El obispo de Alicante-Orihuela, Jesús Murgui, firmó este miércoles el decreto por el que se suprimen todas las procesiones de Semana Santa y las estaciones de penitencia para 2021 en las poblaciones integradas en la Diócesis ante el empeoramiento de la situación epidemiológica. Esto significa que por segundo año consecutivo no se celebrará la tradicional manifestación de la Semana Santa en la vía pública.

La cancelación de actos, adoptada «hasta que no se establezcan otras medidas al respecto», afecta a todas las poblaciones que forman parte de la Diócesis, que integra a la mayor parte de la provincia excepto a Alcoy y Cocentaina, y a las localidades al norte de Calpe, que pertenecen a la Archidiócesis de Valencia. En el decreto, el obispo explica que se toma la decisión «ante el alarmante incremento de casos de contagio por el covid-19 en nuestra Diócesis. Teniendo en cuenta también las actuales previsiones sobre la aplicación de las vacunas, parece muy conveniente seguir evitando la concentración de grandes grupos de personas y su libre circulación».

En el mismo documento, monseñor Murgui abunda en que se adopta esta determinación tras consultar con la Junta Diocesana de Cofradías y Hermandades de Semana Santa sobre la posibilidad de celebrar este año procesiones y actos cofrades que llevan consigo el uso de la vía pública. También se han tenido en cuenta las peticiones realizadas por parte de algunas hermandades, y se ha escuchado al Consejo Episcopal.

El Obispado cancela las procesiones en toda la Diócesis por el aumento de los casos de coronavirus

El prelado invita a las hermandades a desarrollar ejercicios de piedad propios de la Cuaresma en comunión con consiliarios y párrocos, y a incrementar la ayuda fraterna a los que sufren soledad y carencias económicas como consecuencia de la pandemia. «Ellos son el rostro de Cristo sufriente y cercano que sí veremos en la calle. Os propongo que se concrete esta ayuda en alguna iniciativa o gesto a través de los diferentes secretariados y delegaciones de acción social y caritativa de la Diócesis», señala Murgui dirigiéndose a las hermandades. Sí se mantienen las celebraciones litúrgicas de la Semana Santa, sujetas siempre a las disposiciones en cada momento de las autoridades.

Asimismo, se exhorta a los fieles a intensificar «la participación y vivencia del Triduo Sacro». La supresión de las procesiones ha causado tristeza en las cofradías de los distintos municipios así como resignación. «No por esperada es menos dolorosa», dijo el presidente de la Junta Mayor de Hermandades de Semana Santa de Alicante, Alfredo Llopis, al confirmarse la noticia . «Las procesiones como se conocen cada año en cada barrio y parroquia han sido suspendidas pero la Semana Santa en sí no se va a cancelar, se va a poder disfrutar en la intimidad de nuestros hogares y parroquias, será una Semana Santa sentida y muy íntima. En ese sentido, todos creemos que va a ser una vuelta a los orígenes de la propia celebración y de la Pasión de Nuestro Señor».

Te puede interesar:

En breve se reunirán con el alcalde, el obispo y los hermanos mayores de las hermandades «para preparar una Semana Santa íntima y bonita». La premura en la medida ha causado cierta sorpresa en la Junta alicantina que, tras la suspensión de la Semana Santa de Sevilla, pidió que se promulgara por parte del Obispado una manifestación de carácter orientativo que sirviera de base a las hermandades y cofradías de la Diócesis respecto a la celebración de la Semana Santa 2021, lo que quedó pendiente de confirmación. El presidente de la Junta Mayor de Semana Santa de Elche, Joaquín Martínez, señaló que «por desgracia era una noticia que ya estábamos esperando todas las cofradías y hermandades de la ciudad. Que se suspendan las procesiones no quiere decir que no vayamos a vivir la Semana Santa.

En breve, desde la Junta Mayor pondremos en marcha distintas iniciativas culturales y de difusión de nuestra actividad». También se recibió con tristeza, pero no asombro, la cancelación de las procesiones entre la familia de la Semana Santa de Orihuela, de Interés Turístico Internacional. «Era de esperar por la situación actual que estamos viviendo, estamos entristecidos», dijo José Sáez Sironi, presidente de la Junta Mayor de Cofradías, Hermandades y Mayordomías. «Llevamos dos años cancelando la Semana Santa y es muy triste porque el objetivo de la Junta Mayor es el de sacar las procesiones a la calle y hacer pública la Pasión del Señor, pero esta pandemia lo impide, y está siendo muy frustrante», apuntó. La Junta Mayor se reunirá este jueves para decidir los actos simbólicos que tiene previsto convocar para compensar la suspensión de los desfiles procesionales en la calle.