Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

San Vicente encarga un informe a los bomberos sobre la toxicidad del incendio

Cs, Vox y Podemos piden justificar en el Pleno por qué se afirmó que el humo no era tóxico cuando se quemaba la fábrica de caucho - Urbanismo exige a la empresa la retirada de los restos

Varios de los vecinos que denuncian que no pueden abrir sus ventanas. | RAFA ARJONES

Varios de los vecinos que denuncian que no pueden abrir sus ventanas. | RAFA ARJONES

El comunicado del Ayuntamiento de San Vicente del Raspeig asegurando que el humo que salía del incendio de la fábrica de caucho producido el pasado 11 de julio no era tóxico ha generado una ola de indignación. La oposición municipal no da crédito y quiere saber en qué se basó el Gobierno local para afirmarlo.

El fuego provocó la destrucción de una fábrica de caucho en el polígono de Canastell y ha dejado «rescoldos». Y no solo físicos, sino políticos y ciudadanos a cuenta del humo generado por la industria, con emanaciones y olores que han seguido sintiéndose en las dos últimas semanas en todo el municipio, y sobre todo, por la afirmación del Ayuntamiento para tranquilizar a los vecinos.

Así trabajaron los bomberos para intentar sofocar las llamas del incendio de la fábrica de San Vicente

También están los «rescoldos» reales que los vecinos de la zona denuncian que se siguen produciendo. Debido al material que se fabricaba, sigue habiendo conatos de incendio y denuncian que no pueden abrir sus casas porque huele muy fuerte y se les mete el humo en las casas.

Ante la presión de los grupos municipales de oposición y la denuncia presentada por Ecologistas en Acción advirtiendo de que el humo sí es perjudicial para la salud, el Ayuntamiento de San Vicente del Raspeig ha encargado un informe a los bomberos del Consorcio Provincial. Esperan que se justifique la falta de peligrosidad para la salud de los sanvicenteros provocada por las emanaciones que les comunicaron de viva voz.

Acceso balizado a la fábrica de caucho prácticamente destruida.

El alcalde, Jesús Villar, explica que el día del incendio fueron los propios bomberos quienes le tranquilizaron asegurando que el humo no era tóxico. El Ayuntamiento emitió un comunicado indicando a los vecinos que debían cerrar puertas y ventanas para evitar que les entrara en casa, a la vez que aseguraba su nula toxicidad.

Esa afirmación ha provocado que prácticamente todos los grupos de la oposición hayan presentado por escrito una pregunta al equipo de gobierno en el Pleno ordinario del miércoles. Lo han hecho Ciudadanos, Vox y Podemos, y Compromís adelanta que lo hará de forma oral. El PP se ha centrado en el problema de malos olores agudizado tras el incendio.

La concejala de Cs Mariela Torregrosa señala que el Ayuntamiento indicó que el material quemado era caucho, goma y derivados «pero que no obstante, el humo que desprendían estos materiales no era tóxico». Y pregunta «en qué información se basaron y quién fue la fuente de la misma para decir que ese humo no era tóxico» y si el consistorio «tiene certeza a día de hoy de que el humo que se desprendió no era tóxico». En la misma línea se manifiesta el resto de grupos.

El alcalde, Jesús Villar, señala que «cuando se dijo que el humo no es tóxico es porque se habla con el responsable de bomberos y Seprona que hay en la zona y nos comunican que no es tóxico. Lógicamente no debe ser inhalado, pero si hubiera habido peligrosidad para las viviendas habrían sido los primero en desalojar a más zonas».

35

Impactantes imágenes del incendio de la fábrica de San Vicente del Raspeig Alex Domínguez

Villar añade que se ha hecho desde Urbanismo un requerimiento exigiendo a la empresa que retire todo el material contaminante al no hacerlo cuando se le pidió.

Firmas pidiendo soluciones porque «no se puede vivir»

Un grupo de vecinos que viven junto a la fábrica han hecho una recogida de firmas indicando que «es muy difícil vivir en nuestras casas». Le piden al Ayuntamiento que exija a la fábrica que se lleven todo el material que vuelve a arder de forma espontánea. El edil de Vox, Adrián García, defiende sus reivindicaciones y lamenta que «se han preocupado más de la fábrica que de los vecinos». Mientras el alcalde asegura que los servicios sociales se han puesto a su disposición.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats