Las fresas son una de las frutas más populares y deliciosas. Son ricas en muchos nutrientes como vitamina C, ácido fólico, potasio y fibra y también tienen una alta cantidad de fibra, por lo que te ayudarán a mejorar la digestión y prevenir el estreñimiento. 

Las fresas tienen antocianinas, que pueden ayudar a reducir la presión arterial y mejorar la salud del corazón en general. Además, son bajas calorías al ser ricas en agua y fibra y tienen antioxidantes que te ayudan a prevenir enfermedades.

A la hora de comer las fresas tienes que tener en cuenta que son muy susceptibles a la acumulación de bacterias y suciedad. Saber cómo limpiar las fresas adecuadamente es esencial para asegurarnos de que estén libres de suciedad, pesticidas y otros contaminantes antes de comerlas. 

Fresas, la fruta estrella de la primavera Freepik

Cómo limpiar las fresas

  1. Enjuague bajo agua fría. El método más simple y efectivo para limpiar las fresas es simplemente enjuagarlas bajo agua fría. Coloca las fresas en un colador y déjalo debajo del grifo mientras enjuaga las fresas con agua fría durante al menos 30 segundos. Luego, sécalas suavemente con una toalla de papel o un paño de cocina limpio a toquecitos para evitar que se rompan. Otra opción es poner las fresas en un colador un par de minutos y que se escurran solas.
  2. Lavarlas con vinagre. Otra forma de limpiar las fresas es remojándolas en una solución de vinagre y agua. Sí, vinagre, aunque no lo creas es el producto más efectivo para limpiar esta fruta. Para realizar esta técnica correctamente, debes mezclar partes iguales de agua y vinagre blanco en un recipiente y sumergir las fresas en la solución durante unos minutos. Por último, debes enjuagar la fruta con agua fría y secarlas suavemente con papel de cocina.
  3. Use bicarbonato de sodio. El bicarbonato de sodio es un limpiador suave y efectivo que puede ayudar a eliminar la suciedad y los pesticidas de las fresas. Para usarlo de forma correcta debes mezclar una cucharadita de bicarbonato de sodio con 4 tazas de agua en un recipiente grande. Agrega las fresas y remójalas durante unos minutos antes de enjuagar con agua fría y secarlas como antes te hemos contado.
  4. Use un limpiador de frutas y verduras. Si prefieres un limpiador específico para frutas y verduras, puedes utilizar uno para limpiar las fresas. Siga las instrucciones del producto y enjuague las fresas con agua fría antes de secarlas suavemente.

Te puede interesar:

Las fresas contienen antioxidantes y multitud de vitaminas Pixabay

Ahora ya sabes cómo limpiar las fresas de forma correcta utilizando el método que prefieras.