Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Curarse a través de un grupo de WhatsApp

El Hospital de Sant Joan implanta un servicio de atención directa e inmediata desde el móvil para pacientes crónicos complejos - La Enfermería de gestión prevé ampliar la red en la provincia

La enfermera de gestión de casos en el Hospital de Sant Joan, Mar Luri.

La enfermera de gestión de casos en el Hospital de Sant Joan, Mar Luri. PILAR CORTÉS

Tecnología al servicio de la Sanidad. En un intento de acercarse al paciente eludiendo la pandemia, el Hospital de Sant Joan de Alicante ha abierto un grupo de en esta red social para que los enfermos crónicos puedan dirigirse al médico, de inmediato y desde su casa, para manifestar dudas o dolencias sin esperas.

El Hospital de Sant Joan ha dado un paso más allá en su interés por llegar al paciente en medio de la complejidad añadida a causa de la pandemia, y ha creado un grupo de WhatsApp con el que consigue que decenas de pacientes aquejados por patologías crónicas complejas, mantengan un hilo directo con la atención médica que necesitan sin moverse de casa.

Este nuevo servicio, surgido durante el confinamiento como un sistema de emergencia para mantener el cuidado de estas personas que, por su delicado sistema inmune, corrían peligro de contagio si se acercaban al hospital o al centro de salud correspondiente, ha acabado dando tan buenos resultados como destaca una de las gestoras, Mar Luri, que no solo se va a mantener ya como un servicio sanitario más del hospital, sino que se propone su ampliación al resto de la red sanitaria de la provincia e incluso de la Comunidad.

«Es muy efectivo y rápido. Al contactar directamente por WhatsApp, el paciente dice lo que necesita y le buscamos de inmediato la cita correspondiente en el centro de salud o el contacto, si fuera el caso, con el especialista. Es muy práctico. A ellos les ayuda mucho y en la Sanidad se gana tiempo también y recursos», explica Luri.

Urgencia

Desde su cargo como enfermera gestora de casos, Mar Luri lleva a cabo a través de este grupo de WhatsApp sanitario/pacientes un seguimiento asistencial continuo de los pacientes crónicos complejos, con el apoyo de la red que han implantado con algunos centros de salud, en los que otras enfermeras gestoras sirven a su vez de enlace.

Entre los casos más urgentes resueltos figura una insuficiencia respiratoria de la que informó el paciente

decoration

Entre los casos más urgentes que ha tratado hasta el momento, Luri apunta una compleja insuficiencia respiratoria que llegó a través de un mensaje del WhatsApp por el propio paciente. «Desde aquí llamamos al 112 y le derivaron a Urgencias». Recuerda más recientemente a otro paciente que sufrió una caída muy aparatosa que alarmó mucho a su hija, porque el herido estaba lleno de sangre. «Estuvimos tranquilizando a la hija y controlando la situación hasta que llegó al ambulancia», apunta la profesional.

Otras cuestiones que no son tan urgentes, pero que igualmente facilitan la asistencia a través del WhatsApp, se refieren al tratamiento asiduo de curas por úlceras. «Resolvemos dudas y enlazamos con Hematología o Cirugía dermatológica si se produce algún empeoramiento, o también en caso de que haya cambios de tratamiento, para unificar la atención que recibe el paciente evitando la fragmentación en el cuidado», añade la enfermera gestora de casos. «El contacto con el médico de cabecera, en su caso, derivándole por ejemplo la analítica del Hospital de Día, puede llegar a evitar un ingreso» que en el caso de estos pacientes inmunodepresivos por sus patologías puede evitar otras complicaciones.

La responsable del servicio asegura que no se producen abusos y que también se ofrece apoyo emocional

decoration

Añade que se está implantado en algunos centros de salud gracias también a la implicación de otras enfermeras gestoras como son Pepa Martínez, Carmen Niquel, Raquel Picazo y Silvia Pinzone, a las que se suma su compañero en el servicio del Hospital de Sant Joan, Isaac Badía. «Cuantas más gestoras haya en el departamento de salud, mejor, porque podremos ir ampliando el servicio al conjunto de centros de salud y pacientes crónicos complejos», subraya Luri. «Es una figura clave que vamos a ir aumentando porque facilita y apoya al paciente».

Su control del servicio les faculta para resolver las necesidades del paciente tanto a nivel de UCI como de rehabilitación o psiquiatría, al ponerles en contacto con el especialista que corresponda. «Como el contacto es directo, se facilita mucho el servicio a través de la correspondiente gestora, por ejemplo, en el centro de salud de El Cabo, de El Pla o de la calle Gerona», entre otros.

Sin vuelta atrás

Mar Luri advierte muchas más posibilidades a este nuevo servicio de WhatsApp sanitario, porque no concibe que después de lo que ha provocado la pandemia haya una vuelta atrás en este tipo de gestiones de mejora. «Hay muchos ancianos que viven solos en casa, sin ascensor, o matrimonios muy mayores que cuidan uno del otro, y que con un servicio de este tipo se sienten seguros y atendidos en cuanto lo necesiten».

Añade que, por otra parte, un servicio de este tipo favorece que los centros de salud no se llenen de gente a la que se puede atender en muchas ocasiones mediante indicaciones precisas tras el contacto por WhatsApp.

Frente a lo que se pueda presuponer, Luri asegura que los pacientes con acceso al WhatsApp, -previamente asignado por sus respectivos médicos en función de la complejidad de sus casos-, «suelen ser muy prudentes en el uso del servicio. Con el tiempo también se les va conociendo y viendo quién precisa más apoyo, o incluso te puedes adelantar a lo que van a necesitar. En general no abusan, y si alguien lo hace es porque le hace falta», insiste.

Y no solo esto, el WhatsApp incluso puede servir de apoyo emocional, cuestión que desde Enfermería valoran especialmente porque incluso puede llegar a evitar males mayores.

Compartir el artículo

stats