Un agujero de más de 16 millones en los primeros diez meses del año. El gobierno local del PP insistió en mantener una previsión de recaudación del impuesto de Plusvalía de 22 millones para 2022, pese a que los cambios legales en el cálculo del gravamen hacían presagiar un abrupto descenso de la recaudación. Hasta octubre solo había recaudado 2,55 y la previsión es que a final de año apenas supere los tres. Es más, el municipio no solo está recaudando una mínima parte del impuesto. Ha devuelto a cuenta de las reclamaciones de particulares y empresas por expedientes de plusvalía anteriores a finales de 2021 más de 3,6. Es decir, en el cómputo final Torrevieja no solo va a recaudar 22 millones: ya ha perdido más de medio millón.

Datos del pleno

Es el resultado del hundimiento de la recaudación a lo largo de este año, según los propios datos aportados por el concejal de Hacienda, Domingo Paredes, en el último pleno ordinario y aportados, de nuevo, a preguntas del portavoz de Sueña Torrevieja, Pablo Samper. Este dato adelanta, según esta formación un déficit a final de año de más de 19 millones de euros.

Recaudación real por el impuesto de plusvalía durante este año 2022 y devoluciones por recursos y reclamaciones judiciales por procedimientos anteriores al cambio del cálculo del gravamen

Recaudación real por el impuesto de plusvalía durante este año 2022 y devoluciones por recursos y reclamaciones judiciales por procedimientos anteriores al cambio del cálculo del gravamen Sueña Torrevieja

Samper lleva meses advirtiendo de la merma de ingresos desde finales del año 2020 a lo que, a su juicio, ha hecho caso omiso tanto el concejal de Hacienda como el propio alcalde de Torrevieja, Eduardo Dolón». A la merma de unos ingresos con los que se contaba se añade la elaboración de un presupuesto ficticio en el que las partidas previstas para financiar servicios no se pueden cubrir con ingresos «corrientes».

Financiación

Paredes explicó en ese pleno que la recaudación de los primeros 10 meses de 2022 arrojan una recaudación neta de tan solo 2,55 millones de euros. Al tiempo que se ha devuelvo en el mismo periodo más de 3,67 millones de euros por liquidaciones indebidas. El déficit de estos primeros meses de 2022, sobre el presupuesto prorrogado asciende a más de 15,98 millones, lo que adelanta un déficit a final de año 2022 de más de 19,17 millones de euros.

Samper afirma que «lo más grave es que el Ayuntamiento contará en el presupuesto prorrogado de 2021 para 2023 con un presupuesto ficticio de ingresos de plusvalía de más de 22,24 millones de euros para pagar los contratos nuevos de aseo urbano y gestión cultural, que suman 27 millones de euros y solo cobrará del impuesto de plusvalía la cantidad de 3 millones de euros, con lo que la ruina del Ayuntamiento a medio plazo está más que servida».

Es posible que el gobierno local quiera echar mano de los remanentes de tesorería para tapar este agujero millonario para afrontar compromisos extra como el pago del nuevo servicio de recogida de basuras: 25 millones al año o la compra de nuevos autobuses por 17 millones.