Las piscinas de Alicante comienzan a instalar un botón del pánico para evitar ahogamientos

Hoteles, urbanizaciones y recintos públicos incorporan un sistema de emergencia para detener los motores de las depuradoras en caso de que alguien quede atrapado por su mano o pie

El pasado año, un niño de siete años falleció en Alicante después de que los servicios de socorrismo no pudieran sacarle del agua hasta que se cortó la corriente

La piscina del hotel Meliá Alicante cuenta con botón de emergencia.

La piscina del hotel Meliá Alicante cuenta con botón de emergencia. / ÁXEL ÁLVAREZ

No sería la primera vez que un niño, de manera inocente, se pone a jugar con el sumidero de una piscina. Tampoco sería la primera vez que, por desgracia, esta acción lleva a un accidente, que en alguna ocasión ha llegado a ser mortal. Cuando se producen estos accidentes, suele ser después de que niños traten de meter la mano o el pie en los conductos de las depuradoras, no pudiendo sacarlos después y necesitando del servicio de socorrismo. En algunos casos, ni siquiera con esa ayuda ha sido posible sacar el pie o la mano del pequeño, y ha sido necesario desconectar la corriente eléctrica para poder evitar una tragedia. Y ahí es donde entra este "botón del pánico".

"Se está tomando conciencia pero todavía queda mucho por hacer, solo prevenimos cuando la normativa obliga"

María del Mar Rodríguez

— Presidenta del Colegio de Administradores de Fincas de Alicante

En la mayoría de piscinas, sean públicas o privadas, el cuadro de luz no suele estar al alcance, ya que habitualmente está ubicado en las casetas de servicio. Si es necesario socorrer una emergencia, el tiempo necesario para abrir esa caseta y llegar al cuadro de luz puede ser demasiado. Por este motivo, urbanizaciones, hoteles y piscinas públicas están comenzando a incorporar un botón de emergencia cerca de la propia piscina, para poder cortar la corriente con rapidez.

"En la normativa española no es obligatorio el botón de emergencia, ni en las públicas ni en las privadas", explica María del Mar Rodríguez, presidenta del Colegio de Administradores de Fincas de Alicante (Coafa). Sin embargo, Rodríguez explica que se utiliza porque "es un sistema que corta la corriente de las bombas de aspiración de las piscinas" y señala además que "los turoperadores ingleses piden mucha seguridad y de ahí que se implante en los hoteles".

El botón del pánico para el motor de la depuradora de una piscina para evitar accidentes.

El botón del pánico para el motor de la depuradora de una piscina para evitar accidentes. / ÁXEL ÁLVAREZ

Uno de los que tiene incorporada esta medida es el Meliá Alicante. Ángel Rodríguez, su director, explica que, en su caso, se ubica junto a las tumbonas. El hotelero apunta cada vez hay más conciencia con la seguridad y que todo se realiza para la tranquilidad de los clientes, ya que cualquiera de ellos podría pulsar el botón de emergencia.

Un niño fallecido

El pasado año, un niño de siete años perdió la vida por un accidente de estas características en Alicante, en una urbanización del Cabo de las Huertas. El menor falleció ahogado después de que se le quedara enganchada una mano en uno de los sumideros del fondo, cuya rejilla de protección estaba suelta. Varios vecinos y dos policías locales que acudieron a la emergencia se lanzaron al agua para rescatar al menor, pero no pudieron liberarlo hasta que se cortó el suministro eléctrico y el sistema de succión de la depuradora dejó de funcionar, según explicaron entonces fuentes policiales. Tras sacarlo de la piscina, trataron de reanimarlo sin éxito, y el SAMU tuvo que certificar su fallecimiento.

Diversas fuentes señalan que desenlaces como este podrían evitarse si estos botones del pánico estuvieran más extendidos. En el caso del año pasado, fue tras cortar la corriente cuando se pudo sacar al menor de la piscina. Algo que podría haberse realizado más rápido de existir esta posibilidad.

María del Mar Rodríguez explica que precisamente esta desgracia ha contribuido a reforzar la seguridad de las piscinas: "A raíz del accidente del año pasado se está tomando conciencia de dar más seguridad pero todavía queda mucho por hacer, lamentable solo prevenimos cuando la normativa obliga. Eso no quita para que se recomiende como un plus de seguridad", subraya.

Desde el Ayuntamiento de Alicante señalan que las piscinas públicas del municipio también cuentan con este sistema, fácil de reconocer y de accionar por cualquier usuario. Suele ser un botón rojo de unos cuatro centímetros de diámetro, rodeado de una inscripción en la que se puede leer "parada de emergencia" o "emergency stop", en inglés. Para accionarlo, solo hay que levantar la tapa que lo cubre, igual que en las alarmas de incendio, y presionarlo. En algunas urbanizaciones en las que se está incorporando este sistema, se explica también que el motor de la piscina se para tras pulsar el botón y se rearma transcurridos diez minutos. Un tiempo que puede ser clave para salvar vidas.