Limpiar los electrodomésticos que limpian. O lo que es lo mismo: limpiar tu lavavajillas y tu lavadora es una máxima que tienes que tener presente si quieres obtener unos resultados adecuados y prolongar la vida de estos electrodomésticos.

En otras ocasiones te hemos hablado de la mejor forma de limpiar tu lavadora para que te dure más y cómo acabar con las manchas de moho para que la goma quede impoluta. Mantener un correcto mantenimiento de tu lavavajillas es algo igualmente importante, ya que es un electrodoméstico de los que más usas en tu hogar y al que le puedes sacar mucho partido.

La limpieza de tu lavavajillas debe ser periódica pero también hay signos que pueden alertarte de que necesita un buen repaso. Si notas que la vajilla o los artículos que introduces no salen tan limpios como habitualmente o cuando abres la puerta desprende mal olor, es el momento de actuar.

Puede haber varias razones por las que esto ocurre, desde la acumulación de restos de comida en el filtro o que haya algún tipo de obstrucción debido a la cal y a la impureza del agua. Por eso es importante identificar, en primer lugar, de dónde viene el problema para acabar con él de forma eficaz.

Cómo limpiar el lavavajillas por dentro

Tu lavavajillas tiene varias partes que necesitan una revisión y un mantenimiento. Como ya te hemos dicho, el filtro es donde van a parar la mayor parte de los residuos de este lavavajillas por lo que te recomendamos que, con cuidado, lo retires y procedas a limpiarlo. Si huele muy mal puedes dejarlo a remojo unos 20 con agua caliente, un poco de jabón y dos tazas de vinagre blanco. Así conseguirás que la suciedad se desprenda y desaparezca el mal olor. También es importante revisar que las aspas no hayan acumulado suciedad. Puedes quitarlas y aclararlas bajo el agua.

El bicarbonato de sodio es un buen producto para limpiar el lavavajillas Pixabay

La puerta también es un elemento que debe limpiarse, así como la junta y las gotas para evitar que acumulen moho. Si quieres asegurarte de que el moho no dañe tu lavavajillas puedes dejarlo abierto una media hora después de cada uso para que no se acumule en su interior.

Te puede interesar:

Cómo limpiar el lavavajillas con vinagre

Por último, puedes limpiar el interior de tu lavavajillas con vinagre blanco y bicarbonato. Saca toda la vajilla de dentro y vierte tres tazas de vinagre blanco en su interior. En el cajetín del detergente introduce 2 ó 3 cucharadas de bicarbonato de sodio. Selecciona un ciclo de lavado normal a unos 65ºC. ¡Tu lavavajillas estará reluciente!