Suscríbete desde 3,99€/mes

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

CORONAVIRUS

Una comida de empresa desencadena un segundo brote en Santa Pola con 4 afectados

Sanidad precisa que este nuevo foco de covid nada tiene que ver con el primero, detectado a principios de semana y que afecta a cuatro miembros de una familia

Personal sanitario en el hospital de campaña instalado en el Hospital General de Alicante. PILAR CORTÉS

Personal sanitario en el hospital de campaña instalado en el Hospital General de Alicante. PILAR CORTÉS

Salud Pública ha detectado un segundo brote de coronavirus en la localidad de Santa Pola. Se trata también del segundo brote de la enfermedad que surge en la provincia de Alicante desde el inicio, el pasado 22 de junio de la llamada «nueva normalidad», que trajo consigo la libre circulación entre comunidades autónomas y la llegada de turistas de otros países.

Este segundo brote tiene su origen en una comida de una empresa y hay cuatro personas afectadas. Desde la Conselleria de Sanidad señalaron ayer por la tarde que este foco nada tiene que ver con el brote detectado a comienzos de esta semana en una familia de esta localidad y en el que también se han visto afectadas cuatro personas cuyo estado de salud no reviste gravedad, según han precisado fuentes sanitarias.

Salud Pública también ha comunicado en las últimas horas la aparición de un brote de origen familiar en la localidad de Gandía, en la provincia de Valencia, que se ha extendido a sus contactos sociales y, hasta el momento, suma 10 casos positivos. Según precisaron ayer desde Sanidad, se están estudiando todos los contactos para llevar a cabo una búsqueda activa de casos.

La alcaldesa de Santa Pola, Loreto Serrano, pide prudencia y que no sigan difundiéndose bulos por la red que perjudiquen a las familias que han contraído el virus. La primera edil apunta que hay usuarios en las redes sociales que se están dedicando a señalar a establecimientos que supuestamente han cerrado porque están afectados por el virus o que se había cerrado un edificio por el covid-19, algo que la alcaldesa desmiente. Por otro lado, pide que se haga caso de los canales oficiales y que la población no se alarme. «Estoy preocupada por cualquier cosa que pase en mi municipio, pero no estoy alarmada, el brote del otro día está controlado y con este nuevo la Conselleria lo detecta y hace control y seguimiento». Asimismo, Serrano señala que en otros municipios también se han declarado brotes por lo que pide que no se ponga sólo el foco en Santa Pola «porque el virus está vivo y no se libra nadie, por eso no hay que alarmar porque también nos puede hacer mucho daño a nivel económico». Por otro lado, la primera edil señala que el Ayuntamiento está trabajando para prevenir dentro de sus posibilidades, están pendientes de hacer revisiones de que se cumple el protocolo en establecimientos y ya han interpuesto sanciones a quienes no llevan la mascarilla.

Brotes activos

Con los dos nuevos brotes surgidos en las últimas horas son ya 13 los focos de coronavirus activos en la Comunidad Valenciana, que afectan a un total de 103 personas.

El primero de los brotes detectados fue en una empresa cárnica de Rafelbunyol, en la provincia de Valencia. En una primera fase dieron positivo siete personas, de las que seis han recibido ya el alta. En una segunda fase también dieron positivo otras siete personas, aunque en este caso cinco de ellas corresponden a infecciones pasadas, como determinó la prueba sanguínea de alto rendimiento Elisa que Salud Pública realizó al resto de trabajadores.

Tras este brote surgieron otros. Uno de los más importantes en cuanto a número de personas en la ciudad Castellón, con 35 afectados. El origen de este brote fue una cena en la noche de San Juan y en la que participaron tres familias y en la que también estuvo presente una persona procedente de Lleida, una de las regiones de España más afectadas por los brotes.

Al margen de este brote, también hay otros más pequeños de origen familiar en la localidad valenciana de Foios, que afecta a 12 personas; en Llíria, con 3 contagiados; en la ciudad de València, con 5 afectados; en Burjassot, con 6 positivos; en Borriana, con 4 personas contagiadas y en la localidad valenciana de Fortanely que ha afectado a tres personas. También hay brotes en un centro de acogida de inmigrantes de Cullera, con 2 casos y en un piso de acogida de València, con 4 contagiados. Todos estos brotes permanecen activos, pese a que Salud Pública no ha detectado, en muchos de ellos, nuevos casos en los últimos días. Por el momento, las autoridades sanitarias dan por controlados la situación en la Comunidad, igual que el presidente de la Generalitat, Ximo Puig, quien señaló ayer que todos los rebrotes están controlados, aunque ha indicado que «no se puede hablar de control absoluto», pues «la sociedad sin riesgo no existe».

Cuando una persona muestra síntomas de padecer la enfermedad debe acudir a su centro de salud, y en el plazo de 24-48 horas se le hace una prueba PCR. En caso de confirmarse la enfermedad, se inicia un estudio de todos los contactos que ha tenido el paciente para indicarles que guarden cuarentena y hacer nuevas pruebas. El objetivo, poder acotar el brote antes de que se extienda.

Balance de casos

En las últimas horas se han confirmado 23 casos nuevos de la enfermedad en la Comunidad Valenciana, tres de ellos en la provincia de Alicante. Estos nuevos datos sitúan la cifra total de afectados en 11.861 personas en la Comunidad Valenciana, de ellos 4.019 en la provincia. La buena noticia es que no se registran fallecidos en Alicante desde el pasado 30 de junio, por lo que cifra global de decesos se mantiene en 512 y 1.476 a nivel Comunidad, que ayer encadenó el octavo día sin víctimas de la pandemia. En los hospitales de la provincia sigue bajando el número de personas ingresadas. Quedan sólo 17 pacientes, dos menos que el día anterior, y de ellos dos permanecen en las UCI.

Barceló asegura que hay material de protección almacenado para seis meses

La conselleria niega que falten equipos y afirma que se distribuyen en función de las necesidades de cada hospital

La Conselleria de Sanidad asegura que todos los hospitales de la Comunidad Valenciana «cuentan con material suficiente que se encuentra almacenado en los diferentes centros logísticos habilitados por la Generalitat y desde los cuales se distribuye en función de las necesidades de cada departamento». Sanidad sale así al paso de las críticas hechas el martes por la presidenta del Colegio de Médicos de Alicante, María Isabel Moya, quien señaló que en el Hospital General de Alicante, donde trabaja como radióloga, no tiene todos los días mascarillas quirúrgicas.«Algunas partidas que nos dan de guantes no están homologadas para proteger contra los virus; es decir, que hay deficiencias en el material de protección» dijo. Isabel Moya realizó estas declaraciones tras mantener un encuentro con el síndic de Ciudadanos en las Cortes Valencianas, Toni Cantó, para valorar la situación del sector. Moya pidió más protección para los sanitarios para atender a los sospechosos de covid durante el otoño. «Necesitaremos no solo mascarillas quirúrgicas, sino FFP?, batas, guantes que protejan contra los virus». «Y eso yo, desde luego, en los hospitales no lo veo», añadió en referencia a los equipos de protección. Isabel Moya, manifestó que «no hay todo el material que debería y en todos los lugares» e insistió en que «puede ser que ese material esté en stock, que en las UCI y en los servicios de Urgencias no falte, pero no todos los médicos que están en contacto con un paciente tienen el material que debieran».

Desde Sanidad señalan que hay stock suficiente para los próximos 6 meses.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats