Suscríbete

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El negocio de salones de juego se dispara en la Vega Baja y crece el doble que en la Comunidad

La comarca tiene 2,2 locales por cada 10.000 habitantes y solo Torrevieja y Orihuela suman 37 - La Generalitat asegura que la nueva legislación restringe la actividad frente a la ludopatía

Imagen de un parque público infantil de Orihuela en Correntías en el que se ha autorizado la apertura de un salón de juego.

La Vega Baja duplica la ratio de salones de juego de la media de la Comunidad Valenciana. En los 27 municipios del Bajo Segura funcionan un total de 80 de estos lucrativos negocios: Son 2,22 locales de apuestas por cada 10.000 habitantes, frente a 1,01 de la media de las tres provincias, según las cifras de la Conselleria de Hacienda. Es también una de las proporciones más elevadas del país: si por cada 12.000 habitantes hay una sala de juego en España, en la Vega Baja se encuentran más de dos por cada 10.000.

Salón de juego en Torrevieja junto a una zona verde. | TONY SEVILLA

La comarca cuenta oficialmente con 361.000 vecinos censados, el 7% de la población de la Comunidad. Pero concentra con esos 80 salones de juego el 15,6% de la oferta de este tipo de negocio en todo el territorio valenciano, donde, para una población de algo más de cinco millones de personas funcionan un total de 513 locales de apuestas y juegos de azar. Una actividad de la que dependen 6.500 puestos de trabajo directos y 30.000 indirectos, sobre todo en hostelería, en toda la Comunidad.

Atendiendo a la estadística Torrevieja, con 24 salones, se ha configurado como paradigma de ciudad del juego y por sí sola aglutina el 30% del total comarcal. Pese a las cifras continua dando vía libre a nuevas licencias que, en última instancia, requieren del visto bueno de la Generalitat. El municipio cuenta con el doble de espacios consagrados al juego que de centros escolares. Le sigue Orihuela, con 13 de estos negocios, término municipal de la capital histórica comarcal, que además acoge la instalación del único casino, ubicado desde 2010 en el corazón del centro comercial más grande de la provincia, en Orihuela Costa. Le siguen en número de salones de juego Pilar de la Horadada (5), Almoradí (5); Callosa de Segura (5), Rojales (4), Guardamar (3), Catral, Cox, Redován, San Fulgencio y San Isidro, con dos por cada población, y Benejúzar, Bigastro, Benijófar, Dolores, Formentera del Segura, Granja de Rocamora, San Miguel de Salinas y Los Montesinos, con uno. La ratio más elevada es para San Isidro, que con solo 2.100 vecinos cuenta con dos salones de juego. Algo vinculado estrechamente a la presencia del polígono industrial y área logística más importante de la comarca. Solo Benferri, Jacarilla, Daya Vieja, Rafal y Daya Nueva, carecen de salón de juego y apuestas. Rafal es el municipio más grande -4.600 vecinos- sin este tipo de negocio.

La actividad de las salas de juego se sigue extendiendo con importantes inversiones en ampliaciones sobre locales ya existentes, con cerramientos de terrazas y con horarios más amplios, con diferencia, los mayores de la oferta hostelera. La oferta de salas de bingo es mucho más discreta. Solo funcionan dos en la comarca: Uno en Orihuela y otro en Torrevieja. En referencia a estos datos facilitados por la Conselleria de Hacienda, y sobre la mayor implantación del sector del juego en la comarca, desde la dirección general de Tributos y Juego se explica que se ha impulsado una nueva legislación en materia de juego. Además de lo que supone de aproximación y regulación técnica y económica, la ley 1/2020, busca sobre todo avanzar «en la lucha contra la ludopatía, el juego patológico y, especialmente, la protección de la infancia».

Protección a la infancia

En este sentido, el director general, Rafael Beneyto, señaló a INFORMACIÓN que «el Consell es muy consciente de las implicaciones que puede llegar a tener esta lacra en la sociedad valenciana y, por ello, la ley del Juego nace con la doble finalidad de servir al interés y regular su actividad socioeconómica en sus diversas modalidades; pero también, y especialmente, avanzar en la prevención y protección ante patologías y adicciones».

Respecto a la protección de la infancia se han dado algunos ejemplos polémicos en la comarca ante el auge de la apertura de nuevas instalaciones. Fue el caso de Correntías (Orihuela), en el que el Ayuntamiento, con visto bueno de la Generalitat, otorgó licencia recientemente a una importante empresa del sector para abrir un nuevo negocio. En Torrevieja, el Ayuntamiento tuvo la feliz idea en el verano de 2011 de incorporar una zona de juego infantil a la nueva área peatonal de la calle Acarretos, a dos metros del acceso principal de un salón de juegos ya instalado y autorizado desde hace varios lustros en el centro de Torrevieja.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats