Suscríbete

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un profesor de Alicante asesora a la ministra en la educación del futuro junto a otros nueve docentes

Diez expertos de todos los niveles de la enseñanza dan la vuelta a la selectividad, horarios escolares y contenidos «sin fórmulas mágicas»

Un profesor de Alicante asesora a la ministra en la educación del futuro junto a otros nueve docentes | INFORMACIÓN victoriabueno

La ministra de Educación, Pilar Alegría, contactó en diciembre con Lluís Bonet, profesor de Secundaria y Bachillerato en el Instituto Mare Nostrum de Alicante hasta el curso pasado y mejor docente de España en 2019. Previamente lo hizo con otros nueve profesionales de la enseñanza de toda España en los distintos niveles educativos, desde Infantil hasta la Universidad, todos ellos destacados por sus innovadoras propuestas en el aula y galardonados los últimos años.

Al hilo de esta iniciativa ministerial, y dado que tenían una cita ineludible esta semana con la máxima titular de la educación del país, los «diez magníficos» decidieron trabajar en común para presentarle iniciativas en todas las etapas, con la mirada puesta en el éxito académico, social y personal del alumnado.

Propuestas

Así nació el documento «propuestas para una capitana de barco en el Ministerio de Educación», para la mejora del sistema educativo y que, bajo la coordinación de Frances Nogales, de Quart de Poblet y galardonado mejor docente de Primaria en España, han expuesto ante Pilar Alegría.

«Las cuestiones que plantean son absolutamente disruptivas y no se si serán posibles, pero que como país podamos ir abriendo debates de forma serena sobre la educación sería un paso importante aunque requiera reflexión y serenidad», declaró la ministra tras el encuentro organizado para escucharles y agradecer la labor de todos ellos por la enseñanza, además de instarles a seguir en contacto abierto.

El grupo lo integran cuatro docentes de la Comunidad, junto a Bonet, -ahora en el Centro de formación de profesores de Alicante, Cefire-, y Nogales; la maestra de Valencia Irene Alegría y Constanza Micaela de la Escuela Infantil La Grotteria. El resto son Sergio Banderas y Patricia Santos, de Secundaria y FP en Málaga; Elisa Beltrán de Asturias; Fernando Boillos de Barcelona; y Javier Cachón y Víctor Arufe, profesores de universidad en Jaen y La Coruña.

«Le hemos trasladado a la ministra que el cambio en la educación vendrá de arriba, que de la prueba de selectividad se transmite hacia los niveles inferiores de la enseñanza», explica Bonet al término del encuentro. Ahí es donde toma parte esencial este profesor alicantino, que hasta el curso pasado ha preparado a alumnos de Bachillerato y reivindicado el uso de las calculadoras gráficas y cuantas herramientas potencien «la investigación, la simulación y la calidad de los trabajos, porque acaban conectando al alumnado con el mundo laboral que encontrarán en su futuro más cercano», subraya.

Lluís Bonet, en la fila superior a la derecha, con el resto de compañeros elegidos por la ministra Pilar Alegría, arriba en el centro. | INFORMACIÓN victoriabueno

El tratamiento de los datos reales sostiene que está muy lejos del «compendio de recetas que transmiten muchos profesores para superar un examen, lejos del aprendizaje significativo». Y asegura que cambiando los parámetros de la selectividad, el profesorado en su conjunto modificaría también la actual metodología tradicional para innovar y acercar la enseñanza a la realidad.

El documento entregado a la ministra con estas propuestas recalca que no se trata de «fórmulas mágicas», y de hecho los docentes acompañan siempre sus planteamientos con evidencias científicas que los avalan, bien porque se han implantado en otros países con éxito, bien por las investigaciones que los ratifican.

De esta forma proponen abandonar las asignaturas estancas para poner las «competencias en» por delante de los contenidos, así como preparar al alumno emocionalmente.

En este punto plantean una hora diaria de Educación Física relacionada con talleres y proyectos porque «la actividad física libera neurotransmisores que mejoran la sensación de bienestar, reduciendo los problemas de salud mental y mejorando el rendimiento académico», exponen.

Sin horarios

Asimismo reorganizan el horario escolar convirtiéndolo en proyectos, «porque las clases de 50 a 60 minutos se hacen cortas si usamos metodologías activas», explican, e incluyen a las familias en el aprendizaje activo de los alumnos, «no para hacer deberes en casa, sino para participar durante el horario escolar».

Es la disrupción a la que hace referencia la ministra, ya que esto implica cambios a nivel legislativo laboral para que los padres obtuvieran el correspondiente permiso para compartir el horario lectivo de sus hijos puntualmente. No obstante estos docentes apuntan al ejemplo ya contrastado de las comunidades de aprendizaje y las escuelas rurales al respecto.

Y en materia de formación docente, que no la olvidan, proponen adelantar las prácticas de Magisterio a primero de carrera, así como obligar a las facultades a trabajar con los centros educativos.

Compartir el artículo

stats