentido, recordó que la Junta concede ayudas a los ganaderos por el pastoreo de su cabaña, pero "ahora mismo no puedo sacar a las ovejas por los lobos", cuya especial protección cuestiona, porque considera que es preciso establecer medidas de control más estrictas en aquellas zonas en las que provocan daños.

Además, subrayó que, las continuas lobadas van a obligar a los ganaderos a "quedarnos a dormir con las ovejas como se hacía antes" hasta que las administraciones tomen conciencia de la importancia de adoptar medidas de control del lobo.

"Los daños no se pagan con dinero", subrayó Felipe Luis, quien no esconde su malestar por el estado en el que los lobos han dejado a las ovejas que han sufrido sus virulentos ataques. En este sentido, remarcó que, al igual que las personas que conviven con una mascota, "los ganaderos queremos a las ovejas, aunque la gente piensa que solo las tenemos para producir".

En este sentido, remarcó que ante situaciones como las provocadas por los continuos ataques de los lobos, proteger a las ovejas se ha convertido en "una cuestión de amor propio" para los ganaderos. Por otra parte, se mostró convencido de que en últimos ataques registrados a lo largo de este mes podrían haber participado "cuatro o cinco lobos", por lo que ante su continua presencia en la zona ha optado por encerrar a las ovejas a las que protegen varios mastines.