Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Paco Sáez: «La vida es así, un día estás en el tanatorio y al siguiente ganas un Goya»

El cineasta alicantino, ganador del Premio Goya al mejor corto de animación debuta en la dirección con galardón, y no uno cualquiera, sino el más importante en el séptimo arte español

Foto de ganadores de los Premios Goya 2020 en la que aparece, a la izquierda de la imagen, el cineasta alicantino Paco Sáez.

Foto de ganadores de los Premios Goya 2020 en la que aparece, a la izquierda de la imagen, el cineasta alicantino Paco Sáez. efe

Su discurso nos emocionó a todos. El dedicado a su madre. Su crítica más fiel, quien supervisaba sus trabajos. Pero hace un mes se fue y, ahora, solo puede dedicarle el galardón más preciado del séptimo arte español. El Premio Goya al mejor corto de animación por Madrid 2120. Y lo hizo en directo. Ante millones de personas. Sin interrupciones. Improvisando. En un silencio que encogió el corazón de todo el pabellón de Málaga donde se celebró la gala de ceremonia.

«No tenía nada pensado. Porque subes ahí y se te va la cabeza. No te centras. A veces, dices cosas hasta sin sentido. Pero me vino mi madre quien acababa de fallecer. Y terminé. Y me sentí contento. Feliz», explica Paco Sáez, brillante ganador del Premio Goya en su debut en la dirección y guion.

«La vida es así: un día estás en el tanatorio y, un mes después, ganas un Goya», lamenta Sáez sobre la pérdida reciente de su madre, al tiempo que ya piensa en el próximo 29 de febrero para llevar la estatuilla en mano a su pueblo natal, San Miguel de Salinas, para compartir con los suyos el galardón más destacado del séptimo arte español.

«No teníamos ni idea de lo que iba a pasar. Eran realmente cuatro cortometrajes muy diferentes en estilos... en otras ediciones han sido más parecidos, pero esta vez teníamos muchas dudas y yo estaba de los nervios», comenta Sáez, convencido de que la «factura profesional» del trabajo audiovisual ha sido decisivo para la obtención de un mayor número de votos de la Academia.

«Tiene una luz muy chula. Y un diseño de sonido que está controlado al milímetro. Y toda esa factura profesional se agradece mucho y marca la diferencia. Nosotros teníamos la conciencia tranquila porque sabíamos del esfuerzo que se había realizado», indica el cineasta de San Miguel de Salinas, que también destaca el papel clave que ha desempeñado otro alicantino en el proyecto, el compositor Óscar Navarro. «Ha sido una parte fundamental. La banda sonora es uno de los puntos fuertes y, sin este, hubiera sido imposible conseguir el Premio Goya. Eso lo teníamos claro desde el principio».

¿Y hasta qué punto cambia la vida a un cineasta hacerse con la preciada estatuilla? «Bueno, todo depende de la edad en que te venga esto. Y estoy seguro que si fuera más joven te acerca a más cosas. En este mundo despegar los pies del suelo es muy fácil pero, con la edad, te das cuenta que lo único que te importa es contar historias. Historias que a la gente le pueden gustar o no. Pero no somos superhéroes que descubrimos vacunas contra el cáncer. Y no es una falsa modestia. Lo digo porque lo pienso así. Estamos en la profesión porque nos gusta, y no somos más superhéroes porque nos den más premios», explica Paco Sáez.

Pese a la fiesta, pese a la necesidad de descanso que aflora en su voz, Paco Sáez ya tiene en mente nuevos proyectos como la propuesta de un largometraje con el que desea proseguir en su carrera de director y guionista. «Quiero hacerlo, porque el cortometraje es un género muy limitado por la falta de metraje en el momento de contar una historia. Es una narrativa diferente el largo, con todo por delante», asegura.

Eso sí, pese a la edad dorada de la que parece gozar la animación española, sobre todo con la reciente nominación al Óscar de Klaus, Sáez avisa: «La realidad es que no tenemos industria».

Por otro lado, el compositor alicantino Óscar Navarro, responsable de la música en el corto ganador del Goya, indicó que « Madrid 2120 es un proyecto en el que llevábamos mucho tiempo, ya casi un par de años desde el primer contacto que tuve con Paco Sáez. Y ha pasado mucho tiempo, también mucho trabajo, de estar en contacto con directores, guionistas, productores... y bueno, llega el gran día, te acuerdas de todo el esfuerzo, y oyes que el ganador es... ¡ Madrid 2120! Di un salto tremendo en el asiento. Y súper feliz, y súper merecido», señala Óscar Navarro, que ya estuvo nominado en el 2014 en los Premios Goya con mejor banda sonora por La Mula, y que además confeccionó la música del documental Sueños de sal, que también triunfó en su edición con la ansiada estatuilla.

Presencia de Elda, Alcoy, San Miguel de Salinas y Novelda en la gala

En el capítulo de homenajes se rindió tributo a Camilo Sesto, que intervino en filmes de los años 60 y 80

Junto al indudable protagonismo de los ganadores con Paco Sáez -de San Miguel de Salinas- con su corto de animación Madrid 2120 en un proyecto también integrado, en su parte musical, por el compositor Óscar Navarro -de Novelda-, en el capítulo de homenajes y memoria se recordó además al cantante Camilo Sesto. Y es que el artista de Alcoy tuvo una breve incursión en el séptimo arte en los años 60 y 80 con producciones españolas y latinoamericanas.

De todas ellas, Los chicos del Preu (1967) es quizás la más conocida y relevante. Con dirección de Pedro Lazaga, y guion, entre otros, de José Luis Garci, la cinta narra las inquietudes, problemas, amores, amistades, desencuentros y experiencias de un grupo de jóvenes. El filme está protagonizado por un clásico de nuestro cine, Emilio Gutiérrez Caba.

Después también intervino Camilo Sesto en La playa del amor (1980), con Adolfo Aristarain en la realización, en una comedia musical con temas del alcoyano. Este mismo formato se repitió con La discoteca del amor (1980) y Las vacaciones del amor (1981).

Otro detalle interesante de la gala fue el instante en que las hijas de Marisol recogieron el Premio Goya de Honor en su lugar. Y, por ello, sobre el escenario, se pudo ver a Tamara, Celia y, también, a María Esteve, quien intervino en directo durante la ceremonia muy emocionada. María Esteve es fruto de la relación de Marisol con el bailarín Antonio Gades, de Elda, un referente cultural de proyección internacional. De hecho, Gades fue fundador de la Compañía Nacional de Danza, baluarte del flamenco, arquitecto de coreografías inimitables y escritor. Trabajó Gades con los mejores (en el cine, con Albert Camus y Carlos Saura), y fue mil veces aplaudido en los escenarios más prestigiosos del planeta: París, Londres, Berlín, Nueva York... Vivió Gades la vida tan intensamente como sus amores (se casó con Marujita Díaz, Marisol, Pilar San Clemente, Daniela Frey...) hasta que la enfermedad y la muerte le apartó de los suyos. Su hija, la actriz María Esteve, es una de las responsables del legado del eldense Antonio Gades por medio de su fundación.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats