Suscríbete

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Hosteleros de la provincia insumisos se niegan a pedir el pasaporte covid

Un negocio de Santa Pola, entre los primeros en comunicar a sus clientes que no requerirá el certificado - La asociación provincial de hostelería cree sencillo cumplir la norma del Consell

Un cliente muestra su pasaporte covid antes de entrar en un establecimiento de Alicante. | PILAR CORTÉS

Algunos hosteleros de la provincia de Alicante ya han empezado a mostrar con menor o mayor énfasis su rechazo al hecho de tener que solicitar el pasaporte covid a sus clientes, el cual será necesario mostrar a partir de este viernes. Presentar este documento será imprescindible para acceder a locales de hostelería y ocio con un aforo superior a 50 personas.

Frente a esta norma, algunos bares y restaurantes han dicho basta y varios días antes de que entre en vigor ya han empezado a comunicar a la clientela que no lo requerirán, incluso sin contar con un aforo por encima del medio centenar de personas.

Uno de los primeros en dar a conocer esta postura contraria a exigir el pasaporte covid ha sido un bar de Santa Pola, donde a través de su cartelería ha dejado claro que está totalmente en contra de esta medida, además de considerarla contraria a la Carta Magna.

«No al pase covid, inconstitucional, zona libre», indican desde este establecimiento santapolero que este martes se convertía en tema de debate viral en las redes sociales, con pronunciamientos tanto a favor como en contra de su resistencia a aplicar la norma avalada por el Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana.

Lo cierto es que la postura del establecimiento se convirtió en todo un fenómeno viral debido a que se compartió en un perfil de Twitter de ideario negacionista que cuenta con una importante comunidad de seguidores. De hecho, desde la propia cuenta se animaba a felicitar la decisión del local santapolero.

«Nosotros creemos que todos tendríamos que tener derecho a estar donde queramos cuando queremos. No es una guerra de vacunados contra no vacunados, es simplemente que somos hosteleros, no agentes de la policía o agente covid. Respetamos las leyes, pero de vez en cuando hay que defender en lo que uno cree», indican desde este negocio.

Su decisión, por un lado, ha servido como reclamo y bandera para captar el interés de negacionistas, mientras que, por otro, otros clientes habituales o futuros hacían pública su reacción de que dejarán de acudir o que ya nunca irán.

«Somos un equipo joven y nunca pensamos que viviríamos una dictadura. Con lo que han peleado nuestros ciudadanos para tener la libertad de expresión... Nosotros preferiríamos perder aforo y no tener que molestar a nuestros clientes cada vez que entran a nuestro establecimiento», son los argumentos de este negocio de Santa Pola.

El presidente de la Asociación de Restaurantes de Alicante (ARA), César Anca, señala no obstante no tener constancia de la existencia de establecimientos que no vayan a acatar la medida, al menos en su colectivo. Otra cosa es que estén o no de acuerdo porque la mayoría, señala, no lo está. «Muchísimos están en contra de pedir el pasaporte covid porque consideramos que nosotros solos no tenemos por qué ser los únicos que lo pidamos, y además hace una distinción entre los locales con un aforo de más de 50 y de menos de 50. Acatamos no obstante la sentencia como no puede ser de otra manera, como hemos estado haciendo hasta ahora, pero nuestro malestar una vez más está ahí», indica.

Por su parte, desde la Asociación Provincial de Empresarios de Hostelería de Alicante (Apeha), su vicepresidente, Miguel García, considera que no es tan complicado por cuanto todos llevamos el móvil en nuestro bolsillo y tan solo se trata de enseñarlo.

«Es como si llevaras una invitación en la mano», indica García, quien considera que la gente está bastante sensibilizada y «es casi una forma de presumir de que estás vacunado». Desde Apeha se considera que el verdadero problema lo van a tener los no vacunados, no por no poder acceder, sino con su salud.

Los establecimientos de hostelería y restauración, cuya resolución de otorgamiento de licencia de apertura tenga un aforo superior a 50 personas, están obligados a solicitar el pasaporte covid. Quedan exceptuados de esta medida los comedores (no cafeterías) de centros docentes de enseñanza reglada, respecto del alumnado y profesorado. Tampoco será necesario el pasaporte covid para consumir en las terrazas.

Compartir el artículo

stats