50%DTO ANUAL BLACK FRIDAY Información

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Orihuela proyecta un polígono industrial en 224 hectáreas de cultivo de La Matanza

El Ayuntamiento propone una modificación del PGOU para crear un parque empresarial agroalimentario y de energías renovables en suelo agrícola tras descartar la ampliación de Puente Alto por su elevado riesgo de inundación

Destrozos en el polígono Puente Alto por las lluvias torrenciales de la DANA de 2019 TONY SEVILLA

Dos décadas de trámites lleva Orihuela para lograr uno de sus proyectos más ansiados: ampliar su zona industrial, que se reduce al polígono Puente Alto, que con más de 30 años de antigüedad tiene casi un 90% de ocupación de las parcelas.

Todo ello en un municipio que carece de suelo industrial -solo 149 hectáreas, un 0,41% del total del territorio-. El equipo de gobierno de Orihuela ha recuperado el plan especial para crear un parque empresarial agroalimentario y de energías renovables para acabar con la fuga de empresas a otros municipios y recuperar la posición de liderazgo de la comarca.

El documento, que se ha publicado en la sede electrónica, está fechado en septiembre de 2020. Fue impulsado por el PP después de que el Servicio Territorial de Urbanismo de la Generalitat emitiera ese mismo año un informe desfavorable a la apuesta que predominaba desde el año 2000, la de ampliar el actual polígono a través del plan parcial del sector "El Escorratel" (PAU 16-17), debido al riesgo de inundación.

En la zona de influencia de la rambla de Abanilla, la DANA de 2019 dejó patente su inviabilidad, con la imagen dantesca de los coches amontonados, trabajadores atrapados y efectos aún palpables.

Así, el plan especial, que propone tres posibles ubicaciones, opta por alejarse 1,7 kilómetros de la rambla de Abanilla. En concreto, se apuesta por la que se sitúa en la pedanía de La Matanza en el paraje "Las Majadas", en una zona delimitada al sur y este por la autovía A7, al norte por la carretera CV-868 y al oeste por suelo no urbanizable común. En esta dirección, además, tiene la posibilidad de ampliarse, pudiendo conectar con el sector industrial de Santomera (Murcia).

La actuación afecta a 224 hectáreas de terrenos agrícolas que se sitúan en el interior del municipio, al norte de la Sierra de Orihuela. El propio plan describe que implica "la pérdida de superficie destinada a cultivos de regadío". No obstante, prosigue, "debido a la amplia superficie destinada a este tipo de cultivos en el término municipal, se considera que dicha afección, aunque permanente, será de escasa relevancia".

Se trata de parcelas de cítricos principalmente y algo de hortícolas e infraestructuras propias de servicio de los cultivos, así como también hay algunas viviendas. Además, el ámbito incluye una porción de terreno catalogado por la Conselleria como forestal estratégico, al estar compuesto por una densa masa de coníferas que, según el plan, se tendrá en cuenta a la hora de la planificación para destinarla a zona verde.

Todo ello implica una modificación puntual del Plan General de Ordenación Urbana, que data de los 90, para reclasificar las parcelas con un nuevo uso industrial, compatible con terciario (con un máximo del 30%) y dotacional público y privado (hasta un máximo del 10%).

Esta "destrucción de superficies cultivadas y vegetación afecta a la fauna directamente por la destrucción o modificación de sus hábitats", advierte el documento, que valora los impactos sobre los suelos como "negativos y recuperables, siendo necesarias medidas correctoras y protectoras parar minimizarlos".

Además, debido a la sustitución de cultivos de regadío por la ampliación de superficies urbanizadas, "podrá generar la aparición de impactos micro climáticas relacionadas con cambios en las condiciones de temperatura y humedad en la zona", advierte. No obstante, concluye que "la baja intensidad de los efectos y la escasa superficie de los terrenos, en relación con el ámbito municipal, hace previsible que sean irrelevantes".

También se estima que durante el funcionamiento del parque empresarial se producirá un aumento de contaminantes en el aire por incremento del tráfico y de las actividades industriales, aunque "serán corregidos mediante exigencias a la hora de obtención de licencias de actividad y por las políticas de uso de energías renovables y vehículos menos contaminantes", aclara.

Estudio de inundabilidad

Pese a que la propuesta se aleja de la influencia de la rambla de Abanilla, el Plan de Acción Territorial sobre prevención del Riesgo de Inundación en la Comunidad Valenciana (Patricova) determina que la zona de actuación presenta peligrosidad de tipo geomorfológico; es decir, con presencia de inundaciones históricas, por lo que será necesario consultar al servicio territorial sobre si es preciso un estudio de inundabilidad.

Espacios naturales

Aunque la superficie propuesta no se incluye en la Red Natura 2000, está próxima a Lugares de Importancia Comunitaria (LIC), como la Sierra de Orihuela, a una distancia de un kilómetro de media, y de la Sierra de Callosa de Segura, a más de 4, así como a la Zona de Especial Protección para las Aves (ZEPA) de Serres del Sud d’Alacant, a más de un kilómetro. Asimismo, en su límite oeste se encuentra la vía pecuaria Colada de los Arrieros.

En cuanto a espacios naturales protegidos, los más cercanos son los Parajes Naturales Municipales La Sierra, en Redován, y La Pilarica, en Callosa de Segura. Asimismo, a más de 7 kilómetros en línea recta hay un espacio perteneciente a la Zona Húmeda "Meandros abandonados del río Segura". 

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats