Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las reservas del Reino Unido en la Costa Blanca crecen un 400% pero se concentran en el otoño

Los hoteles advierten de que el verano será complicado porque el turismo nacional no compensará al británico por la crisis - Las compañías aéreas crean una app para registrar los datos covid del pasajero en el móvil

Un grupo de turistas en la playa de Levante de Benidorm este febrero. | DAVID REVENGA

Un grupo de turistas en la playa de Levante de Benidorm este febrero. | DAVID REVENGA

Los hoteleros de la Costa Blanca han vuelto a darse un baño de realidad esta semana al comprobar que si bien se han disparado las reservas hasta un 400% desde que el Reino Unido anunció el martes que a partir del 17 de mayo los turistas británicos volverán a viajar y a hacer turismo, estas se concentran, de momento, para el otoño, a partir de octubre, cuando parece que se producirá el esperado «renacer» del turismo británico, que en el ya inminente marzo hará un año que prácticamente desapareció de la Costa Blanca. En concreto el que llenaban los hoteles.

Una coyuntura, que aunque puede variar en función del ritmo de vacunación, hace pensar que el próximo verano volverá a ser similar al de 2020 y centrado en el mercado nacional, por lo que la ocupación media no irá mucho más allá del 60%. A la incertidumbre diaria de la evolución del virus y el ritmo lento de vacunación se suma, además, que la economía de las familias españolas está muy tocada tras doce meses de crisis económica, por lo que los hoteleros no esperan grandes niveles de ocupación, como lo confirma, además, el que unos cien establecimientos no prevén que puedan, incluso, abrir sus puertas en verano, y gran parte de ellos llevan cerrados desde noviembre de 2019.

La Fundación de Cajas de Ahorros prevé que la facturación del turismo el próximo verano será en torno a un 26% de un verano «normal» como el gran 2019

decoration

De ahí que la patronal considere clave que el Gobierno concrete de inmediato el plan económico de choque que anunció el martes en el Congreso el presidente Pedro Sánchez con una inyección de 11.000 millones de euros -este viernes el presidente volvió a la ambigüedad al señalar que se destinarán a ayudar al balance de la empresas-, de los que la mayor parte iría a paliar la crisis del sector, la más grave en cien años, como ha recordado Toni Mayor, presidente de Hosbec.

José María Caballé, presidente de Servigroup, cadena que trabaja desde hace años con el turismo británico, incluso con hoteles enfocados a sus gustos, sostiene que «es pronto para ver y comprobar la desescalada. Estamos preparados pero no es menos cierto que a la crisis sanitaria se une también la económica. Por supuesto que los ingleses quieren viajar y volver a Benidorm, como los españoles, pero debemos ser cautos. Lo que está claro es que los hoteleros estamos preparados para reabrir y recibir a los turistas con todas las medidas de seguridad», subrayó Caballé.

La Fundación de Cajas de Ahorros (Funcas) estima, por su parte, que el turismo tendrá un comportamiento en línea con el verano 2020 y se situará en torno al 26% de un verano normal, pero si persiste el miedo a viajar durante este año, la recuperación se retrasaría hasta 2022 y por lo tanto el crecimiento del PIB español se reduciría al 4,2% en 2021 y 5,3% en 2022. Funcas advierte en un informe que en este caso, el riesgo de pérdida de tejido productivo «sería muy elevado, exigiendo una reestructuración del sector». Con esta incertidumbre alrededor del turismo, el crecimiento de este año estará impulsado por el consumo privado.

Por otro lado, a partir de marzo, la Asociación Internacional del Transporte Aéreo (IATA) tiene previsto poner en marcha la «app» «IATA Travel Pass», aplicación en la que los pasajeros podrán administrar sus datos de vacunación y los certificados de pruebas covid. Este sistema facilitará el cruce de fronteras y ayudará a la reapertura definitiva del sector de vuelos internacionales. La Asociación Internacional del Transporte Aéreo ha desarrollado una aplicación para teléfonos móviles donde cada pasajero podrá incluir los datos de la vacunación, así como los certificados de las pruebas. La herramienta digital se lanzará en marzo y el objetivo es que evite tener que llevar documentos físicos, proporcionando más seguridad y eficiencia. Además, facilitará el movimiento transfronterizo de pasajeros, lo que, según las aerolíneas, debe ayudar a la reapertura del mercado de vuelos internacionales y por lo tanto, a la economía, el turismo, los viajes corporativos y de congresos.

En cuanto a la creación del pasaporte sanitario en el que ya trabaja la CE, la intención es que Bruselas lo tenga marcha para el verano. Este sistema se convertiría en una opción complementaria más para permitir los viajes internacionales en condiciones de seguridad a la vez que se controla la propagación del coronavirus.

De momento, se recurre a los test PCR, las cuarentenas de al menos cinco días y los registros digitales para posibilitar el seguimiento en la mayoría de países comunitarios. Las vacunas para el coronavirus, no están autorizadas para menores de 18 años en la UE, por lo que no se podría limitar los viajes a aquellos inoculados.

Trescientos mil euros para apoyar a la hostelería

El Patronato Costa Blanca aprobó el Plan de Actuación del organismo para este año, que perfila como líneas estratégicas cinco puntos clave con los que pretende estimular al sector turístico de la provincia, afectado duramente por la pandemia. Entre las medidas destaca la creación de una ayuda a fondo perdido de 300.000 euros para paliar los daños de la hostelería. La partida será coordinada por la Asociación de Restaurantes de Alicante (ARA), y el objetivo es trazar un plan que beneficie a todo el sector. Entre las actuaciones realizar un censo completo de trabajadores y establecimientos del sector y redactar un plan estratégico.

Compartir el artículo

stats