Los alicantinos no olvidan: 20.000 personas acuden al cementerio por Todos los Santos

Las aseguradoras tratan de hacer caja en el camposanto ofreciendo a los visitantes folletos informativos sobre los seguros de decesos

Miles de alicantinos han vuelto a recordar a sus seres queridos en el cementerio en el Día de Todos los Santos. Una jornada que, para algunas personas, supone una primera visita al camposanto: "Mira, papá, es la tumba de Miguel Hernández. Le han puesto flores", comentaba un niño a hombros de su progenitor al pasar junto al sepulcro del poeta oriolano de camino a la salida.

Lo que para unos ojos es novedad, para otros es casi una costumbre: "Todos los años venimos y la limpiamos", explican una mujer y su marido mientras frotan con una esponja la lápida de uno de sus seres queridos. A su lado, otras dos mujeres de avanzada edad sustituyen las flores de un nicho por otras recién adquiridas en el entorno del camposanto.

Una mujer repinta el nombre de un ser querido en su lápida.

Una mujer repinta el nombre de un ser querido en su lápida. / HÉCTOR FUENTES

Otras personas aprovechan para, además, volver a destacar el nombre de sus familiares y amigos, pintando las letras grabadas en las lápidas: "No lo hago todos los años, pero este ya era necesario. Lo hago para dejarla bonita y luego dura bastante", asegura una mujer, pincel en mano.

Los hay también que recuerdan a sus familiares contando alguna anécdota, sentados junto a los nichos o sobre el mármol que cubre el sepulcro, y también quienes pasan el duelo en silencio y a solas. Quienes han sufrido una pérdida reciente suelen aglomerarse en familia, poniendo flores, a veces también en tumbas cuya longitud apenas supera el metro de largo.

La afluencia ha superado las 20.000 personas a mediodía según los datos municipales, una cifra similar a la del año pasado pese a que los comerciantes de los puestos de flores han apuntado que la gente había acudido más repartida desde el pasado fin de semana. Pese al número de personas, no se han producido incidentes reseñables, según ha destacado la Policía Local.

Venta de seguros

Pese al duelo y la tristeza que supone para muchas personas el Día de Todos los Santos, los hay quienes ven en este día un filón comercial. No solo floristas o marmolistas, cuyos negocios son tradicionales del entorno de los cementerios, sino también las aseguradoras, que han repartido folletos informativos tratando de convencer a quienes han visitado el camposanto de contratar un seguro de decesos. Unos folletos de color vivo pero de escueta información y sin grandes eslóganes, que señalan únicamente las ventajas de contratar esta prestación. El intento de venta no es, en muchos casos, fructífero, y la mayoría de las personas a las que se les ofrece rechazan tomarlo.

Una fila de lápidas decoradas con flores.

Una fila de lápidas decoradas con flores. / Héctor Fuentes

Durante toda la jornada, tanto la Policía Local como los voluntarios de Protección Civil han estado a la entrada del cementerio, para atender cualquier necesidad. Los autobuses han llegado llenos hasta la puerta del camposanto municipal, pese al refuerzo del Ayuntamiento en unas líneas que este año pasaban cada diez minutos, en lugar de los quince habituales. Miembros de la corporación municipal, como la concejal Cristina García, también han acudido a lo largo de la mañana para supervisar el funcionamiento de los servicios públicos.