Suscríbete Información

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Síndic abre de oficio una investigación por la saturación de los servicios sociales en San Vicente

Pide conocer las demoras en las citas, los expedientes pendientes de valorar y los servicios que no se desarrollan tras las denuncias de los trabajadores

El jefe de los Servicios Sociales junto a varios trabajadores en el área de Bienestar Social. ALEX DOMINGUEZ

El Síndic de Greuges de la Comunidad Valenciana ha abierto una investigación de oficio tras conocer la denuncia pública de los trabajadores de los servicios sociales. El Defensor del Pueblo valenciano abre la queja por iniciativa propia, algo poco habitual, tras conocer que la escasez de personal redunda en una peor atención social ya que se acumula retrasos en la atención a los vecinos, o no se atienden los programas y acciones que deberían desarrollarse para dar cobertura a todas las necesidades de la población.

El Síndic, Ángel Luna, se ha dirigido a la Conselleria de Igualdad y Políticas Inclusivas y reclama información sobre el estado del contrato-programa, que prevé la incorporación de 19 trabajadores al departamento de Servicios Sociales para cumplir con los objetivos que se marca la conselleria en la atención ciudadana en los próximos años. Por el momento todavía no se ha incorporado ninguno y es necesaria la modificación de la Relación de Puestos de Trabajo (RPT) para incluir los nuevos puestos, un paso que todavía no se ha dado. El área además cuenta con una decena de empleados menos que a final de año, cuando había 10 personas con contrato temporal. El departamento contaba con 32 trabajadores, a día de hoy son 22 empleados.

Unos empleados públicos que denuncian con un "no podemos más", haber llegado a una situación de saturación extrema. Han estado en primera línea durante los momentos más duros de la pandemia; pero sus estragos lejos de paliarse se han hecho más duros, puesto que la repercusión les ha dejado mucho más trabajo. Indican que se han cuadruplicado las atenciones a los ciudadanos, y advierten de que las situaciones son además más complicadas, con una multiplicación de los problemas mentales de la población y además, también con un incremento actual de casos de violencia machista que atienden.

El Síndic ha considerado investigables las quejas que personalizó en nombre de todo el equipo el jefe de servicio, Marino Martínez, quien el pasado 3 de abril advertía que la pandemia ha complicado las necesidades que Bienestar Social arrastra desde 2008. La más importante, la de disponer de más personal. Pero también reivindican más y nuevos espacios para dar cobertura a las necesidades sociales de San Vicente. Martínez destaca que a un trabajo delicado y generalmente complicado por la situación de muchas personas se le suma ahora que mucha de la población a la que ya atendían se ha desestabilizado mucho más durante el periodo pandémico. El no contar con el personal suficiente supone no poder desarrollar las acciones que por ley se fija para los ayuntamiento. Y ello se traduce en el retraso para dar cita en una atención primaria, más de 60 días para atender urgencias. Situaciones tan delicadas como atender casos de violencia de género únicamente los hace una persona, en una población donde hay entre 110 y 130 atenciones anuales. 

Entre los problemas que le preocupan al Síndic están las demoras para valorar los casos que podrían acogerse a la Ley de Dependencia que superan el año, cuando el límite son 6 meses. O admitir que no hay programa de absentismo escolar ante la falta de trabajadores que puedan ocuparse. El jefe de los Servicios Sociales reconocía que apenas pueden hacer alguna atención en temas de enfermedad mental o discapacidad. Únicamente hay programas de acción comunitaria en Santa Isabel, a través de una empresa.

Para desarrollar su investigación, el Síndic ha solicitado información sobre esta situación de los Servicios Sociales de San Vicente a la Conselleria de Igualdad y Políticas Inclusivas y pide datos concretos en asuntos como la demora tanto a la hora de asignar citas como de valorar a las personas dependientes para recibir las ayudas, sobre los plazos de la Renta Valenciana de Inclusión o el número de niños y adolescentes que puedan estar en lista de espera para ser atendidos.

Los trabajadores municipales de Bienestar Social denunciaron públicamente a través del Diario Información su situación precaria y no poder aguantar más en esas circunstancias. Antes ya habían transmitido de forma interna al equipo de gobierno tripartito (PSOE-EU-Podemos) y a los grupos de oposición, las graves carencias que acumulan los servicios sociales. Y con escritos previos habían dejado claro su nivel de saturación. Pero sin respuesta ni visos de mejora, decidieron hacer pública su situación.

"Estamos igual"

Los trabajadores del departamento de Bienestar Social desconocía este martes que el Síndic ha abierto de oficio una investigación, algo que indican, les parece "muy bien". Lamentan que, por el momento, la situación que denunciaban está en el mismo punto porque "estamos igual". Este mes cuentan con un refuerzo de dos trabajadores sociales, algo que aseguran, todavía es insuficiente para cubrir todas las necesidades que tienen.

Quien sí ha tenido conocimiento de la apertura por parte del Defensor del Pueblo valenciano de una investigación de oficio ha sido el portavoz de Ciudadanos, Pachi Pascual, quien se ha referido a la saturación que afecta a los Servicios Sociales y a la sobrecarga de trabajo de la que han ido alertando los propios funcionarios. "Estamos ante una evidencia más de la incapacidad del tripartito para gestionar este Ayuntamiento, con graves consecuencias para vecinos y trabajadores”, asegura. Para Pascual, la situación de los Servicios Sociales es "insostenible, con una sobrecarga de trabajo que el tripartito no es capaz de solucionar y que provoca retrasos de más de un año en la valoración de las personas con dependencia, demoras en las citas, programas como el de absentismo escolar que no se realizan o asuntos tan importantes como la salud mental o la discapacidad que están totalmente desatendidos”.

El portavoz de Ciudadanos ha afirmado que “el colapso de los Servicios Sociales ha llevado al Síndic de Greuges a hacer algo tan poco habitual como es iniciar de oficio una investigación por la posible vulneración de los derechos y libertades de las personas, algo que debería llevar a Jesús Villar a plantearse cómo está gestionando el Ayuntamiento, en su condición de alcalde y también de concejal de Recursos Humanos”.

"Lo que está ocurriendo con Servicios Sociales afecta tanto a los trabajadores del departamento, que tienen que realizar un sobresfuerzo increíble para tratar de atender a todas las personas que acuden a ellos, como a los ciudadanos, que ven cómo las valoraciones de la dependencia se retrasan, las citas para ser atendidos sufren demoras inasumibles y otros muchos problemas que han llevado al Síndic a iniciar una investigación de oficio”, denuncia.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats