Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La AVI también relega a la provincia de Alicante en las ayudas extra a la innovación

El reparto de los cinco millones de euros consignados por la Generalitat para repescar proyectos que quedaron sin financiación evidencia un nuevo agravio al territorio alicantino - La UA y la UMH se quedan fuera de toda asignación

Andrés García Reche, Carolina Pascual y Ximo Puig en una visita reciente a Distrito Digital, en Alicante. Pilar Cortés

El agravio a la provincia en el reparto de subvenciones de la Agencia Valenciana de la Innovación (AVI) ha sido y es sistemático. La nueva concesión de ayudas destinadas a universidades, centros de investigación y empresas refleja que Alicante, de nuevo, queda arrinconada en materia de inversiones, aislada por la entidad de derecho público de la Generalitat que tiene como objetivo la mejora del modelo productivo en la Comunidad. En teoría, en toda la Comunidad. Las cifras son, una vez más, irrebatibles. De los 5.051.000 euros consignados para repescar proyectos que se habían quedado sin financiación en la convocatoria de 2021, la provincia sólo percibirá el 7,6% de los fondos. En total, 384.960 euros que se inyectarán a dos sociedades mercantiles. La Universidad de Alicante (UA) y la Universidad Miguel Hernández de Elche (UMH) no recibirán esta vez ni un euro de este organismo financiado por el erario autonómico.

La resolución rubricada por el vicepresidente ejecutivo de la AVI, Andrés García Reche, refleja una vez más que el territorio alicantino queda relegado, y mucho, en comparación con la provincia de Valencia, que absorbe nada más y nada menos que el 89,85% del presupuesto extraordinario aportado por la Generalitat para sufragar el programa de Proyectos Estratégicos en Cooperación, una de las líneas estratégicas de la AVI. El análisis de los datos da cuenta de que percibirá 4.538.446 euros y que las universidades allí erradicadas serán, también esta vez, las mejor financiadas. Más bien, las únicas financiadas. En concreto, la Universidad Politécnica de Valencia dispondrá de 764.578 euros para sacar adelante cuatro proyectos. La Universidad de Valencia, 297.247 euros para avanzar en otras dos investigaciones. El resto de instituciones académicas del conjunto autonómico, nada de nada. Ni un céntimo. Castellón es la provincia que peor parada sale de las tres. Ingresará el 2,6% del total, lo que equivale a 127.920 euros; otra muestra más de la descompensada distribución.

Los mecanismos que utiliza la Agencia de la Innovación para evaluar los proyectos que superan la criba para recibir financiación pública a través de este organismo y el resultado del reparto han soliviantado a la universidad, investigadores, el sector económico y la oposición política de la provincia de Alicante. La gota que colmó el vaso fue el reparto principal realizado a finales de julio para apoyar el desarrollo de proyectos hasta el año 2023. De la lluvia de 52,3 millones de euros con los que la Generalitat regó la Comunidad, el sur fue castigado, también en esta materia, con sequía. El 83% de los fondos fueron a parar a Valencia y Castellón, mientras que Alicante solo fue agraciada con 8,8 millones de euros, una exigua cantidad en comparación con el montante global; algo que, sin duda, dificulta la igualdad de oportunidades y la capacidad de emerger más fuertes de la crisis.

La AVI ha sido un proyecto impulsado por el presidente de la Generalitat, Ximo Puig, que preside, además, la propia Agencia de la Innovación, que cuenta como número dos con la consellera de Innovación, Universidades, Ciencia y Sociedad Digital, la ilicitana Carolina Pascual. Aunque la promesa inicial consistió en ubicar la sede en Alicante, lo cierto es que el funcionamiento real de esta entidad se pilota desde València y las oficinas ubicadas en el edificio Prop, en la Rambla, tienen un papel testimonial. Pese a todo, fuentes de la Generalitat defienden que la selección de proyectos se realiza por concurrencia competitiva y no responden a una cuota territorial.

Un exiguo apoyo económico para dos empresas 

La única inyección financiera se destina a  la valoración de residuos para su aprovechamiento

La segunda fase de la asignación de fondos de la Agencia Valenciana de la Innovación durante el ejercicio 2021, con la repesca impulsada en julio, se ha saldado con el apoyo a tan solo dos proyectos dirigidos desde la provincia de Alicante. Se trata de investigaciones de dos empresas de la provincia en torno a un objetivo común: la valorización de residuos para su empleo como materias primas secundarias, según se señala en la nueva resolución de ayudas de este organismo que depende de la Generalitat Valenciana.

Una de las mercantiles es Greene Waste To Energy SL, con base en Elche y especializada en el empleo de una novedosa tecnología que permite eliminar los residuos, utilizándolos para generar energía limpia (eléctrica y térmica), biocombustibles y otros productos de alto valor añadido, según se recoge en su página web. En su caso, percibirá 277.000 euros. La otra es Eva Talking SL, que cuenta con sede en Elda y se dedica a la producción de materiales con mezclas compuestas por diferentes polímeros, algunos de ellos nunca empleados en el sector del calzado, para diseñar materiales. La financiación que le ha sido asignada por la Agencia de la Innovación asciende en su caso a 107.880 euros. Y eso es todo.

Compartir el artículo

stats