Suscríbete

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Consell proyecta recuperar tres hectómetros de agua de lluvia al año para los regantes del Campo de Salinas

Dos embalses y las infraestructuras de laminación recogerán parte de las pluviales que inundan Torrevieja y Orihuela Costa y que ahora afectan a la producción de las salinas

Inundaciones en La Torreta II de Torrevieja, donde se acumula el agua procedente de la cuenca vertiente de la laguna. | TONY SEVILLA

La Conselleria de Agricultura va a presentar mañana a las comunidades de regantes un proyecto valorado en 15 millones de euros que tiene como doble finalidad reducir el impacto de las inundaciones en Torrevieja y Orihuela Costa y reaprovechar para el riego entre tres y cinco hectómetros de agua de lluvia al año que ahora termina en el mar y la laguna salinera.

La iniciativa, impulsada por la dirección general del Agua de la Generalitat pero con financiación de fondos europeos del Ministerio para la Transición Ecológica (Miteco), contempla como principales infraestructuras la construcción de dos embalses de laminación y almacenaje de agua de lluvia y aguas residuales tratadas, junto a la laguna rosa de Torrevieja, y cerca de la depuradora en Orihuela Costa.

Ambas contarían con instalaciones de impulsión abastecidas con energía fotovoltaica, a ubicar sobre parte de las láminas de agua generada que también tendrían valor ambiental para las aves como reservorios de agua dulce.

La idea es recoger buena parte de la acumulación de agua de escorrentía superficial que durante los episodios de lluvias torrenciales se acumula en torno a la CV-95 e inunda amplias zonas de Las Torretas de Torrevieja, además de provocar el corte puntual de ese vial e incluso de la N-332.

La iniciativa impulsada por la dirección general del Agua de la Conselleria de Agricultura cuenta con el respaldo de las comunidades de Campo de Salinas, Santo Domingo, Villamartín, San Miguel de Salinas y Río Nacimiento.

decoration

Aguas además que terminan en la laguna salinera con los inconvenientes que conlleva para la producción. También está previsto dar salida a una parte de los excedentes de aguas recicladas de la depuradora en Torrevieja durante el verano.

En Orihuela se pretenden evitar los desbordamientos de aguas residuales de la red de saneamiento que se producen de forma periódica durante el verano, pero también a lo largo del año, cuando las precipitaciones provocan episodios de contaminación en las playas. El último este mismo verano, aunque ni el Ayuntamiento ni la empresa concesionaria han reconocido que el origen del vertido fuera la incapacidad de la red de bombeos y los colectores para asumir el caudal.

A su vez, está prevista la recogida de aguas pluviales de las ramblas del Garbanzuelo -límite de Torrevieja y Orihuela-, cabecera de Río Nacimiento, e incluso de la cabecera de la rambla de la Fayona, si bien estas dos últimas están menos definidas en el anteproyecto. Toda el agua se reutilizaría por las cinco comunidades de regantes de la cuenca vertiente del Campo de Salinas: Santo Domingo, Campo de Salinas, San Miguel de Salinas, Río Nacimiento y Villamartín, con las que la Administración autonómica ya se ha reunido.

Uno de los embalses está previsto junto a la laguna de Torrevieja entre Lago Sol y la rambla del Garbanzuelo. Además del agua de lluvia el proyecto quiere acabar con los problemas de desbordamiento de aguas residuales tratadas en Orihuela Costa.

decoration

También se ha contado con la representación del sector agrícola a través de Asaja y los ayuntamientos de Torrevieja, Orihuela y San Miguel de Salinas. La Confederación Hidrográfica del Segura (CHS) tiene que validar el proyecto, aunque es el Miteco, del que depende la CHS, el que ya apuesta por su desarrollo.

Para encauzar el enorme volumen de agua previsto el anteproyecto contempla una red de colectores en Torrevieja que deriven el agua por gravedad hasta un embalse que contará con una capacidad estimada de entre medio y un millón de metros cúbicos.

Situado junto a la laguna de Torrevieja, será construido con materiales especiales para evitar el impacto ambiental y la escasa profundidad del nivel freático. Agricultura ya cuenta con una valoración previa de Medio Natural para evaluar el impacto ambiental de una infraestructura que se situaría dentro del parque natural, entre la zona de Lago Sol y la rambla del Garbanzuelo, en una finca agrícola en la orilla sur de la laguna.

Desde este embalse está prevista la impulsión de los caudales con energía fotovoltaica a otro situado a una cota mayor para su redistribución a las comunidades de regantes.

Un esquema similar está previsto para la balsa de laminación junto a la depuradora de Orihuela Costa, también con una capacidad similar en la que el agua reciclada y la de lluvia se acumularían para dotar a las comunidades más cercanas de Rio Nacimiento y Villamartín, y evitar los vertidos a ramblas y el mar. Algo que se debe completar con la ampliación de la depuradora ya prevista por el Consell.

Salinas

Además, evitaría la entrada anual del orden de tres hectómetros de agua dulce en la laguna salinera, según los cálculos iniciales. Un problema que está afectando a la producción de sal de forma ininterrumpida desde finales de 2016 al coincidir con un ciclo en el que se han producido dos gotas frías, borrascas como Gloria y tormentas torrenciales.

La entrada de agua dulce a la laguna es un proceso natural que se produce a través de ramblas y escorrentías. Pero el proceso de urbanización masiva de su cuenca vertiente, de la que han desaparecido todos los suelos abancalados de secano y se ha asfaltado o construido casi todo el terreno disponible, ha provocado que lleguen más caudales y más rápido al Charco, en muchos casos con arrastre de contaminación difusa, a lo que se añaden los volúmenes del drenaje del riego intensivo, lo que puede alterar el equilibrio ecológico de una laguna que es hipersalina -aunque también por un medio artificial como es la aportación de agua de Pinoso desde la década de los 70-.

Un «respiro» ante el retraso del plan de pluviales

La propuesta de la Generalitat llega e un momento en el que el Ayuntamiento de Torrevieja no puede avanzar con su iniciativa de plan de pluviales que planteó en 2019 a la empresa mixta Agamed.

El gobierno local del PP ha decidido no exponer al público las obras previstas -valoradas en unos 35 millones- y que la mercantil asegura que solo puede desarrollar sin coste si se amplía su concesión sin mediar concurso.

El plan de la Generalitat resolvería una parte, no toda, de los problemas de inundación que recoge ese plan municipal.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats