El Hospital de Sant Joan d'Alacant ha realizado una reforma del área de Pediatría para reducir el número de pacientes que tienen que compartir espacios en un momento de ascenso de los virus respiratorios con la bronquiolitis que pone en jaque servicios de Urgencias y áreas de hospitalización. Esta remodelación ayuda a contener los contagios al haber menos niños en las distintas habitaciones, que pasan de cuatro pacientes a dos o individuales. Además supone una mayor comodidad para los pequeños y sus familiares.

Con la reforma el hospital pasa a tener 17 camas de lactantes y niños más mayores, y 14 de neonatos. "Hemos visto que la tasa de ingresos es suficiente con las camas que tenemos, que se adaptan más a la realidad. ¿Qué ventaja nos da haber podido arañar ese espacio? Superar una situación de habitaciones cuádruples, que es una cosa de otra época, que ya no se plantea. Pasamos a habitaciones individuales para cuando el proceso infeccioso o el bienestar de los niños requieren que estén solos. O bien a dobles, como en cualquier otro punto del hospital, que es algo bastante más razonable", señala el jefe de Pediatría del hospital, Raúl González Montero.

"¿Qué ventaja nos da haber podido arañar ese espacio? Pasar de una situación de habitaciones cuádruples, que es una cosa de otra época. Pasamos a habitaciones individuales para cuando el proceso infeccioso requiere que los niños estén solos o bien dobles"

Raúl González - Jefe de Pediatría del Hospital de Sant Joan

El responsable de la unidad señala que el contar con habitaciones individuales ha permitido al Hospital de Sant Joan disponer de esos espacios para poder aislar adecuadamente a niños con una situación respiratoria compleja. Respecto a la evolución del virus respiratorio sincitial, que causa más del 90% de los ingresos en Urgencias y hospitalizaciones por bronquiolitis en menores, González señala que se produce en todo el país, y que la Comunidad Valenciana es una zona con bastante afectación, igual que Cataluña y todo el arco mediterráneo, aunque su extensión parece haberse contenido algo.

"En este hospital implementamos medidas con antelación al brote, lo que nos ha permitido capearlo con bastante tranquilidad. Hemos reforzado el personal de atención para que el impacto sea el menor posible", dijo. "Hemos tenido pico sobrecarga, cercanos a la ocupación total, pero estamos con un programa de revisiones y de altas para que no nos pille el toro y tener camas disponibles para cuando le hace falta a la población pediátrica".

Otra habitación del área pediátrica del Hospital de Sant Joan Pilar Cortés

La ocupación media de las camas en este centro es de 2,4 días y con la epidemia de bronquiolitis algunos niños requieren ingresos más prolongados, en torno a los 3 días y medio. La reforma de las habitaciones se hizo hace un mes aproximadamente.

"Una cosa a destacar es la humanización. Los niños están mucho más cómodos y por parte de la Enfermería era un reclamo que les ha beneficiado también. Era una reforma pendiente desde hace muchísimos años porque estar cuatro pacientes a la vez en una habitación no es que fuera obsoleto, es que no procedía. Se ha hecho el esfuerzo no por la situación que tenemos sino que era algo previsto. Se ha optimizado al máximo el servicio", señalan Carmen Calzado, directora médica; e Inmaculada Ávalos, directora de Enfermería, que coinciden en que la remodelación se ha hecho dentro de las posibilidades que permitía el espacio de que disponen, adaptándolo lo mejor posible a las necesidades que los profesionales habían trasladado para una mejor atención tanto individual como familiar. "Era algo que se necesitaba y que estábamos peleando, estamos muy contentos con el resultado. Ha sido una buena reforma".

Te puede interesar:

Solo queda en Pediatría de Sant Joan una habitación cuádruple que se ha dejado para corta estancia, es decir, para niños que van a operarse y que están solo unas horas, que dispongan de una cama para descansar hasta poder ir a casa. "Hemos creado también un punto de trabajo para los médicos con el fin de no sobrecargar el control y que estén un poco más cómodos", concluye el jefe de Pediatría.