Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Rechazo de los sindicatos al desmantelamiento de las emergencias en la provincia de Alicante

La junta de personal del Hospital General advierte de que aumentarán los tiempos de espera

Una ambulancia presta un servicio urgente en Alicante

Una ambulancia presta un servicio urgente en Alicante

La Junta de Personal del departamento de salud de Alicante ha manifestado "su mayor y absoluto rechazo" a las previsiones de la Conselleria de Sanidad de desmantelar los Cicus provinciales.

"Han vulnerado los derechos de negociación, ninguneando a los representantes legales de los trabajadores, mostrando una conducta antisindical, incumpliendo la Ley de Transparencia, negando y obviando los derechos de defensa y promoción, el acceso a la documentación, la participación, poder efectuar propuestas, la representación, obstaculizando que vigilemos el cumplimiento de las normas, etc".

La junta de personal tacha de "inaceptable la publicación de un borrador de estructura y organización de SES que pretende unificar y centralizar el Servicio en Valencia, desmantelando el modelo provincial. Acaparando medios y recursos ajenos para Valencia a costa de menguar la capacidad de respuesta y atención de Alicante"

Advierten de que las consecuencias para la provincia serán la pérdida en empleo y riqueza, con la reducción de plantilla. También la la amortización de plazas y cierre del Centro de Información y coordinación de Urgencias de Alicante (CICU) y la merma de calidad, en la atención sanitaria de urgencias y emergencias. La junta de personal advierte de que aumentarán los tiempos de respuesta y espera, y disminuirá la agilidad y la eficacia, donde en situaciones extremas 1 minuto, puede ser la diferencia entre la vida y la muerte. 

"Defendemos el Modelo Provincial del SES Alicante, como única fórmula de gestión y dirección eficaz y eficiente. Desde que carecemos de Dirección en Alicante, su gestión y organización desde Valencia ha sido un verdadero desastre, demostrando su incompetencia, incapacidad e ineptitud. Todos estos responsables del SES y de la Conselleria deberían dimitir o ser cesados", añaden.

"Solo desde la gestión próxima y directa se dan los parámetros de calidad y eficacia. Lo contrario dilata los tiempos de respuesta y empeora la atención médica urgente", concluyen.

Compartir el artículo

stats