El Congreso Nacional sobre Inundaciones de Orihuela ha puesto de manifiesto durante las dos últimas jornadas «la necesidad de análisis, planificación, inversiones y concienciación social para minimizar los efectos de las avenidas». El profesor Joaquín Melgarejo y el alcalde de Orihuela Emilio Bascuñana (PP) clausuraron ayer este encuentro que ha reunido a más de un centenar de especialistas en la materia coincidiendo con el aniversario de la catastrófica DANA de septiembre de 2019.

El director del comité científico del Congreso Nacional sobre Inundaciones celebrado en Orihuela, Joaquín Melgarejo, ha presentado las conclusiones del encuentro de expertos en el acto de clausura. Entre las aportaciones de este encuentro de profesionales multidisciplinares destacan que es necesario «hacer un buen diagnóstico del fenómeno de las inundaciones para tomar las decisiones estratégicas y de acción que mitiguen los efectos de las avenidas». Además indican que «es preciso priorizar las inversiones públicas para realizar las labores pertinentes que reduzcan el riesgo de inundación y faciliten la recuperación social y económica del espacio inundado». Para los ponentes la concienciación y la participación social son «factores clave» para minimizar los efectos «de las grandes avenidas, facilitar la gestión de las inundaciones y coordinar tanto a las distintas administraciones como a la sociedad civil.

Además, señalan que hay que aprovechar la sensibilidad que tiene la Unión Europea con los efectos de las inundaciones para presentar proyectos que aporten financiación a las iniciativas de las administraciones y a los particulares a restaurar el tejido socioeconómico. También es necesario, según estas conclusiones del Congreso impulsado por el Ayuntamiento de Orihuela y la Diputación Provincial, tener en cuenta el riesgo de inundaciones en la proyección de todas las actuaciones de grandes infraestructuras de comunicación y debe «ser una prioridad incorporar «la tecnología a todos los procesos de prevención, gestión y recuperación, para disponer de los datos oportunos en el momento de la toma de decisiones».

Para geógrafos, ingenieros y expertos en riesgo físico «en el futuro habrá que diseñar medidas en consonancia con la naturaleza y adaptadas al cambio climático: reforestación, parques inundables, corredores verdes…fundamentales para el discurrir del agua».

Para geógrafos, ingenieros y expertos en riesgo físico «en el futuro inmediato habrá que diseñar e implementar medidas en consonancia con la naturaleza y adaptadas al cambio climático: reforestación, parques inundables, corredores verdes…que son espacios fundamentales para el discurrir del agua. Es una cuestión urgente planificar un mantenimiento constante de las infraestructuras tradicionales para facilitar el drenaje».

La expresión del trabajo preparado durante los últimos meses se expresa en el volumen impulsado por la Universidad de Alicante, Riesgo de Inundación en España: Análisis y soluciones para la generación de territorios resilientes», editado por Joaquín Melgarejo e Inmaculada López Ortiz y coordinado por Patricia Fernández Aracil en el que se recogen más de cien artículos científicos sobre todos los aspectos vinculados a los episodios de lluvias torrenciales.