Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los pediatras detectan un repunte de los virus de invierno por la relajación de las medidas frente al covid

Los especialistas atienden más casos de faringitis, bronquitis y bronquiolitis - Apuntan a que otra de las causas es que con la caída del SARS-Cov-2 otros patógenos aprovechan para infectar

Una mujer accede con un niño a un centro de salud de la provincia. | RAFA ARJONES

Una mujer accede con un niño a un centro de salud de la provincia. | RAFA ARJONES

Tras un invierno excepcionalmente tranquilo en sus consultas, los pediatras advierten de que en las últimas semanas se está produciendo en la provincia de Alicante un repunte de virus más propios de los meses fríos.

«Se trata de virus como los enterovirus -que suelen causar problemas estomacales- o el respiratorio sincitial, que provoca casos de bronquiolitis en los más pequeños», explica María Garcés, miembro de la junta directiva de la Sociedad Valenciana de Pediatría. También están siendo frecuentes estos días las consultas por bronquitis y laringitis, tanto en los centros de salud como en los servicios de Urgencias de los hospitales. Los pediatras están sorprendidos de ver ahora enfermedades que son, como añade Garcés, «muy estacionales, muy propias del invierno», y barajan varias hipótesis. Una de ellas es que, como ha ocurrido con los adultos, también en los niños se está produciendo un relajamiento de las medidas de prevención que hasta ahora han permitido mantener al covid y a otros virus a raya. Tras un año y medio de pandemia, la mascarilla, el lavado frecuente de manos, la distancia, dejar al niño en casa si no se encuentra bien… todas las precauciones se relajan conforme la pandemia ha ido mejorando en cuanto a cifras de incidencia, lo que se estaría traduciendo en una mayor presencia de otros virus que hasta el momento no circulaban.

Interferencia viral

Pero para los pediatras la respuesta puede ser más compleja. «Sabemos que existe una interferencia viral, pero es un terreno que no se conoce muy bien», señala Luis Carlos Blesa, presidente de la Asociación Española de Pediatría. Según esta teoría, mientras el SARS-CoV-2 ha tenido una elevada circulación, «ha desplazado a otros virus o ha provocado cambios en la inmunidad de la gente que hace que no se infecten de los mismos». Ahora que hay menos circulación del virus que provoca el covid, el resto de patógenos estarían aprovechando el nicho epidemiológico. Algo similar ocurre todos los años en invierno entre el virus de la bronquiolitis y el de la gripe. Cuando decae el primero es cuando suele iniciarse la temporada de la gripe.

Esta aparición tardía de los virus, añade María Garcés, también se ha repetido en otros países tan alejados como Asutralia. Y aunque en nuestra provincia y en el conjunto de la Comunidad Valenciana la incidencia de estas infecciones no está siendo tan elevada como en invierno, por contra, «en comunidades como en Madrid sí está siendo muy parecida a los meses de frío y está provocando muchas hospitalizaciones», sobre todo de niños menores de dos años afectados por bronquiolitis.

En los hospitales de la provincia esta mayor circulación de virus y el aumento de problemas respiratorios «no se está traduciendo en un aumento de las hospitalizaciones de menores», explica José Pastor, jefe de Pediatría del Hospital General de Elche.

Sí están aumentando en las últimas semanas las atenciones en Urgencias , sobre todo por bronquitis y laringitis, «pero a no ser que se trate de un niño con enfermedades de base que puedan complicar su evolución, no es necesario ingresarlos». Luis Carlos Blesa, estima por su parte que en Atención Primaria cada pediatra está atendiendo por estos problemas a una media de dos niños por semana, «de momento aún lejos de los 10 que se suelen cada día en invierno».

Invierno tranquilo

Estos virus aparecen tras un invierno en la que apenas se han visto infecciones respiratorias y no ha habido ingresos hospitalarios de niños afectados por bronquiolitis. También este año la incidencia de la gripe se ha desplomado en la Comunidad Valenciana, gracias a las medidas de prevención adoptadas frente al covid y a que el porcentaje de vacunación ha sido el más alto en los últimos años.

Según datos de Sanidad, la tasa acumulada de incidencia de gripe se situaba la última semana de enero de 2021 en 12,7 casos por 100.000 habitantes. En el año 2020 la tasa alcanzó 274,8 en la semana cuatro de enero y de 482,1 justo un año antes. Paralelamente, los casos graves de gripe también han experimentado una evolución favorable. A fecha 31 de enero de 2021 únicamente se habían notificado dos casos graves en la Comunidad, mientras que en la misma fecha de 2020, el Sistema de Vigilancia Epidemiológica reportaba 173.

Compartir el artículo

stats