Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El comercio ve peligrar su recuperación al crecer los costes energéticos por encima del 30%

Las patronales instan a los consumidores a adelantar las compras de Navidad ante los problemas que se pueden presentar por el atasco en los puertos y la escasez de materias primas y de contenedores

El sector reivindica políticas reales de las administraciones, con más ayudas y campañas en el Día del Comercio Local. | PILAR CORTÉS

La subida de los costes energéticos por encima del 30% lastra la recuperación del pequeño comercio, que preveía un repunte de ventas del 90% en el último trimestre del año y con ello un acercamiento a cifras prepandemia salvo en sectores como el textil. Las patronales del sector hablan de «situación muy complicada» al dispararse los gastos que han de afrontar en un periodo vital, como es la campaña navideña, en el que esperan un aumento de actividad que mejore su maltrecha cuenta de resultados. Ante la celebración del Día del Comercio Local, instituido por el Consell para cada 25 de octubre, el sector hace hincapié en el lastre que supone para su recuperación el aumento constante de la inflación debido al elevado precio de las materias primas y los altos costes de las facturas de luz, gas o gasolina.

Según explican las patronales, el pequeño comercio también se ve afectado por los atascos en los puertos y la escasez de materias primas, lo que provoca retrasos en mercancías, un aumento de los fletes marítimos y escasez de contenedores, «además de que China comienza a racionar energía, impidiendo que se produzca a máxima capacidad». Por este motivo, aconsejan a los consumidores avanzar las compras de Navidad por la amenaza para el suministro. «El problema es que hay más demanda que oferta de contenedores en el transporte marítimo. Desde el sector se ha previsto con tiempo esta situación, esperamos que no existan inconvenientes, aunque la previsión de los consumidores a la hora de realizar las compras de forma anticipada puede ser un gran aliado ante las próximas fiestas navideñas», explican desde la Confederación de Comercio de Alicante, Castellón y Valencia (Confecomerç).

Su presidente, Rafael Torres, pide a las administraciones una mayor sensibilidad en un momento clave para el impulso de la economía, con medidas permanentes, «que no sean cortoplacistas ni parches, y que atiendan realmente las necesidades de un tejido empresarial que precisa más que nunca de unas políticas eficaces para superar el grave impacto sufrido por la pandemia». En este sentido, recuerdan que el comercio es una palanca para la recuperación como primer sector en términos de generación de empleo del conjunto de los sectores productivos, con 370.000 afiliados en la Comunidad y 133.300 en la provincia, «lo que demuestra el enorme impacto a nivel social, laboral y económico».

Carlos Baño, vicepresidente de la Confederación y presidente de la patronal alicantina Facpyme, destaca el incremento desproporcionado de la factura de la luz, «un mazazo para pymes y autónomos. Las ayudas de las administraciones deben llegar pero se han producido atascos burocráticos que han perjudicado de manera notable a muchos negocios». Pese a todo, coinciden en que se percibe un nuevo rumbo en la economía. «Esperamos que la campaña de Navidad sea un punto de inflexión y la espoleta de cara a 2022. El fin de las restricciones y la reactivación del turismo, incluido el de cruceros, invitan a ver las cosas con cierto optimismo», señala Baño.

Vanessa Cárdenas, presidenta del Colectivo de Comerciantes, señala que el apoyo al comercio local no puede quedarse en un día conmemorativo. «La administración ha de ser capaz de hacer llegar su apoyo y ayuda a todos los comercios y asociaciones que día a día trabajan por este modelo de comercio». En este sentido, reclama políticas eficientes y campañas plurales y participativas. «En definitiva, que se regulen unos marcos comerciales más justos, con horarios bien definidos que permitan la conciliación de nuestros comerciantes, sin que esto supongo una desventaja competitiva con las grandes cadenas; y que desde las administraciones se apueste también, de manera decidida por el fomento de la digitalización en el comercio local sin perder su esencia».

Vicente Armengol, presidente de Corazón de Alicante, reivindica apoyos reales con campañas de reconocimiento del comercio local; mejoras en seguridad, iluminación y limpieza, e integrar el comercio en el Patronato Municipal de Turismo.

El 1 de noviembre es un día de apertura para el comercio

El próximo lunes 1 de noviembre, festividad de Todos los Santos, es uno de los 11 días de apertura de comercios en domingos y festivos para 2021 autorizados por el Observatorio del Comercio de la Generalitat Valenciana. Esto supone que los centros comerciales podrán abrir sus puertas en toda la provincia. Los próximos festivos de apertura son el 6 de diciembre, así como el 19 y 26 de diciembre, en este caso por la campaña navideña. En cuanto a los mercados municipales, los cuatro de la ciudad de Alicante estarán cerrados el 1 de noviembre.

Compartir el artículo

stats