Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Benidorm baraja unas Fiestas sin locales de peñas para minimizar los riesgos del covid

El Ayuntamiento no tiene tomada aún la decisión definitiva, pero cree que es «prácticamente imposible» conjugar las medidas sanitarias con la actividad de las sedes festeras - La Comisión cambiará la ubicación y el recorrido de los principales actos

Festeros en la calle La Palma, una de las que más peñas concentra por metro cuadrado, en una imagen de 2019. | DAVID REVENGA

Volver a las Fiestas de hace casi cuatro décadas, cuando las peñas eran aún un fenómeno muy reducido y con poco protagonismo en los días grandes, lejos del colectivo multitudinario que representan hoy en Benidorm. A falta de poco más de un mes para los días grandes, programados del 13 al 17 de noviembre, el Ayuntamiento de la ciudad turística ya tiene claro que, este año sí, habrá Fiestas Mayores Patronales después del parón de 2020, pero seguramente serán muy distintas a las que se celebraron en 2019, cuando todavía no se había declarado la pandemia mundial del covid-19.

La principal incógnita que está en la calle es qué pasará con los locales de peñas. Y, aunque todavía no se ha tomado una decisión definitiva al respecto, todo apunta a que el Ayuntamiento difícilmente autorizará la apertura de estas sedes festeras. Así lo ha reconocido el concejal del área, Jesús Carrobles, quien, a preguntas de este diario, explica que el gobierno local está a la espera de conocer las últimas medidas que acuerde el Consell para aplicar a partir del 9 de octubre, dentro de lo que se ha venido a llamar «normalidad mejorada», pero considera «prácticamente imposible» poder conjugar las medidas sanitarias de prevención del coronavirus SARS-CoV 2 que todos conocemos -aforos limitados a la capacidad del local, ventilación, distancia de seguridad, mascarillas, limpieza frecuente de manos,...- con la actividad en el interior de las peñas.

«Lo que está claro es que, a día de hoy, es imposible autorizar la apertura de peñas. Las cosas tendrían que cambiar mucho, mucho para que podamos tener unas Fiestas totalmente iguales a las de antes», mantiene Carrobles. El edil, no obstante, matiza que la última palabra no está dada y que, una vez que la Generalitat publique el decreto con las nuevas normas, se estudiará hasta dónde se podría llegar. En cualquier caso, el responsable de Fiestas avanza que ya hay muchas peñas que, aun sin saber si habrá autorización o no, han decidido que este año no tendrán local para minimizar así los riesgos sanitarios y reducir la posibilidad de brotes.

La idiosincrasia de las peñas, un colectivo del que forman parte cerca de 5.000 peñistas entre adultos y niños y con más de 150 agrupaciones dentro y fuera de la Associació Verge del Sofratge, hace realmente complicado poder volver todavía a unas Fiestas similares a las de 2019. El principal motivo es la alta concentración de locales festeros en muy pocas calles del centro, como La Palma, Asunción, San Roque, El Molí, Rosari o La Biga, en las que, pese a lo limitado del espacio, en años «normales» podían llegar a confluir varias decenas de peñas, produciéndose aglomeraciones prácticamente a cualquier hora del día o la noche. De ahí el temor municipal y las reservas de los festeros.

Modificaciones en el programa

A expensas de lo que decida finalmente el Consistorio, lo que sí está ya decidido es que la Comisión de Fiestas Mayores Patronales, que preside Batiste Rostoll, podrá celebrar la gran mayoría de los actos tradicionales que conforman el programa, como la Entrada de Bandas, el Hallazgo, la Ofrenda, las misas a los patronos o las procesiones, entre otros. También la pirotecnia. Así lo ha confirmado Jesús Carrobles, quien ha explicado que, no obstante, Ayuntamiento y mayorales han acordado modificar sustancialmente algunos actos para garantizar que se desarrollen con seguridad y medidas sanitarias.

Entre los que van a sufrir estas variaciones está, por ejemplo, la Trobada de la Mare de Déu, el acto que rememora la historia sobre la llegada de la patrona al municipio, y que en lugar de tener como escenario la playa de Poniente este año se desarrollará en la zona de Levante el sábado, 13 de noviembre. «Hay más amplitud y más espacio», mantiene el concejal de Festejos. Este traslado implicará también el cambio de itinerario de la Ofrenda de flores, que en lugar de partir desde el Parque de Elche este año saldrá de la avenida de Europa y recorrerá la del Mediterráneo, Gambo, Alameda y Mayor, hasta llegar a la iglesia.

Los responsables de las Fiestas prevén organizar turnos y horarios para distribuir a los festeros que quieran participar y evitar que se concentren todos a una misma hora. «La idea es que puedan llegar de forma escalonada y no todos a la vez», agrega el concejal. Igualmente, Carrobles indicó que se está estudiando la viabilidad de organizar alguna actuación musical nocturna, casi con toda probabilidad, en el auditorio Julio Iglesias. El concejal, no obstante, emplazó a los festeros a esperar «unos días», hasta que se concreten las medidas del Consell, para poder ir desgranando otras cuestiones relacionadas con el programa de actos.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats