Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Consell se suma a la petición de Hosbec y exige al Imserso que suba los precios del programa

Turisme traslada a Asuntos Sociales que las tarifas no son rentables y los pliegos amenazan la propia calidad del servicio - La reanudación de los viajes en octubre, cada día más complicada

Turistas jubilados haciendo gimnasia en la playa de Levante de Benidorm hace dos años. | DAVID REVENGA

Turistas jubilados haciendo gimnasia en la playa de Levante de Benidorm hace dos años. | DAVID REVENGA

El secretario autonómico de Turismo, Francesc Colomer, ha vuelto a trasladar al Imserso que el programa que quiere poner en marcha para arrancar en octubre no puede seguir con los precios actuales, que no son rentables para el sector y, por otro lado, amenazan la calidad del producto. Turisme reclama que se actualicen al alza las tarifas que, además, llevan congeladas cerca de diez años. La Generalitat se suma así a la denuncia de la patronal hotelera Hosbec, que ha recurrido el pliego de condiciones lanzado por el Ministerio de Asuntos Sociales al estimar que, además de ser un calco del que estuvo vigente los dos últimos años, excluye a los hoteles de tres estrellas. Turisme pide una rectificación urgente al considerar que el Estado no debe devaluar su propuesta, porque lanza «un mensaje incompatible con la calidad», subrayan desde el departamento de Francesc Colomer. «Si decimos que no debemos competir en precio, sino en valor añadido, capital humano e innovación, el Imserso debería ubicarse en esa senda». Desde Turismo lamentan que han tenido tiempo para preparar este cambio pero no lo han hecho. La cuestión, según Turisme, es que revisar los costes era y es un reto para hacer sostenible el programa, «tal como hemos pedido en diversas ocasiones durante todo este tiempo a través de varios escritos al director del Imserso». Un daño colateral del recurso, obligado por otro lado, al que es posible que sigan otros, es que va a ser prácticamente imposible que los primeros turistas jubilados puedan empezar a llegar el próximo octubre y mitigar así la crisis de un sector que vive un verano incierto y tiene puestas ahora sus miradas en el otoño.

La Secretaría Autonómica de Turismo rechaza también que el Imserso haya excluido del programa de vacaciones de la tercera edad a los hoteles de tres estrellas de la Costa Blanca que, según denuncia la patronal Hosbec, deja sin posibilidades a los establecimientos que sostienen el programa y mantienen 6.000 empleos en la temporada baja en el conjunto de la Comunidad Valenciana.

El propio titular de Turisme, Francesc Colomer, plantea que, quizá, el programa debiera, incluso, de dejar de estar tutelado por Asuntos Sociales y pasar a Turismo debido a la propia filosofía del plan, diseñado para facilitar las vacaciones de los jubilados sin grandes recursos económicos, pero también para ayudar a la industria turística, una pata de la mesa que está ahora mismo muy lejos de un plan desfasado, como lo demuestra que los precios llevan congelados en los 21 euros por persona y día en pensión completa, la mitad que el coste real de atender a estos turistas.

La patronal hotelera Hosbec ha presentado un recurso ante el Tribunal Administrativo Central de Recursos Contractuales contra el pliego de condiciones del programa del Imserso, al detectar que el documento no incluye un estudio de costes, excluye «de facto» a los hoteles de 3 estrellas, y prorroga sin revisión los precios en un escenario de inflación y costes disparado, y marcado por la crisis del covid. 

El sector hotelero reacciona así contra los pliegos del Imserso publicados el pasado día 4 de julio pidiendo la nulidad de las actuaciones para subsanar defectos graves de estos pliegos que perjudican gravemente al sector hotelero. En los viajes del Imserso el alojamiento y la manutención que sirven los hoteles es el fundamental. «Se podría poner en marcha un programa sin transporte, sin agencias, sin intermediarios, pero no sin los hoteles que alojen a los más de 800.000 viajeros que se prevén en este próximo invierno», subrayan desde Hosbec.

En la Comunidad Valenciana se benefician del programa Benidorm, Guardamar, Finestrat, Altea, Xábia, Santa Pola, Peñíscola y Gandía. Los hoteles ingresan del Gobierno unos cinco millones de euros, cantidad a la que hay que añadir otros ingresos derivados del gasto directo de los clientes. Los hoteleros apenas reciben unos 21 euros por persona y día de estancia. El turismo del Imserso vuelve a ser hoy clave para la Costa Blanca y, en concreto, para muchos hoteles, gran parte de los cuales siguen abiertos en invierno gracias a los turistas jubilados que deben servir para volver a levantar cabeza en la etapa postcovid, según considera la patronal.

Hoteles de cuatro estrellas pero con tarifa propia de los hostales

Los precios del programa están, según Hosbec y Turisme, además, muy alejados de las tarifas medias que para la temporada de invierno del sector, según datos del INE: 64 euros en la Comunidad Valenciana para una habitación doble sin desayuno, mientras que el Imserso ha valorado en 46 euros los ingresos máximos por una doble en pensión completa con agua y vino, animación, así como el servicio médico. El segundo motivo del recurso es la exclusión de los hoteles de tres estrellas cuando estos son los que han soportado históricamente el programa. En la valoración que se realiza, «la oferta hotelera tiene un importante peso y se valora con el doble de puntos la categoría de 4 estrellas sobre la categoría de tres estrellas sin justificación». Eso sí a coste de hostal.

Compartir el artículo

stats