Suscríbete

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Fracasa el plan de Educación de agrupar asignaturas en la ESO por la oposición del 90% del profesorado

La conselleria impone el método en primero de ESO y los docentes ven inviable seguir en segundo por la falta de recursos y la elevada ratio de alumnos

Alumnado de Secundaria en un aula de la provincia RAFA ARJONES

Es un hecho largamente demostrado que la implantación de toda innovación debe contar con los ejecutores para tener posibilidades de éxito. Y no ha sido el caso a la hora de cambiar el modo de enseñanza en el primer curso de Secundaria en la Comunidad los dos últimos cursos, hasta el punto de que el 90% del profesorado considera inviable prorrogar el método en segundo curso de Secundaria.

Así lo reflejan sendos informes llevados a cabo separadamente por los sindicatos de enseñanza UGT y ANPE. En ambos casos han encuestado a los docentes sobre la "imposición" de esta metodología en primero de ESO, puesto que Educación la implantó en el curso 2020-21 amparándose en los negativos efectos del confinamiento sobre el aprendizaje del alumnado y con el propósito de hacer más llevadero el paso desde sexto de Primaria en los colegios a primer cuso de ESO ya en los institutos. Apenas un 10% sigue de forma voluntaria en segundo curso agrupando asignaturas.

Pioneros

De entrada no hubo quejas del profesorado, decidieron remar en la misma dirección tras la dificultosa experiencia de la obligada enseñanza online y a distancia por la pandemia. Pero transcurridos dos cursos sin que la conselleria haya incluido medios y formación a los docentes para llevar a cabo esta metodología de un modo eficaz, las protestas se han ido generalizando.

Este lunes los delegados de UGT enseñanza han hecho visible una movilización de protesta ante la conselleria en València y han entregado a la directora general más de 3.400 firmas en contra de que se fuerce a impartir varia asignaturas a un mismo docente en Secundaria, sin negociar previamente las condiciones tanto laborales como del aula.

La Comunidad se ha adelantado al resto de autonomías y ya ha iniciado el camino que marca la nueva ley educativa, Lomloe, a partir del curso que viene en este sentido, pero tal y como se encargan de advertir los delegados de UGT, en Educación han sido más papistas que el Papa porque lo que la nueva ley señala en términos más flexibles y generalistas es que "se procurará" que en primero de ESO los alumnos tengan como mucho el mismo número de asignaturas que en sexto curso más una, "dejando las manos abiertas mientras que la conselleria lo hace obligatorio”, denuncia Kilian Cuerda.

El principio básico de la educación es el alumno y en mi centro les ha gustado aprender así

Toni González Picornell - Presidente Asociación Directores de institutos de Secundaria

decoration

De hecho, las once asignaturas de primero de ESO se quedan en ocho con la agrupación de materias, como apunta el representante de los directores de institutos de Secundaria, Toni González Picornell, quien admite la división que esta innovación genera entre el profesorado, aunque por su parte añade que "el principio básico de la educación es el alumno y en mi centro preguntan si el curso que viene, en segundo, también tendrán codocencia porque les ha gustado".

Picornell abunda que esta forma de enseñar ayuda a reducir la carga de asignaturas para los alumnos, y que es una manera diferente de aprender, pero los representantes sindicales hacen hincapié en que sin estar al cien por cien en contra, sin los medios necesarios como pueda ser la adecuada formación del profesorado, así como medidas previas como la disminución de la ratio o del numero de alumnos por aula, no solo no resulta efectivo sino que contribuye a “reducir la calidad y nivel educativo”, subraya Kilian Cuerda.

Lo que pedimos es que se organice de forma más razonable, con mayor consenso y no a toque de pito cuartelario

Kilian Cuerda - Delegado de UGT y docente por ámbitos

decoration

"Si más del 90% del profesorado en la totalidad de los institutos rechaza continuar de forma voluntaria con este sistema en segundo curso, debería motivar a Educación a hacer otra lectura. Lo que pedimos es que se organice de una forma más razonable, con mayor consenso y evaluándolo, y no a toque de pito cuartelario", insiste.

El propio Cuerda ha trabajado por ámbitos, agrupando las materias lingüísticas y de Geografía e Historia. "Preparar contenidos de forma integrada exige horas de trabajo conjunto para coordinarse. No debe hacerse como hasta ahora, deprisa, corriendo y mal, sin ir de la mano con los docentes. Educación no puede ignorarlo y esperamos más sensibilidad de la nueva consellera", concluye.

División

En los institutos consultados por este diario transmiten a partes iguales tanto la aceptación como el rechazo hacia una organización de la enseñanza que, tanto unos como otros, se resisten a prolongar de forma voluntaria en Secundaria. Son muy pocos los que se ofrecen, aseguran los directores.

Alejandro Barona, delegado de ANPE que también ha trabajado por ámbitos, recalca que haber aceptado este método tras el confinamiento para dulcificar el paso de Primaria a Secundaria no debe implicar que sea forzoso, “lo entendimos como algo temporal”, recalca.

Critica que convulsiona y distorsiona a los docentes, que debe primar la especialización para que no se resienta la calidad de la enseñanza, y que "por mucho que seas capaz de impartir otra materia afín, no tienes ni la experiencia ni la seguridad del especialista”.

Por mucho que seas capaz de impartir otra materia afín, no tienes ni la experiencia ni la seguridad del especialista

Alejandro Barona - Delegado docente de ANPE

decoration

La experiencia, añade, aporta una "mochila de recursos de cara al alumnado fundamental en la enseñanza", y que antes solo se empleaba este sistema de agrupar materias entre grupos de alumnos que necesitan apoyo. "Si los profesores lo vieran tan positivo seguirían en segundo de ESO y el 91% no lo han implantado", abunda.

De igual forma desde el STEPV rechazan que la medida sea “por decreto, impuesta” y echa en falta "guías y propuestas metodológicas" para poder hacerlo. "Dada la división entre el profesorado no debería ser obligatorio como hasta ahora y habría que dotar de recursos", precisa Marc Candela.

Si el sistema educativo falla, que lo digan, pero que no utilicen a nuestros hijos de conejillos de indias

Sonia Terrero - Presidenta padres de alumnos Covapa

decoration

A la postura contraria de la totalidad de los sindicatos se suman las luces y sombras que aportan desde las confederaciones de padres de alumnos. Sonia Terrero, presidenta de Covapa, considera positivo agrupar asignaturas, pero no tal y como se está haciendo sino con mayor profundidad y que la aporten los propios especialistas, para que los alumnos aprendan más y mejor. "Que solo sea obligatorio en esta Comunidad dice mucho. Si el sistema educativo falla, que lo digan, pero que no utilicen a nuestros hijos de conejillos de indias. No nos negamos pero deben negociarlo con toda la comunidad educativa y poner medios".

Los sistemas tradicionales de enseñanza han quedado obsoletos. Hacen falta recursos e inversión

Rubén Pacheco - Presidente padres de alumnos Gonzalo Anaya

decoration

Ruben Pacheco, que preside la confederación de padres Gonzalo Anaya, apoya este cambio metodológico de enseñanza frente a los tradicionales "que han quedad obsoletos". Apuesta por el trabajo en equipo, las prácticas motivadoras, "y creemos que los primeros cursos de la ESO son clave para el éxito escolar", subraya. Admite las resistencias existentes y valora que si hay una codocencia real, es decir dos profesores en el aula, sí que se podrá personalizar el aprendizaje y potenciar las habilidades de los alumnos. "Son retos que hay que asumir dedicando tiempo, trabajo en equipo, recursos e inversión", advierte también.

Educación afirma que el alumno sale mejor preparado

La valoración por parte de la Conselleria de Educación tras los dos primeros años de implantación obligatoria no puede ser más positiva. De entrada ya advierten de que se mantendrá obligatoria el curso que viene en primero de ESO, y que acompañarán a los docentes que quieran seguir en segundo de forma voluntaria con recursos del Cefire, el centro de formación de profesores. "Son maneras de trabajar la enseñanza de forma menos compartimentada y está dando muy buenos resultados. Es el modelo pedagógico innovador que ya se aplica de forma extensiva en Infantil y Primaria", subrayan a preguntas de este diario.

Aseguran haber multiplicado los cursos online para el profesorado y distribuido materiales de apoyo y de orientación didáctica en los centros, y que lo que se busca es que "el alumnado llegue más preparado y logre mejor las competencias exigidas al final de la etapa".

Compartir el artículo

stats