Suscríbete

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Escuela de verano de Ayuda en Acción en la Zona Norte de Alicante

Medio centenar de niños de 5 a 12 años participan en las actividades organizadas en el colegio Monte Benacantil con el apoyo de DKV

Niños jugando en la escuela de verano

La ong Ayuda en Acción, con el apoyo de los Agentes Solidarios de DKV, ha puesto en marcha durante el mes de julio las Escuelas de Verano en Alicante, una iniciativa a través de la cual promueve hábitos de vida saludable y el ocio activo entre 50 niños y niñas de entre 5 y 12 años de la Zona Norte. Las actividades se desarrollan en el Colegio Monte Benacantil. “Los productos preparados y ultraprocesados, con alto contenido calórico y poco valor nutritivo, son más asequibles y suelen formar parte de la cesta de la compra de las familias que se encuentran en situación de vulnerabilidad. En Ayuda en Acción apostamos por este tipo de formaciones porque somos conscientes de que educar en alimentación saludable a la infancia, tiene un efecto multiplicador en su entorno y genera un cambio a futuro en las familias y en el barrio”, declara Beatriz Pacheco, representante de Ayuda en Acción en la Comunidad Valenciana.

“Hace tiempo que venimos trabajando para dar solución a problemas de salud pública como el sobrepeso, el sedentarismo y la obesidad infantil. En 2016 pusimos en marcha el programa #DKVapptívate en el que involucramos a todos los agentes implicados en el problema (familias, niños, profesores, escuelas, pediatras, administraciones y sociedad en general). Ya habíamos colaborado con Ayuda en Acción en la puesta en marcha de talleres de alimentación saludable para familias vulnerables, ahora lo hacemos a través de ‘Agentes Solidarios’, una iniciativa impulsada por los mediadores del canal de Gran Distribución de DKV para apoyar proyectos solidarios, bajo el paraguas de Medialia, programa que impulsa la RSC entre los colaboradores de DKV”, resalta Miguel García, director de Comunicación y Negocio Responsable de DKV Seguros.

Los talleres promueven la alimentación saludable

El alumnado que participa en las Escuelas de Verano aprende cómo seguir una alimentación saludable a través de dinámicas lúdicas –como gymkanas– que les ayuda a afianzar sus conocimientos mientras aprende valores como la solidaridad, el respeto y el trabajo en equipo. También hay espacio para los juegos de agua y las actividades deportivas como el fútbol o el baloncesto destinados a combatir el sedentarismo. Los viernes, además, participan en una actividad especial que la semana pasada les llevó a la playa de Muchavista, en la localidad alicantina de El Campello, donde practicaron paddle surf. Los talleres se desarrollan de lunes a viernes de 9 a 14 horas en su centro educativo, el CEIP Monte Benacantil. Esto supone un apoyo a la conciliación laboral y familiar para los padres y madres que no tienen suficientes recursos para acceder a iniciativas privadas que se desarrollan en otros puntos de la ciudad.

Toma de temperatura al alumnado

“Muchas de nuestras familias trabajan –aunque la mayoría con contratos inestables o en el empleo informal- y no siempre tienen la posibilidad de dejar a sus hijos e hijas con alguien de su entorno. En el caso de las desempleadas, no disponen de suficientes ingresos como para hacer una excursión a la playa o llevarles a un parque de agua y los niños y niñas terminan frente a una pantalla. Las Escuelas de Verano permiten a nuestro alumnado que salga de casa, se airee, se lo pase bien, se relacionen con otros compañeros y compañeras y, al mismo tiempo, que aprenda tener una vida más sana”, afirma David García Excusa, director del CEIP Monte Benacantil de Alicante. En este sentido, apunta la necesidad de la puesta en marcha de actividades de este tipo. “La mayoría de las familias de nuestro colegio no tienen conocimientos adquiridos y asimilados en esta materia. Sin esta iniciativa, resultaría muy complicado que los niños y niñas de nuestro centro pudieran acceder a este conocimiento en igualdad de oportunidades”. Para garantizar la seguridad de los participantes y de sus familias, se ha establecido un protocolo de prevención frente a la COVID-19. Este incluye el control de temperatura en el acceso y salida del centro, la obligatoriedad del uso de la mascarilla -a excepción de las dinámicas con juegos de agua y el almuerzo- y la creación de grupos de distancia social compuestos por un máximo de diez niños y niñas.

Las Escuelas de Verano se encuentran enmarcadas en una línea de trabajo de la organización con la que busca prevenir la obesidad infantil en los barrios de la Zona Norte de Alicante y el distrito de Cerro-Amate en Sevilla. Este proyecto de Ayuda en Acción, que es posible gracias al apoyo de DKV, tiene como objetivo mejorar la alimentación y promover los hábitos de vida saludable entre más de 500 niños y niñas y sus familias a través de talleres que se desarrollan durante el curso escolar y becas de comedor.

Compartir el artículo

stats