Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La nueva tarifa eléctrica dispara la factura de las empresas hasta un 30% y amenaza su competitividad

Numerosas compañías están apostando por la energía fotovoltaica mientras otras se plantean desviar parte de su producción a otros países

Fundiciones Balaguer, de
Onil, que va a desviar el
20% de su producción 
a Turquía. juani ruz | JUANI RUZ

Fundiciones Balaguer, de Onil, que va a desviar el 20% de su producción a Turquía. juani ruz | JUANI RUZ

La nueva tarifa eléctrica, unida al encarecimiento sin precedentes de la energía que se está registrando en los últimos meses, se ha convertido en una grave amenaza para el sector económico. La factura, en concreto, va a registrar incrementos de hasta el 30% en las empresas, en lo que supone un auténtico torpedo en su línea de flotación. Así lo advierten los sectores más representativos de la provincia de Alicante, sobre todo los exportadores, que ven cómo se está poniendo en riesgo su competitividad a la hora de vender en el exterior.

Numerosas compañías están apostando por instalar plantas fotovoltaicas, mientras otras, directamente, se plantean deslocalizar parte de su producción, trasladándola a otros países con unas mejores condiciones en cuanto a costes energéticos. También las hay que estudian modificar sus horarios y turnos para adaptarse a las nuevas franjas horarias, aunque apenas tienen margen de maniobra.

Dos factores han desencadenado la tormenta perfecta en el mercado de la energía en España. En primer lugar, el fuerte incremento del precio de la luz, que ha propiciado que los últimos tres meses hayan sido los más caros de la historia. En junio, sin ir más lejos, la subida ha sido del 21,4%, lo que se atribuye a factores como la climatología adversa o la parada programada de dos centrales, lo que no ha evitado sospechas respecto a presuntas conductas anticompetitivas de las eléctricas. El otro factor es la nueva tarifa, basada en franjas horarias, que va a suponer aumentos de hasta el 30% en las facturas a las que tienen que hacer frente las empresas.

Esta situación ha puesto en pie de guerra los empresarios, que suman, además, el encarecimiento que están sufriendo las materias primas y los fletes de los contenedores para el transporte de mercancías. Desde la Confederación Empresarial de la Comunidad Valenciana (CEV), se advierte de que estos incrementos de costes, además de propiciar una evolución ascendente de la inflación, están estrechando los márgenes empresariales hasta unos niveles insostenibles, comprometiendo directamente su competitividad.

Por su parte, el presidente de la Cámara de Alicante, Juan Bautista Riera, también hace referencia al impacto que estas subidas de la factura van a tener sobre la competitividad empresarial. «Es un tema preocupante -señala-, y vamos a realizar un sondeo entre los diferentes sectores para saber cómo les está afectando y trasladarlo a los órganos competentes».

METAL

La incidencia va a ser irregular, dependiendo del sector. El del metal es uno de los más afectados, al tratarse de un consumidor energético intensivo. La Federación de Empresarios del Metal de la Provincia de Alicante (Fempa) destaca que el hecho de que España sea uno de los países más caros está perjudicando claramente a las empresas, dado que no pueden competir en igualdad de condiciones en el exterior. De ahí que se reclamen al Gobierno acciones para reducir la factura, y también inversiones en infraestructuras, dado que hay momentos de saturación y las líneas no soportan la demanda. El impacto del recibo va a ser de tal calado que alguna empresa, como es Fundiciones Balaguer, en Onil, ya tiene decidido desviar el 20% de su producción a una fábrica en Turquía. La compañía, según su gerente, Santiago Balaguer, consume 1,5 millones de euros en electricidad al año, y ahora, con el cambio de franjas horarias, no podrá fundir durante dos horas en las que sí lo venía haciendo, debido a que se triplica el precio.

CALZADO

El calzado, principal sector exportador de la provincia, no es un sector de consumo intensivo, pero, aún así, desde la patronal nacional Fice se denuncia que van a reducirse los márgenes de beneficios, al tiempo que se penaliza la competitividad exterior. El encarecimiento de los precios está llevando a muchas empresas a decantarse por la energía fotovoltaica. Algunas firmas están intentando adaptar los horarios a las nuevas franjas horarias, aunque, según se advierte desde la patronal, el margen de maniobra en este sentido es muy limitado.

JUGUETE

La Asociación Española de Fabricantes de Juguetes (Aefj) resalta que este sector no es un gran consumidor de energía, salvo aquellas empresas que disponen de secciones de inyección de plásticos. Con todo, subraya que se trata de un nuevo elemento que encarece los costes empresariales, en un momento en que los precios de las materias primas también andan disparados.

TEXTIL

La Asociación de Empresarios Textiles de la Comunidad Valenciana (Ateval) se queja de que España tenga los precios eléctricos más caros, y aconsejan a las empresas que contraten las tarifas que más les pueden convenir, en función de sus horarios de producción. En este sector son muchas las compañías que en los últimos tiempos están optando por las plantas solares. Este es el caso de Francisco Jover o Hilaturas Sanchís, ambas en Cocentaina, en una apuesta que, según explican sus responsables, aparte de abaratar costes, busca también profundizar en la economía sostenible.

MÁRMOL

La asociación Mármol de Alicante asegura que este sector va a ser uno de los principales damnificados por los incrementos tarifarios, teniendo en cuenta que la maquinaria que se utiliza, como es el caso de los cortadores de bloques, consumen mucha energía. Los contratos firmados por las empresas son de un mínimo de 800 kilowatios. Una de las pocas opciones de las empresas pasa por amoldar turnos, aunque también aquí resulta complicado, porque ya en estos momentos arrancan en la mayoría de los casos a las seis de la mañana, teniendo en cuenta que se trata de explotaciones a cielo abierto y se intentan aprovechar al máximo los primeros instantes de luz solar.

TURISMO

La Asociación Empresarial Hostelera de Benidorm, Costa Blanca y Comunidad Valenciana (Hosbec) calcula que el incremento medio anual de la factura para este sector va a ser del 10%, y que el mayor impacto se registrará en agosto, justo el periodo de más consumo, toda vez que, si hasta ahora todo el mes era de tarifa reducida, ahora va a pasar también una regulación por franjas horarias.

CONSTRUCCIÓN

La Asociación Provincial de Promotores Inmobiliarios de la Provincia de Alicante (Provia) asegura que no les va a afectar significativamente, dado que no se trata de un sector de grandes consumos. Consideran, incluso, que les puede beneficiar desde el punto de vista comercial a la hora de promocionar las viviendas actuales, mucho más eficientes a nivel energético que las antiguas.

COMERCIO

La Federación Alicantina de Comercio (Facpyme) califica la subida de precios de abusiva y denuncia la indefensión del sector, que no puede ni variar horarios ni recurrir a la energía solar. Supone un nuevo contratiempo cuando la actividad empieza a recuperarse tras los duros meses de pandemia, caracterizados por las restricciones.

Compartir el artículo

stats