Suscríbete

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Mutxamel realizará una excavación arqueológica en la Iglesia para confirmar la existencia de una cripta

El Ayuntamiento aprueba una subvención para la parroquia de 40.000 euros para levantar este verano el suelo de una parte de la nave central, para acabar con el hundimiento que sufre y aclarar qué estructura se halla oculta debajo. Un estudio con georradar apunta que podría tratarse de un vaso sepulcral con enterramientos de hace varios siglos

Zona de la iglesia bajo cuyo suelo se ha detectado una estructura que podría ser una cripta Pilar Cortés

Mutxamel va a desentrañar este verano uno de los secretos que oculta la Iglesia de El Salvador. La parroquia, en colaboración con el Ayuntamiento, va a realizar una excavación arqueológica en la nave central del templo. El objetivo es acabar con el pronunciado hundimiento que sufre el suelo desde hace décadas en una zona, para garantizar la seguridad y evitar los tropiezos que se registran. Y de paso, se espera confirmar si esto se debe a que existe una cripta en el subsuelo donde podrían haber enterramientos de hace varios siglos.

En 2019 el Ayuntamiento encargó a la Universitat Politècnica de València (UPV) un estudio en tres dimensiones con georradar, que confirmó la existencia de una estructura en la zona del hundimiento que podría ser una cripta. Y el pasado jueves el pleno aprobó una subvención nominativa de 40.000 euros a la parroquia, con los votos a favor de todas las formaciones salvo de Podemos, que se abstuvo, aunque se mostró también a favor de la obra.

El edil de Cultura, Rafael García Berenguer (PP), explicó en el pleno que el convenio entre el Ayuntamiento y la parroquia por el que se concede esta ayuda busca restaurar la parte de la nave central que está hundida. Recordó que en 2019 el georradar advirtió que "había una estructura que alguna zona estaba colmatada y en otra no, y era necesario una excavación". El regidor apuntó en declaraciones a INFORMACIÓN este viernes que "puede ser que lo que haya sea una cripta, que podría estar repleta de escombros, o una boca de riego, u otro estructura. Hasta que no se abra no lo sabremos. Pero es necesario es actuar y acabar con ese hundimiento, que se ha acentuado desde que en 2003 entró en el templo una grúa de grandes dimensiones" durante las labores de restauración que se realizaron en la iglesia. Así, se ha generado un pequeño escalón en el lateral que provoca tropiezos de feligreses, y con la actuación, que incluye la excavación arqueológica y la restauración del firme, se espera poner fin a este problema.

El hundimiento ha generado un escalón con el que tropiezan los feligreses Pilar Cortés

La actuación está previsto que se realice este verano, y debe estar acabada y justificada el 30 de octubre para recibir la totalidad de la ayuda, aunque en función de lo que aparezca en el subsuelo, estos plazos y la ayuda económica podrían aumentar, señaló García Berenguer. Por su parte la parroquia está a la espera del permiso de la Conselleria de Cultura, ya que se trata de un Bien de Interés Cultural (BIC), y la autorización se espera llegue en breve, por lo que las obras podrían arrancar en cuestión de semanas.

El templo tiene su origen en 1513. Dos siglos después, entre 1777 y 1865 se acometió la reconstrucción y ampliación, que convirtieron la iglesia en el edificio que conocemos hoy en día. En el siglo XVI, lo más corriente era que los fieles, especialmente los que aportaron parte de sus propiedades a la Iglesia, se enterraran debajo del mismo templo al que mostraban devoción. Y la zona donde se va a excavar es el área donde el estudio con georradar detectó ese supuesto vaso sepulcral subterráneo, situado a la entrada del templo actual, delante de donde llegaba el altar original de hace cinco siglos. Falta por confirmar si se trata de un cripta, y si aún alberga restos humanos y/o materiales.

Discrepancias en la datación

Además, el Ayuntamiento está realizando un estudio arqueológico de la arquitectura del templo, para conocerlo mejor y aclarar discrepancias sobre su datación, ya que las fuentes historiográficas sitúan en 1513 el origen de la torre campanario, que constituye un elemento defensivo adosado a la parroquia, aunque sus materiales y tipología hacen pensar que es anterior y se levantó antes que el templo. Así mismo, en la excavación arqueológica de la base de la torre de 2003 se localizó un estrato que situaría su construcción en el siglo XV, y no en el XVI. Por ello se tomaron muestras el pasado verano para ser analizadas con la prueba del carbono 14, cuyos resultados se espera que lleguen en breve.

La torre campanario de la Iglesia

En el pleno todos los grupos respaldaron estas obras. Desde la oposición el PSOE defendió las inversiones en patrimonio y manifestó que, dependiendo de lo que se encuentre en el subsuelo, "nos gustaría que se quedara a la vista", ya fuera a través de un cristal o que se pudiera visitar. En la misma línea se manifestó Compromís, mostrándose a favor de cualquier actuación que busque conservar "las pocas cosas que tenemos". Podemos se mostró a favor pero lamentó que no se haya previsto qué hacer con lo que se pueda encontrar y que se fuera más "ambicioso" con esta excavación, para que se pudiera visitar y tener continuidad en el futuro, por lo que se abstuvo al considerar que es necesario un plan más amplio. Y Vox destacó que se trata de un patrimonio deteriorado que "hay que arreglar" .

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats