La Conselleria de Educación ha publicado el anuncio de licitación para la contratación de las obras del Colegio Inmaculada. Este trámite que dará paso a la presentación de ofertas y adjudicación de las obras es el último de un largo proceso para lograr la construcción del nuevo centro que sustituya al centro educativo más antiguo de la ciudad -su pabellón más antiguo se levantó en 1962- y que funciona en parte apuntalado desde 2018.

El centro contará con una superficie total construida de 4.595 metros cuadrados, sobre una parcela de algo más de 6.000 y un presupuesto de licitación de 7,6 millones de euros (IVA incluido), que incluye la demolición del actual centro.

El plazo de ejecución es de quince meses una vez se contraten las obras aunque las empresas podrían rebajar ese periodo en sus ofertas. La presentación de plicas y apertura de sobres se llevará a cabo en pleno mes de agosto, y si no se producen incidencias en la baremación y formalización -recursos- la obra podría estar adjudicada a finales de septiembre.

Los primeros edificios del Colegio Inmaculada datan de 1962. Buena parte del centro está apuntalado desde 2018. La comunidad escolar logró que el proyecto de nuevo colegio se mantuviera sobre su actual parcela en el casco urbano.

La comunidad escolar peleó porque el nuevo centro mantuviera su actual ubicación y lo logró por lo que el proyecto de ejecución se adapta a una parcela algo más reducida de lo habitual para colegios de nueva planta pero que estará emplazada en pleno casco urbano de Torrevieja. Padres y madres de este centro llevan una década reclamando el nuevo edificio, que ya fue prometido en firme en 2011 por la administración autonómica durante el primer mandato del alcalde Eduardo Dolón.

Las instalaciones contarán con 6 unidades de Educación Infantil, 12 de Primaria y un comedor para 400 comensales en dos turnos y gimnasio. Es un centro de dos líneas -dos aulas por curso-. A diferencia de la mayor parte de centros educativos en tramitación o en construcción en la Comunidad Valenciana el C.P. Inmaculada fue considerado como prioritario por la Generalitat en la anterior legislatura y no se incluyó en el plan Edificant, por lo que tanto la redacción de proyectos, financiación y adjudicación estará tramitada íntegramente por la administración autonómica.

Recreación de la fachada del futuro centro David Pamies

Según la memoria del proyecto la necesidad de construir un nuevo edificio está motivada por el estado de deterioro avanzado en que se encuentra la edificación existente, en la "que no existe ningún elemento arquitectónico que merezca ser respetado, por lo que se procederá a la demolición del edificio". Además ese mismo centro carece de los espacios necesarios "para llevar a cabo la actividad docente, sobre todo en el exterior, por lo que el nuevo centro proyectado contará con más espacios para proporcionar todos los servicios educativos a una creciente población".

Descripción del futuro colegio por su función

Descripción del futuro colegio por su función David Pamies

Los alumnos serán reubicados en un colegio de prefabricadas que se instalará entre la avenida Nenúfares y la CV-905 junto a la parcela en obras del Colegio Amanecer y el Vivero de de Empresas. Será un colegio en barracones a dos alturas porque acogerá tres líneas. El Ayuntamiento está en proceso de adjudicación de la adecuación del recinto con un contrato que roza los cien mil euros. La Generalitat es la que instalará los barracones ya para iniciar el curso en septiembre en las instalaciones provisionales.