Suscríbete

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los médicos de familia dedican un tercio de su tiempo a las bajas por covid, que han aumentado un 40%

La mayoría de incapacidades se tramitan por teléfono dada la elevada demanda y los facultativos piden a los enfermos que se hagan un test de farmacia ante la ausencia de pruebas en Sanidad

Test de antígeno para detectar el coronavirus Jose Navarro

El coronavirus se está convirtiendo en el indeseado protagonista de este verano, en especial en localidades como Alicante, donde los casos crecen como la espuma tras las fiestas de Hogueras. Es raro encontrar estos días una empresa o centro de trabajo en el que no haya algún trabajador de baja a causa del coronavirus.

La situación se tensa en los hospitales, con centenares de pacientes ingresados a causa de la enfermedad, y en los centros de salud, donde el coronavirus y en especial la tramitación de las bajas laborales a causa de la enfermedad ocupa ya el 30% del tiempo de los médicos, según el dato que han facilitado diferentes especialistas consultados por este periódico. En comparación con semanas previas las bajas laborales a causa de la enfermedad se han incrementado un 40%, según reconocen los mismos médicos y que coinciden con los datos aportados por mutuas laborales como Ibermutuamur.

“Estos días no doy bajas por otra cosa que no sea el coronavirus”, señala un médico de familia de la ciudad de Alicante. Muchas de estas bajas se tramitan por teléfono para poder aligerar las consultas ante la elevada demanda. “Los centros de salud sólo hacen pruebas de covid a las personas mayores de 60 años, a las embarazadas y a los enfermos inmunodeprimidos, por lo que les pedimos a los pacientes que al menos se hagan una prueba de farmacia. Tienes que creer en la buena voluntad del paciente que te llama, al que ya conoces porque es de tu cupo, y te explica que ha dado positivo en la prueba y que no se encuentra bien para ir a trabajar”, añade este profesional.

En esta nueva ola de la pandemia predominan las subvariantes de ómicron BA.4 y BA.5, que se caracterizan por afectar a las vías respiratorias altas. Fiebre, malestar general y un intenso dolor de garganta son los síntomas principales que está dejando ahora el covid. Estas variantes, además, escapan a la inmunidad que deja la enfermedad, por lo que se está dando un elevado número de reinfecciones.

En los hospitales de la provincia, el perfil de las personas que están ingresando por coronavirus es el de personas de edad muy avanzada a las que el covid ha descompensado de sus enfermedades previas. El área de salud del departamento del Hospital General de Alicante Doctor Balmis es la que peor situación tiene, ya que se encuentra en un nivel de alerta 3, riesgo alto, debido sobre todo a elevado número de pacientes ingresados por covid. La tasa de de ocupación en este centro sanitario -número de camas de hospitalización ocupadas por casos de covid por cada 100.000 habitantes- es de 30,62. No obstante, el número de ingresos en este centro sanitario ha dado un leve respiro, de los 80 que había en días previos a 72 este viernes. En este hospital se han cambiado turnos de vacaciones y se han suspendido operaciones de tarde para disponer de camas de ingreso.

En apenas dos semanas, la Comunidad Valenciana ha pasado a una tasa de incidencia en mayores de 60 años de 447 a 674 casos por cada 100.000 habitantes, lo que supone un 50% de incremento. Mientras que las hospitalizaciones por covid han aumentado del 8,26% al 13,54%, con un 64% de incremento. Hay ya seis departamentos con tasas de hospitalización por covid por encima del 20% (uno de cada cinco pacientes hospitalizados), y dos departamentos superan el 30%. Hasta hace pocos días la Comunidad Valenciana era la que menos circulación registraba de covid, por lo que los expertos temen que la situación se complique hasta el punto de llegar a superar los 1.000 casos de incidencia que registran otras autonomías.

Compartir el artículo

stats