Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Sanidad rechaza que un velatorio abra en el bajo de un edificio de San Miguel

El alcalde denegará la licencia de apertura si la firma que ya ha construido la instalación la solicita - La Generalitat aclara que la legislación no permite velatorios sin servicios de tanatorio, tras una petición de información de la Asociación de Vecinos San Miguel Arcángel

Rechazan que un velatorio abra en el bajo de un edificio de San Miguel de Salinas

Rechazan que un velatorio abra en el bajo de un edificio de San Miguel de Salinas

La dirección territorial de la Conselleria de Sanidad ha aclarado que la legislación impide abrir un velatorio si carece de tanatorio - con tanatopraxis y congelador, entre otras dependencias-. Lo ha hecho en un documento remitido a los vecinos afectados por un polémico proyecto para abrir velatorios en el bajo de un edificio residencial en el centro de San Miguel. El alcalde Juan José Fresneda (PSOE) tuvo conocimiento ayer por la mañana de este documento registrado en el Ayuntamiento por la Asociación de Vecinos de San Miguel. Y en la misma mañana acudió a los servicios territoriales de Sanidad en Alicante que le confirmaron su contenido. Fresneda indicó ayer a INFORMACIÓN que tras consultar a los servicios técnicos, y en función de la información puntual que recibió ayer de la Conselleria de Sanidad, no firmará licencia de apertura si la empresa la solicita.

La asociación vecinal y los afectados ya se habían dirigido al gobierno local para solicitar la paralización cautelar de las obras. Obras que se están ultimando en los bajos de un edificio de la calle San Narciso n.º 14, en el centro del casco urbano. El procedimiento tiene un certificado de compatibilidad urbanística y una declaración responsable del proyecto y obras avalados por los técnicos municipales, pero no ha solicitado la licencia de apertura.

Quinientos vecinos se manifestaron en contra el velatorio. También se recogieron 2.000 firmas con alegaciones para rechazar la instalación en un municipio que apenas alcanza los 5.800 censados. El colectivo vecinal reclamará la cancelación y archivo de los expedientes relacionados con la iniciativa.

La carta de la dirección Territorial de la Conselleria Sanidad y Salud Pública está firmada por Encarnación Llinares. Fue la asociación la que solicitó a la Conselleria que se pronunciara sobre la legalidad del proyecto. La respuesta indica textualmente que «con base en la legislación vigente sobre policía sanitaria mortuoria en la Comunidad Valenciana, no existe la figura del velatorio como elemento independiente a un tanatorio, por lo que se hace improcedente su tramitación». Algo que los servicios técnicos municipales, en especial los del área de Urbanismo, no habrían tenido en cuenta a finales del pasado mandato, porque informaron sin reparos a la petición de compatibilidad urbanística de la promotora: una de las empresas del sector más importantes de la Comunidad Valenciana.

Según ha podido confirmar este diario el técnico que validó la tramitación asegura que la Conselleria de Sanidad «le dijo que sí podía» realizarse el proyecto cuando hizo una «consulta verbal» a la dirección territorial sobre esta petición. El expediente se inició en agosto de 2018 pero se remonta al anterior gobierno municipal del PP. El inicio de las obras de reforma del inmueble en octubre de 2019 «despertó la sorpresa, alarma e indignación de unos vecinos y vecinas, que, hasta entonces, habían sido mantenidos en una ignorancia supina acerca de este proyecto», según la Asociación. La reacción de la población, que «quiere este tipo de instalaciones fuera de los núcleos urbanos fue instantánea, masiva e incuestionable», según recuerda el colectivo vecinal.

«Cuota de la muerte»

«Muchos sanmigueleros se han sentido con este episodio «víctimas de una guerra comercial en disputa por la cuota de la muerte», porque la firma promotora del velatorio lo ha impulsado contrarreloj cuando su competidora ha abierto un tanatorio en el polígono industrial del municipio. Hasta hace cinco meses los vecinos debían velar a sus finados en Torrevieja, a más de diez kilómetros.

Este diario ha intentado en las últimas semanas conocer la versión de la empresa del velatorio -un tipo de instalación que no existe legalmente en el resto de la provincia-. El departamento de Marketing y Comunicación aseguró ayer que haría declaraciones sobre la tramitación y una valoración. Finalmente no se pronunció.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats